EFE prevé mejorar en 2021 servicio Santiago-Chillán

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 09:45 PM 2018-08-11

Reducir a menos de cuatro horas el tiempo de viaje entre Chillán y Santiago y aumentar a cinco las frecuencias diarias de este servicio, son algunos de los desafíos que el presidente del directorio de EFE, Pedro Pablo Errázuriz, delineó para su gestión al mando de la empresa estatal.

“El proyecto del Presidente Piñera es bien integral, tiene los trenes de cercanía, que son los más fáciles, los que ayudan a más gente, y trenes de más larga distancia, donde el más importante es el tren hacia el sur, que en su primera etapa, Santiago-Chillán, lo que queremos lograr antes de 2021, probablemente a mediados de 2020, es que baje de las cinco horas que se demora hoy, a menos de cuatro, es decir, un cambio bien potente, y no que tenga dos servicios como tiene hoy, sino que al menos cinco, y ésa es una transformación que nos permite empezar a proyectarnos hacia Temuco. La idea es tener Santiago-Chillán operando, estudios avanzados de la extensión a Temuco y estudios preliminares de la extensión a Puerto Montt”.

Trenes de cercanía

Esta semana, un grupo de diputados de las regiones del Maule, Ñuble y Bío Bío, planteó que debiera replicarse el modelo de trenes de cercanía, como el Metrotren, en estas zonas, para lo cual anunciaron que recolectarán 100 mil firmas antes de diciembre para presentar la iniciativa.

Los diputados maulinos Jaime Naranjo (PS), Pedro Álvarez-Salamanca (UDI) y Alexis Sepúlveda (PR) aspiran a la implementación de un servicio que conecte Teno, en el Maule, con Concepción, en Bío Bío, y apelan a que la inversión representaría un 1% de lo que se destinarán a las nuevas líneas del Metro en Santiago.

Para financiar el proyecto, que implicaría la remodelación de algunas estaciones en desuso, los parlamentarios expresaron que se podrían usar recursos espejo del Transantiago.

Entre los parlamentarios que apoyan esta idea se encuentran Loreto Carvajal (PPD), Gastón Saavedra (PS) y Jorge Sabag (PDC), este último, uno de los promotores del tren rápido Santiago-Concepción, cuyo estudio de prefactibilidad arrojó resultados negativos.

Este proyecto es complementario con el tren entre Chillán y Penco (Concepción), es decir, que conecte la Región de Ñuble con los puertos de Bío Bío, y que sea paralelo a la Autopista del Itata, donde ya hay un tramo habilitado hasta Nueva Aldea”, comentó Sabag.

En cuanto al tren de cercanía que se propone, el diputado por Ñuble manifestó que “está bien que se invierta en la Región Metropolitana, se están destinando 4 mil millones de dólares en la línea 7 del Metro, y por eso estamos pidiendo una ley espejo del Metro, de manera que todo lo que se invierta tenga un correlato en el resto del país, donde se pueda destinar la misma cantidad de recursos al transporte en las regiones, tiene que haber una equidad territorial”.

El legislador DC precisó que “estamos solicitando primero que se realice un estudio de prefactibilidad, para saber cuánto cuesta, sabemos que vale infinitamente menos que la línea 7 del Metro, pero hay que hacer una evaluación técnico-económica y social”.

Aporte de las regiones

Al respecto, Errázuriz sostuvo que el desarrollo del ferrocaril supone “varias etapas, y hay que ir venciéndolas, por lo que es bueno que haya un movimiento que ayude a impulsar el que un proyecto como éste empiece a tomar forma, y a mí me gusta el modelo que hizo la Intendencia de O’Higgins, que a partir de la solicitud de los parlamentarios de la zona de extender el tren Santiago-Rancagua hasta Chimbarongo, ellos resolvieron financiar con fondos de la región y van a poner unos $130 millones, que nos aportarán para que nosotros hagamos un estudio de prefactibilidad que nos permita decir cuánto es el monto de la inversión, cuánto es el costo operacional y cuánto es el tamaño total de los pasajeros que tendrá; y a mí me encantaría que ese proceso se replicara en las demás regiones, es decir, ojalá Ñuble y Maule nos ayudaran financiando los estudios necesarios, incluso con el subsidio espejo de Transantiago, de manera de evaluar la factibilidad del proyecto”.

En su opinión, los trenes de cercanía son perfectamente financiables en su operación. “En general, estos son trenes que deberían estar funcionando, ahora, se necesitan inversiones muy grandes, entonces no es fácil, pero en la medida que están los recursos espejo del Transantiago y están los pasajeros, uno podría realizarlo”.

En ese sentido, el ejecutivo afirmó que “el desafío más grande para el tren en Maule y Ñuble, es que hay que construir una segunda vía, o si no, se complica mucho el tema de la carga, entonces, es una inversión bien importante”.

El presidente de EFE detalló que la inversión debe considerar los trenes nuevos, la segunda vía y el control de los pasos a nivel y desnivelados, por lo que es fundamental conocer esos números y saber cuál será el volumen de pasajeros.

“Lo que le pasó al tren de Santiago a Concepción fue que los números demostraron que era demasiado caro en proporción al número de pasajeros que había”, recordó.

De todas formas, Errázuriz reconoció que la segunda vía es una inversión que se tendrá que abordar tarde o temprano, de cara al desarrollo de largo plazo del ferrocarril, “y estos trenes ayudan a financiar la segunda vía, pero es algo que hay que ir construyendo, en la medida que va aumentando la carga, se hace cada vez más crítico poder tener una alternativa para los pasajeros que sea exclusiva”.

Para el exministro de Transportes durante el primer Gobierno de Piñera, el tren de cercanía entre Maule y Ñuble es un proyecto que debiera prosperar. “El proyecto a Concepción, como ramal Chillán-Concepción, sabemos perfectamente que no tiene rentabilidad social todavía, entonces, no tiene tanto sentido invertir, pero en cambio, un servicio de cercanía en el Maule y en Ñuble, tiene mucho sentido y no lo tenemos financiado, entonces, sí nos sirve y sí hace sentido invertir en ello”.

Explicó que “nosotros tenemos financiamiento para los trenes de cercanía Santiago-Melipilla, Santiago-Batuco, y para los servicios en Concepción y Valparaíso, pero para estas ideas nuevas, no tenemos. Por ello, sí sería interesante que los gobiernos regionales se interesaran por los proyectos y nos ayudaran a financiarlos”.

Comentarios