Reactivación inmobiliaria

Por: 09:35 AM 2018-08-10

Un panorama mucho más auspicioso que el observado el año pasado en el sector construcción es el que anticipa el gremio a nivel local, pese al “bajón” interanual que anotó la superficie autorizada en Ñuble en junio pasado. 

Y es que si bien durante junio de 2018 en Ñuble se autorizaron 52.377 metros cuadrados de superficie a través de permisos de edificación, lo que significó un 40,6% menos con respecto al mismo mes del año 2017, la cifra acumulada durante 2018 sigue siendo auspiciosa, pues entre enero y junio de este año se autorizaron 250 mil 406 metros cuadrados, lo que representa un incremento de 5,8% en comparación con el primer semestre del año pasado. 

Por otra parte, la instalación del aparato público de la nueva región también debería aportar a un mayor dinamismo, sobre todo en la capital regional, que totalizó 132.626 metros cuadrados autorizados en el primer semestre del presente año, superior en 41,3% a la superficie aprobada en igual periodo de 2017. 

Adicionalmente, el cambio político-administrativo que vive el territorio también ha dado pie a mejores percepciones, a partir de un buen número de proyectos de infraestructura pública que dinamizarán la inversión y el empleo en 2019, como la construcción del embalse Punilla, del hospital de Chillán y del centro de justicia, entre otras obras emblemáticas. 

Ya va quedando atrás la desaceleración que golpeó con fuerza al sector, en un contexto de menor dinamismo de la economía a nivel nacional, y los efectos de la reforma tributaria, como el fin de la exención de IVA para las viviendas nuevas. Pero esa mayor cuota de incertidumbre ya pasó, y para nadie es un misterio que Chillán es una plaza atractiva para la inversión inmobiliaria, lo que explica la gran envergadura de los proyectos que están en carpeta. 

En cuanto a las ventas, el panorama es disímil. En viviendas con algún tipo de subsidio público se mantiene un alto dinamismo, no así en las viviendas con financiamiento privado, donde el principal inconveniente son las altas exigencias de los bancos para otorgar créditos, que en el caso de los hipotecarios no superan el 80%. Conviene mencionar que el sector sigue esperando una política monetaria contracíclica y rebaje la tasa de interés, aunque el Banco Central es reacio a una medida de este tipo que dinamizaría la economía, pero a costa de un alza temporal de la inflación. 

Por último, al evaluar las posibilidades de reactivación del sector inmobiliario, hay que poner especial atención en factores psicológicos, vinculados al temor a perder empleo, que han frenado la toma de decisiones de inversión y endeudamiento de largo plazo. La desaceleración ha tocado a todos los sectores y en Ñuble las expectativas económicas de las personas son más bien conservadoras, e incluso pesimistas. 

Es por lo anterior que resultan clave las señales que se envían desde la autoridad y desde el sector privado hacia la opinión pública en cuanto a las proyecciones económicas para el próximo año, de manera que la recuperación de la confianza se traduzca, en el corto plazo, en la recuperación del consumo, de la inversión y del empleo.

Comentarios