Cobresal reta como “bestia negra” a Ñublense

Por: Sergio Bustos Fotografía: Agencia UNO 08:45 AM 2018-08-08

Los jugadores han dicho que no pueden seguir perdiendo puntos en casa. 

Si hay un rival que incomoda a Ñublense es Cobresal. Solo basta retroceder en el tiempo hasta el año pasado para verificar que los “diablos rojos” no han logrado sumar un solo punto en los últimos cuatro enfrentamientos con el elenco minero. 

Y no es todo. Las redes ñublensinas han sufrido con fuerza los embates nortinos: 11 goles en contra y ninguno a favor. 

Si de verdugos se trata, el exatacante rojo Ever Cantero lleva la delantera con cuatro anotaciones, seguido de Oyanedel y Sandoval, con dos dianas cada uno.

El detalle indica que en septiembre de 2017 Cobresal derrotó 5-0 a Ñublense en El Salvador; mientras que en la primera rueda de este año (marzo), en el mismo escenario, los dirigidos por Gustavo Huerta se impusieron por 2-0. 

Luego vinieron los choques por la Copa Chile MTS. 

Tras dejar en el camino a Fernández Vial y Colo Colo, el cuadro ñublensino se volvía a enfrentar a su “bestia negra”. 

Claro, venía de eliminar al equipo de Héctor Tapia con un triunfo por 2-0 en casa, (ante un equipo albo plagado de juveniles); para luego salir derrotado del Monumental por 2-1, que igualmente le alcanzó para avanzar a la siguiente ronda, y de paso ilusionar a la parcialidad local. 

Pero no. El técnico Emiliano Astorga decidió excluir de la oncena titular a Croce, Varas, Jiménez, Silva y Pozo, y se trajo una dolorosa derrota 3-0 desde el desierto nortino. 

En el Nelson Oyarzún Arenas la tarea era difícil, pero se creyó en el milagro de dar vuelta la llave, considerando que la columna vertebral retornaba para hacer frente al desafío de marcar al menos tres goles para forzar los penales. 

No obstante, nuevamente el orden táctico y despliegue físico de Cobresal tumbó a Ñublense. Una nueva caída, esta vez por la cuenta mínima, confirmaron la reciente superioridad albinaranja. 

Un dato no menor es que hasta el duelo ante Ñublense, Huerta decidió prescindir de los titulares para otorgarles descanso, por lo que ahora no habrá tanta presencia joven en la alineación visitante. 

Por ello lo de este domingo, desde las 15.30 horas en Chillán, será una prueba de fuego para los locales. Con apenas 23 unidades, y fuera de la zona de liguilla, Ñublense nuevamente está obligado a ganar en casa. De lo contrario, seguirá hundiéndose en la tabla, alejándose de la opción del ascenso, e incrementando el enojo de la hinchada con el cuerpo técnico. Para Ñublense, esta vez, la quinta puede ser la vencida. 

Comentarios