Subsidios de hasta 260 UF entregarán para aislación térmica de casas

Por: Jorge Chávez Fotografía: Serviu Ñuble 10:25 PM 2016-05-13

Subsidios para el mejoramiento térmico de viviendas de hasta 260 Unidades de Fomento (UF), calculados en casi $6.760.000, entregará en Chillán y Chillán Viejo el Ministerio de Vivienda y Urbanismo en el marco del Plan de Descontaminación Ambiental (PDA).


Serán un total de 1.310 subsidios los que se destinarán este año para la intercomuna y el dinero que se asignará por cada uno de ellos dependerá de las condiciones físicas en que se encuentren las casas a intervenir, según explicó el delegado provincial del Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu), Óscar Crisóstomo.


El subsidio base programado por el Minvu será de 120 UF ($3.120.000) y se incrementará en 100 UF ($2.600.000) si es que el costo del proyecto supera el primer monto base. Este beneficio adicional está destinado a las familias que están dentro del 60% más vulnerable, de modo que los que están fuera de este grupo deberán cofinanciar con recursos propios las mejoras.


Óscar Crisóstomo aclaró que de darse el caso en que el propietario necesite regularizar la situación legal de su casa en el municipio, con el objetivo de obtener la recepción definitiva, podrán obtener 20 UF más ($520.000) para realizar la gestión.


Si es que por la complejidad técnica del proyecto se necesitara cambiar la techumbre de la vivienda, el Minvu entregará 20 UF adicionales, de modo que el monto total que podría recibir como subsidio una familia vulnerable puede alcanzar las 260 UF, según explicó el funcionario de gobierno.


Requisitos
El beneficio está destinado a familias vulnerables y para aquellos que pertenezcan a estratos socioeconómicos superiores, medio o medio alto.


De acuerdo al cronograma que maneja el Serviu Ñuble, el proceso de postulaciones a nivel intercomunal parte en junio próximo.


Los interesados tienen que acreditar un ahorro mínimo de 3 UF ($78.000) y podrán concursar por medio de las juntas de vecinos a las que pertenecen geográficamente o a través de un comité de vivienda de al menos 10 integrantes, el cual presentará de manera grupal los proyectos arquitectónicos de cada uno de ellos.


Las casas a las que se les destinará las mejoras deben haber sido construidas antes del año 2007, no deben exceder los 140 metros cuadrados y pueden estar regularizadas o en proceso de regularización municipal.


Propietarios,  asignatarios o hasta los arrendatarios de una vivienda tienen la posibilidad de postular al programa urbanístico con el que se busca convertir a las casas en lugares que necesiten poca calefacción durante la temporada de otoño-invierno. 


Si una familia tiene más de una casa, también podrá postular, pero el beneficio solo se entregará a una.


Los adultos mayores, la gente que vive en los polígonos del programa “Quiero Mi Barrio” y las familias que ya fueron beneficiadas con el programa de recambio de calefactores de años anteriores, serán las que tendrán mayor posibilidad de conseguir el subsidio, de acuerdo a lo señalado por el Serviu Ñuble.
 

Eficiencia
El programa de aislación térmica de viviendas, junto al recambio masivo de estufas, es una medida estructural que forma parte del PDA de Chillán y Chillán Viejo, vigente desde fines de marzo pasado.


La política de gobierno busca mejorar las condiciones físicas de 20.000 casas de la intercomuna en el lapso de 10 años, que es el tiempo de vigencia del documento ambiental local con el que se espera disminuir el 59% de la contaminación por quema de leña.


El delegado del Serviu Ñuble aseguró que con el acondicionamiento térmico las viviendas serán más eficientes en el consumo energético, lo que ayudará a que emitan menos material particulado fino (MP2,5), producido por la combustión de biomasa.


“Hasta ahora se había entregado subsidios de solo 100 UF, fue un gran avance, pero no se alcanzaba a llegar al 100% de las viviendas; con este nuevo programa, a raíz del Plan de Descontaminación, cubriremos toda la casa y evitaremos que se pierda el calor y la energía. Según los cálculos, las familias podrían llegar a consumir entre un 30 y 45% menos de leña gracias a este programa”, precisó Óscar Crisóstomo.

Comentarios