“Las salvaguardias a la leche beneficiarán a todos”

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 08:40 AM 2018-08-06

El pasado 8 de marzo la Comisión Antidistorsiones resolvió iniciar una investigación de salvaguardias respecto de las importaciones de leche en polvo y queso gouda. 

Esta decisión fue una respuesta a la solicitud hecha en noviembre del año pasado por Fedeleche, con el apoyo de las siete organizaciones regionales que integran el gremio, entre ellas Aproleche Ñuble, en la que se pide a la Comisión Nacional Encargada de Investigar la Existencia de Distorsiones en el Precio de las Mercaderías Importadas (CNDP) aplicar una sobretasa arancelaria provisional y definitiva de, al menos, un 30% para la leche en polvo entera y descremada, y un 27% para el queso gouda.

Según Guillermo Petermann, presidente de Aproleche Ñuble, en el corto plazo la mencionada comisión podría resolver la aplicación de salvaguardias, en lo que sería la tercera oportunidad en que la autoridad toma una medida como ésta para el sector lácteo.

En ese sentido, el dirigente gremial destacó que la aplicación de las salvaguardias no solo beneficiarán a los productores, sino que a toda la cadena de valor que depende de este sector.

“El mensaje que queremos transmitir es que las importaciones no benefician a nadie, y a veces se piensa que el tema de la salvaguardias es solo de los productores. Este tema no nos afecta solo a nosotros, sino que a todos. La cadena de valor la componen distintos agentes, como los proveedores de semillas, de genética, de servicios, así como también los productores de quesos de la zona, que son hartos”, expresó Petermann.

El empresario sostuvo que el año pasado el volumen de importaciones de lácteos llegaron a 830 millones de litros equivalentes, “lo que corresponde a 1,3 veces lo que produce la región de Los Ríos, que es una de las mayores productoras de leche en el país. Imagine el efecto que tendría en las distintas empresas proveedoras de servicios si agregáramos una región completa a la producción lechera, uno piensa en lo que dejó de vender una empresa de semillas o de genética, hay un montón de insumos, de servicios y de productos que se dejaron de producir y vender; esta cifra equivale a la producción de 1.900 lecherías”.

Etapa clave
En una etapa decisiva para su resolución se encuentra la eventual aplicación de salvaguardias, las que pemitirían imponer una sobretasa arancelaria a las importaciones, expuso Petermann.

Sin embargo, precisó que su aplicación “no es algo automático, no es algo 100% técnico, porque si así fuera no tendríamos ninguna duda de su aplicación. Esto es algo político, donde se afecta la relación comercial con otros países”.

El timonel de Aproleche Ñuble recordó que “en ocasiones anteriores, nosotros ya hemos logrado salvaguardias y una compensación arancelaria, por lo que esperamos que la decisión sea favorable, pero no podemos cantar victoria todavía, porque hay factores políticos en la decisión. Sin embargo, estamos tranquilos porque hemos presentado todos los antecedentes y la verdad es que nosotros siempre hemos obrado en estas materias con el mayor rigor técnico, si no estuviéramos seguros y convencidos de que la situación amerita la aplicación de salvaguardias, no habríamos presentado esta solicitud”.

En ese sentido, Petermann explicó que en procesos como éste se debe demostrar el daño causado a una industria, independiente de otros elementos como los eventuales subsidios a la producción láctea en otros países, porque eso compete a otros organismos y es más difícil de probar. “Al ser una economía abierta, eso nos lleva a estar abiertos a estas importaciones de países que subsidian, pero nosotros no nos queremos meter en eso, eso no nos compete a nosotros como productores, a nosotros nos compete el daño que las importaciones están causando en el sector, que se revela en el cierre de lecherías, en el reemplazo de la producción nacional con la importada, en el volumen con respecto a grandes zonas lecheras y en la eliminación de vacas que se van a ferias”, argumentó.

Petermann añadió que estos han sido los mismos argumentos que se utilizaron en las dos solicitudes anteriores, las que fueron acogidas. “Aunque a nosotros nos duele que no se apliquen en el momento en que las importaciones están produciendo el daño, uno tiene que demostrar daño, es decir, cuando el daño ya está hecho, la gente ya cerró sus lecherías”.

Finalmente, desestimó las críticas de que las salvaguardias elevarían los precios a consumidores. Hemos visto que la sustitución de producción nacional no se tradujo en una disminución de los precios, estos se han mantenido”.

 

Comentarios