Los casos de presunto abuso en Chillán que la Comisión Scicluna conoce

Por: Nicole Contreras 10:45 AM 2018-08-05

Los antecedentes de al menos tres nuevos casos de presunto abuso sexual cometidos por miembros del clero de la Diócesis de Chillán, estarían en conocimiento de la comisión encargada por Charles Scicluna e integrada por miembros del Consejo Nacional de Prevención de Abusos de la Conferencia Episcopal. El equipo que debe entregar los antecedentes al Arzobispo de Malta, Charles Scicluna, a quien el Papa encargó la misión de investigar los abusos por parte del clero en Chile junto a Jordi Bertomeu, está conformado por Pilar Ramírez, coordinadora del Consejo de Prevención de Abusos; Josefina Martínez, psicóloga; Marcela Sáenz, religiosa; y los sacerdotes Larry Yévenes y David Albornoz.

En el marco de estos casos, los nombres de cuatro sacerdotes de la Diócesis, no investigados canónicamente por estos abusos, serían conocidos por los representantes de la Comisión Scicluna.  Los antecedentes fueron aportados a la Comisión por fieles de la Diócesis de Chillán contactados por LA DISCUSIÓN, quienes pidieron reserva de su nombre. 

Uno de los casos conocidos por la Comisión corresponde a una víctima fallecida recientemente. Los hechos habrían ocurrido en la década del 80 y 90. La víctima, menor de edad en esa época, era acólito de la Catedral de Chillán. La denuncia es contra un sacerdote  encargado de la Catedral en esos años. 

Anteriormente, el niño habría sido víctima de abusos por parte de un exobispo de la Diócesis de Chillán, del que ya se conocen relatos de hechos que las víctimas han revelado a la prensa, sin que se iniciara una investigación por parte del Obispado. 

En busca de apoyo, cercanos a la familia de la víctima y sus propios padres comunicaron los hechos a sacerdotes, trabajadores del Obispado y a los dos últimos obispos que han estado a cargo de la Diócesis, sin que se tomaran acciones, ni se iniciara una investigación. Incluso un sacerdote no creyó en la verosimilitud de la denuncia. 

La víctima decidió no denunciar los hechos en vida. Su padre intentó convencerlo para que tuviese una conversación con James Hamilton, denunciante de Fernando Karadima, pero la reunión no se concretó. El segundo caso del que maneja antecedentes la Comisión Scicluna,  involucra al mismo sacerdote encargado de la Catedral de Chillán en los años 80.

La PDI inició una investigación de este caso en 2011 entrevistando a posibles testigos contactados en Santiago y Chillán. La posible víctima también correspondería a un acólito de la Catedral de Chillán, quien denunció por abusos al religioso.

Los hechos se habrían cometido entre fines de los ochenta y principios de lo noventa.  Testigos contactados por LA DISCUSIÓN, que pidieron reserva de nombre, confirmaron que entregaron sus testimonios a la PDI, respecto al modus operandi del sacerdote para acercarse a los jóvenes que apoyaban voluntariamente a la Iglesia, siendo acólitos de la Catedral de Chillán. De esa investigación no se conocieron resultados. 

La Comisión Scicluna maneja antecedentes de otros acólitos que podrían haber sido víctimas de abusos por parte del mismo sacerdote. Integrantes de esta Comisión también están en conocimiento de la denuncia de una mujer contra dos sacerdotes de la Diócesis de Chillán. Uno de ellos ostenta actualmente el cargo de párroco. 

Los hechos habrían ocurrido entre los años 2012 y 2013. El caso fue investigado por la Fiscalía de San Carlos, pero se archivó. 

Información aportada por la Red laical 

Uno de los primeros en entregar antecedentes a la Comisión fue Juan Carlos Claret, vocero de los laicos de Osorno, quienes luego de tres años de manifestaciones lograron que el Papa escuchara sus demandas y enviara a Chile a Scicluna y Bertomeu para investigar el encubrimiento del entonces obispo Juan Barros a Fernando Karadima.

Claret se reunió con Jordi Bertomeu el 21 de febrero pasado en la Nunciatura Apostólica. Le entregó 1.500 páginas de antecedentes contenidos en tres archivadores. En el tercero estaban incluidos testimonios de sacerdotes, diáconos y laicos. Entre ellos tres declaraciones provenientes de Chillán. 

“Recibí tres testimonios cuyo contenido desconozco porque no me competía a mí leer esos documentos, sino que simplemente entregarlos”, afirmó Claret. 

La Red Laical Chile, constituida a comienzos de mayo, afirma que conoce casos de dos personas que han entregado sus testimonios a la Comisión Scicluna. Ambos casos estarían relacionados a abusos de poder cometidos por miembros del clero de la Diócesis de Chillán. 

“Algunos integrantes de la Red nacional de laicos tienen una relación muy cercana con la Comisión, confiamos en ella hasta que no exista algo mejor. Nosotros queremos una comisión verdad y justicia. Algo más amplio que tenga más atribuciones dentro de la Iglesia”, detalló la Red laical. 

“Sé de personas que se contactaron con Bertomeu y con Scicluna, cuyos testimonios sin ser presentados como denuncias hoy son un juicio canónico en contra de los victimarios. Varias personas me han escrito contándomelo, pero no han sido casos de Chillán”, precisó Claret. 

El correo para ponerse en contacto con los miembros de la Comisión es [email protected]  Los correos de Charles Scicluna y Jordi Bertomeu son [email protected] y [email protected] 

Comentarios