Hacienda estudia restringir importación de trigo y maíz

Por: Roberto Fernández Fotografía: Víctor Orellana 09:45 PM 2018-08-03

Habría espacios en el TLC con Mercosur para aplicar medidas como el “marketing order”.

El Gobierno se abrió a la posibilidad de implementar restricciones a las importaciones de trigo y maíz durante la época de cosecha de estos granos, mecanismo conocido como “marketing order”, en respuesta a una solicitud hecha por los agricultores y por un grupo de parlamentarios de la Comisión de Agricultura de la Cámara.

Así lo sostuvo este jueves el diputado Frank Sauerbaum, integrante de dicha comisión, quien el miércoles sostuvo una reunión con el coordinador de política comercial del Ministerio de Hacienda, Juan Araya, para analizar dicha solicitud.

“Quedé muy satisfecho con la reunión. Ellos ya están estudiando el tema y quedaron de entregarnos en unos 10 días un informe sobre lo que podríamos hacer como país, porque ellos saben que hay espacios dentro de los acuerdos que tenemos con Mercosur para hacer este tipo de cosas. Ellos no se cerraron a la posibilidad, lo que me llena de esperanza”, afirmó el parlamentario, quien precisó que “a mí me interesa básicamente Mercosur, por el efecto que tiene Argentina en nuestros granos”.

Actualmente, el 80% de las importaciones de trigo proviene de Argentina. Otros proveedores importantes son Estados Unidos y Canadá.

A partir de los tratados de libre comercio firmados con Mercosur, EE.UU. y Canadá, tanto las importaciones de trigo como las de maíz no pagan arancel al ingresar a Chile.

“Esperanzados”
Sauerbaum fue uno de los diputados que presentaron en junio pasado un proyecto de acuerdo en que se solicita al Gobierno la implementación de medidas para apoyar al sector triguero, como el mencionado “marketing order”.

Las cosechas abundantes en el Hemisferio Norte, stocks internacionales altos y la caída del dólar, son algunas de las razones que han provocado que los productores de trigo enfrenten su tercera temporada consecutiva de precios deprimidos. A lo anterior se suma la libertad que tienen los molinos para importar trigo en plena época de cosecha, lo que agrava aún más la compleja situación que viven los agricultores nacionales.

“En diez años Chile ha perdido alrededor de 100 mil hectáreas de trigo, justamente por los malos precios y por la incertidumbre del mercado. Dependemos hoy día absolutamente de la importación de los países vecinos”, enfatizó el legislador.

“Después tendremos que hablar con la Direcon (Dirección de Relaciones Económicas de la Cancillería) para que estas medidas no choquen con los acuerdos negociados con otros países. Si en Hacienda nos entregan un informe que nos dé una posibilidad, vamos a seguir profundizando en el tema”, adelantó el legislador.

En caso de lograrse el objetivo, sería la primera vez que Chile aplicaría una medida de estas características, y que es muy usada en países como Estados Unidos, para proteger la producción agrícola local.

Según un documento elaborado por la oficina agrícola de Odepa en Washington, en Estados Unidos el ministro de Agricultura tiene la facultad de ejercer el uso de estos instrumentos de forma de regular la comercialización de los productos elegibles -frutas, hortalizas, cultivos especializados, y la leche- en determinadas formas y zonas geográficas. “Esto lo piden los agricultores y los requisitos que se exigen no son tan extraordinarios, los argumentos son bastante básicos, y nosotros tenemos esos argumentos y más”.

En ese sentido, subrayó que la crisis del trigo y del maíz es una advertencia que involucra un riesgo para la seguridad alimentaria del país.

“Hay acuerdos como Mercosur que fueron mal negociados y que tienen cláusulas que hoy nos tienen inundados de productos que no son de la misma calidad que los chilenos, y que son mucho más baratos porque están subsidiados de distintas maneras”, puntualizó.

Comentarios