[Editorial] El "efecto volcán"

Por: 05:20 PM 2016-05-13

En los últimos meses, a raíz de la actividad eruptiva que viene presentando el volcán Chillán desde el 31 de diciembre pasado, se ha convenido en denominar como “efecto volcán” al fenómeno de disminución de los flujos de turistas hacia el destino de montaña más importante del sur de Chile: el complejo Termas de Chillán.

Dicho fenómeno se pudo observar con claridad en los dos primeros meses del presente año, particularmente en enero, en que el número de turistas que llegaron al destino Termas de Chillán-Valle Las Trancas registró una disminución de 13,8%, en comparación con los dos primeros meses de 2015, según la Encuesta Mensual de Alojamiento Turístico que elabora el INE.

La prueba de fuego, sin embargo, viene pronto, con el inicio de la temporada de esquí programado para el 23 de junio, dado que no existe certeza sobre el comportamiento que tendrán los visitantes habituales este invierno, aunque sí hay preocupación porque ya se han observado cancelaciones de reservas y una derivación de algunos pasajeros hacia otros complejos, como Corralco 

Frente a esta contingencia, la empresa Nevados de Chillán, concesionaria del dominio esquiable y de los hoteles y las aguas termales, ya implementó una estrategia de atracción de turistas, con el objetivo de captar nuevos visitantes a nivel regional, para lo cual dispuso la realización de ventas nocturnas de tickets y promociones en Chillán y Concepción.

Ello, como parte de un proceso más amplio, que consiste en desarrollar nuevas inversiones en infraestructura, con el objetivo de ampliar la oferta de alojamiento y de otros servicios asociados a la práctica del esquí.

Lamentablemente, la escasa información que se maneja a nivel de clientes consiste básicamente en los pulsos del macizo, y poco tiene que ver con los niveles de seguridad y coordinación con las agencias de emergencia del Gobierno, que buscan precisamente brindar un servicio seguro.

En ese sentido, se observa una falencia de parte de las autoridades en materia de difusión y de definición de planes de emergencia a nivel comunal, donde tampoco ha habido una mirada transversal, que considere también el factor turístico en la toma de decisiones.

Tampoco se observa a los actores privados sacando provecho de la oportunidad que significa vivir la experiencia de esquiar a los pies de un volcán en erupción, así como de un sinnúmero de iniciativas que se pueden desarrollar asociadas al turismo volcánico, salvo algunos emprendimientos aislados o que no han prosperado.

El destino Chillán-Valle Las Trancas-Termas de Chillán es el de mayor jerarquía de la Región del Bío Bío, el único de carácter auténticamente internacional y el que ostenta una de las mayores tasas de ocupación del país, razón por la cual, las decisiones que se tomen en materia de promoción, educación y gestión de emergencias, deben considerar esa mirada estratégica que incluya este rubro económico, de alto impacto para los habitantes de la zona.

Es de esperar, entonces, que los vaticinios negativos no se cumplan y que los esfuerzos que se están desarrollando, principalmente desde el mundo privado, tengan resultados positivos, proceso que supone la entrega de información clara y confiable a los potenciales visitantes, de manera que la ignorancia y el miedo no se transformen en el principal problema de la temporada.

Comentarios