Ahora sí que la UBB puede cambiar la historia

Por: Ziley Mora 2018-07-30

Ziley Mora
html head title/title style type="text/css" /style /head body phtml head title/title /head body/body /html/p /body /html

“Un mapamundi que no incluya utopía, ni siquiera merece un vistazo” (Oscar Wilde).

Uno de los programas a la rectoría de la UBB, justo uno de los dos más votados, incluye crear una muy seductora iniciativa que justifica el para qué ser nueva región. Se trata de la creación de un centro de la memoria inclusiva y la identidad bajo una Corporación de la Cultura y las Artes. Vale decir, una instancia de reflexión-acción, apoyos y proyectos nada menos que para que esta tierra sea cada vez más ella misma. Es decir, lo que como un todo debería hacer Chile, lo quiere asumir Ñuble. Y lo que Ñuble pretende, al parecer la UBB se quiere hacer cargo: más que impartir carreras, la misión de la UBB quiere tomar la cultura, las artes, la ciencia, la educación -la identidad regional- en serio. Porque hoy, cuando aquí asumen las autoridades y se crean los primeros servicios, ello constituye ventana de oportunidad estratégica. Los desafíos de la modernidad nos llevan a asumir a fondo el dato insoslayable de la realidad: ayudar a crear una región modelo desde lo inclusivo-intercultural, desde el saber criollo-agrícola y la tradición mestiza, base de la innovación productiva; desde la realidad migratoria y desde los desafíos sociales como el de los protocolos de género que nos impone la ética de la otredad. Y en estos días se ha sumado una prodigiosa de declaración de un sueño: “UBB, ejemplo de universidad pública para Chile”, ha dicho el coihuecano candidato a rector Dr. Benito Umaña, particularmente desde la vinculación con el entorno, la identidad cultural y la generación de capital social a través de un Centro de Innovación incubador de negocios.

Así, la experiencia de los próximos líderes de la UBB los avala para aplicar una poderosa consigna: consolidar en Ñuble y el Bío-Bío la más sólida y pionera versión de universidad pública que se haya dado en regiones. “Desde lo intercultural, generar a su alero una poderosa Corporación Cultural y de las Artes con presencia en ambas regiones”, vislumbra el Dr. Umaña. El plan de otro candidato, Dr. Mauricio Cataldo, de crear una Vicerrectoría de Vinculación con el Medio y un Consejo de Extensión integrada por actores sociales relevantes de la comunidad, es también una señal, la que apenas indicaría la punta visible del iceberg. Más de fondo está el contribuir a consolidar a la UBB como la gran universidad pública en la naciente Región de Ñuble. Así, esta sería una apuesta no solo generadora de ciencias, empresas, valores identitarios y patrimoniales, sino de matrices metodológicas que gatillen desarrollo humano, identidad y patrimonio intangible, enlazando aportes de las diversas unidades de la UBB. En los programas percibimos que se quiere formar agentes de cambio locales para dar “peso valórico” y alma al desarrollo de una región, situándose en lo irrenunciable de una universidad: ser columna vertebral de las ideas. Es decir, liderar a nivel nacional un modelo respecto a cómo una universidad pública puede articular conocimiento, cultura inclusiva y activamente dialogante desde lo comunal. Su desafío será resignificar lo que es cultura desde lo global-local fortaleciendo el capital social del entorno.

Las futuras autoridades planean robustecer el quehacer académico integrador de la UBB, que junto con descentralizar y democratizar el saber re-inventando lo que es “desarrollar región”, poner en valor la memoria y la identidad local de cada una de las 21 comunas. Sea con esa Corporación, ese Consejo de Extensión o con un Centro de Innovación y Transferencia Tecnológica, la UBB hoy puede echar las bases para gatillar los procesos de conciencia que arriben con las soluciones para juntos construir Utopía.

Comentarios