Rojo no puede enredar puntos ante S. Morning

Por: Sergio Bustos Fotografía: La Discusión 08:25 PM 2018-07-26

Bustamante sería el reemplazante de Varas en el centro del ataque ñublensino.

Actualmente son ocho las unidades que separan a Ñublense del colista Wanderers.

Parece una frase “cliché”, pero no lo es. Ñublense está obligado a ganar el domingo. De lo contrario, el equipo dirigido técnicamente por Emiliano Astorga se acercará peligrosamente a la parte baja de la tabla. Se requiere sumar de a tres para recuperar posiciones y evitar que el propio rival de este domingo se aleje aún más en la tabla del Campeonato Loto de la Primera B.

Santiago Morning tiene 28 unidades, a seis de los “diablos rojos”, y de llevarse una victoria desde el Nelson Oyarzún, dejaría a los locales sumidos en una incómoda posición: más cerca del colista.

Coquimbo Unido marcha puntero con 31 puntos, seis de los cuales consiguió a costa de Ñublense, con victorias por 2-1 en Chillán, y 1-0 en el norte (el fin de semana pasado). Precisamente cuando el cuadro “filibustero” derrotó en casa a Ñublense, el penúltimo fin de semana de abril, se desató la ira de parte de la parcialidad roja que pidió por las redes sociales la salida de Astorga, lo que se agravó aún más con la siguiente caída ante Arica (3-2), partido que le dieron vuelta al Rojo, luego de ir en ventaja en el Carlos Dittborn.

El equipo salió del mal momento derrotando en casa por 5-0 a Cobreloa, en la mejor presentación del año, con un volumen ofensivo y transiciones veloces que dejaron al elenco loíno en el suelo. Pero fue un espejismo. El estilo conservador del entrenador volvió a emerger y nuevamente la irregularidad se hizo presente.

Por eso es tan importante el duelo del domingo ante los “autobuseros”. No hay margen de error, y han sido los propios jugadores que han dicho públicamente que se hace necesario modificar los esquemas timoratos, por una estrategia más de ataque, que no reprima a los jugadores a “salir a buscar los partidos”, principalmente de visita.

De hecho la última vez que Ñublense ganó en condición de forastero fue en marzo, ante “El Chago”, 2-1. De local, el rendimiento tampoco ha sido el óptimo, por lo que Astorga anunció que buscará un fútbol más osado para seguir en la pelea para ascender, considerando que si el torneo terminara hoy, Ñublense estaría fuera de toda opción y sin clasificar a la liguilla.

 

Ello sería un fracaso institucional difícil de sopesar, con responsabilidades compartidas entre la gerencia técnica y la banca. Todos los compromisos son vitales, pero hay duelos con rivales directos que se tornan de mayor relevancia porque serán de vida o muerte. En lo inmediato, tras el duelo ante el elenco santiaguino, Ñublense visitará a Magallanes (17 puntos); recibirá a Cobresal (29); viajará a Valdivia (25), para luego jugar en el Nelson Oyarzún con Puerto Montt (15). Esos partidos serán claves para posicionar al cuadro chillanejo en la lucha por llegar a la Primera División, o por el contrario, dejarlo cada vez más alejado de los punteros. 

Si Astorga persiste en plantear los partidos con escasa actitud ofensiva, arriesga el enojo de sus propios pupilos, que si bien han sido autocríticos de sus rendimientos, han conminado al DT a jugársela por modificar la logística de juego defensiva.

En ataque ayer quedó completamente descartado para el domingo el atacante Sebastián Varas, quien durante la semana no evolucionó bien de una molestia en el gemelo diestro. De hecho, ayer no entrenó y fue sometido a una resonancia magnética que confirmará si se trata de un desgarro.

Su ausencia abre la puerta para que Christian Bustamante ingrese como titular, acompañando a Silva y Jiménez en la ofensiva. El canterano anotó el gol del triunfo ante Magallanes y también el descuento que le permitió a Ñublense eliminar a Colo Colo en Copa Chile. 

 

Comentarios