Salió a defenderse y terminó pagando caro su mezquindad

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Agencia Uno 09:40 PM 2018-07-22

¿Puede un equipo proponerse como meta ascender si su planteamiento se reduce solo a defenderse?.

La pregunta salta a la palestra consumado el estreno de Ñublense en la segunda rueda de la Primera B.

Los diablos rojos cayeron por 1-0 ante Coquimbo Unido, que de paso tomó el liderato del torneo, cuajando una pobreza futbolística preocupante de cara a las 14 fechas restantes en las que se jugará el retorno a la Primera A.

El equipo de Astorga, que llegó con cinco bajas al choque con el “Pirata”, salió básicamente a defenderse y terminó perdiendo por un impresentable error en una pelota detenida.

Pero cuando tuvo que reaccionar para cambiar la historia, no tuvo argumentos, ni calidad para lograrlo.

Fue siempre el conjunto anfitrión el que intentó tomar el protagonismo y aunque con escaso fútbol, al menos buscó ganar la tenencia del balón y atacar por los costados.

De hecho, casi abre la cuenta cuando amanecía el partido tras una de las variadas vacilaciones que tuvo el bloque posterior en el arranque del partido.

Ñublense logró equipar y trabar el duelo apostando a poblar el mediocampo, dejando náufrago a Bustamante en punta y con un errático Federico Mateos que protagonizó un pálido debut.

A pesar de la pobreza ofensiva de Ñublense, Astorga y los suyos sacaban la tarea adelante, pues mantenían el arco en cero y Holgado, goleador de la B y del cuadro de Patricio Graff no llegaba al gol.

Emiliano Pedreira, que retornó ayer a la titularidad, emergía como pilar para aguantar la presión de los piratas.

Sin embargo, cuando se iba el primer tiempo, tras un tiro de esquina de Mario Pardo, el zaguero central  Diego Carrasco conectó de cabeza tras una fallida salida del portero Sebastián Contreras, que quedó a medio camino, y la floja marca de la defensa chillaneja.

Fue un mazazo el gol de Coquimbo Unido cuando prácticamente ambos elencos se iban a camarines finalizado el primer tiempo.

Pobre reacción

De esta manera, el conservador planteamiento de Astorga se fue al tacho de la basura. En el complemento, intentó arriesgar un poco más con los ingresos de José Luis Jiménez y hasta del propio debutante Alejandro Fiorina.

Pero de nada sirvió. Ñublense solo tuvo una aproximación que casi conecta Fiorina, tras centro de Bustamante, pero tampoco pudo transformar ese volumen ofensivo en contundencia. De hecho, fue el portero Sebastián Contreras quien en la recta final del duelo salvó a Ñublense en dos ocasiones.

En una de ellas, impidiendo que el artillero pirata Rodrigo Holgado se fuera en demanda del arco tras encararlo.

Los coquimbanos consolidaron su faena defensiva y defendieron la ventaja hasta el final ante un rival que jamás arriesgó en demasía ni tuvo la jerarquía y decisión para cambiar el rumbo del partido.

Con esta derrota, Ñublense bajó al sexto lugar con 22 puntos, y podría salir hoy de la zona de liguilla si sus perseguidores ganan. En tanto, Coquimbo Unido es el nuevo líder con 31 puntos.

El próximo domingo Ñublense recibe a Santiago Morning.

“Por una pelota detenida”

Tras la derrota, el DT Emiliano Astorga, hizo su balance.

“Planificamos el partido pensando en el potencial de Coquimbo y nos estaba resultado, pero nos marcan un gol en una pelota parada en la que perdimos las marcas y no nos podemos equivocar porque son detalles que trabajamos. Después quisimos arriesgar, pero no nos alcanzó, porque prácticamente no nos creamos ocasiones de gol. Nunca logramos quebrar las líneas del rival”, resumió.

“No se jugó bien, no estuve a la altura de las circunstancias. Se nos cayó la estantería después del gol y no pudimos sacarlo”, reconoció el debutante Federico Mateos.

Comentarios