Empresarios siguen con atención puesta en marcha de la región

Por: Matías Lagos Fotografía: LA DISCUSIÓN 09:20 PM 2018-07-22

Casi 300 mil pesos de diferencia hay entre el sueldo imponible promedio de Chillán y el de Portezuelo

Si bien existe un mayoritario respaldo de los empresarios locales a la idea de crear la Región de Ñuble, también existe la claridad entre ellos en cuanto a que la mera transformación administrativa no asegura la generación de más inversiones privadas y menos un desarrollo económico más dinámico. 

Como personas pragmáticas que son y conocedoras de los ciclos y ritmos que tienen los flujos de capital en la economía moderna, entienden bastante bien que la verdadera oportunidad para generar más inversiones, más riqueza, mayor crecimiento, y posiblemente, mayor desarrollo, está directamente relacionada con la generación de incentivos claros, como una ambiciosa política de atracción de inversiones.

“No hay que mirar la creación de la región como un costo o un gasto. Es una inversión necesaria por los beneficios que le otorgará a las provincias que se incorporan a la nueva región”, expresa el ingeniero y ex gerente zonal Entel, Humberto Fuentes.

La Región de Ñuble es más especializada que la del Bío Bío en el rubro agrícola y silvícola. Respecto a la actividad comercial, Fuentes  aseveró que para potenciar su desarrollo se necesita que la región se identifique con algún producto que se trabaje como un bien de consumo, como por ejemplo, el turismo. 

“Las universidades también deberían plantear propuestas de negocio, tomando en cuenta estudios de mercado para atraer capitales”, agregó.
Indicadores negativos

El realismo también le permite a los empresarios concluir que la tarea es compleja, pues los indicadores económicos con que parte la nueva región son poco auspiciosos.  

La Región de Ñuble es la segunda más pobre del país en la medición por ingresos con un 20,6% y posee una pobreza multidimensional de 22,4%, afectando principalmente a los sectores rurales.. En un año se perdieron 5.560 puestos de trabajo netos en los rubros agrícola, turismo y sector público.

Según los datos proporcionados por el INE, el número de desocupados pasó desde 6.390 en marzo-mayo de 2017 a 9.590 este año, implicando un aumento del 50%.

Para el presidente de la Cámara de Comercio, Industria, Turismo y Servicios de Chillán, Alejandro Lama, “al invertir se crean puestos de trabajo, y a su vez impuestos. Así el Fisco tiene mayores ingresos. Si esto no ocurre, seguiremos marcando el paso y repercutirá negativamente en el comercio; las cifras de cesantía no son gratas”, comentó.

En su opinión, la prioriadd del gasto público debe ser el sistema vial. “Hay que invertir en los caminos para que las frutas que se cosechan lleguen bien y no machacadas a través de un camino de tierra. Después preocupémonos de pintar la escuela o el puente”, puntualiza Lama. 

El gerente general de Alcorp S.A., Ariel Larenas, aseguró que habrá mayor demanda de mano de obra, porque existirán más necesidades. Sin embargo, también cree que la conectividad  es una tarea pendiente en la nueva región.

“La infraestructura debería mejorar con la Región de Ñuble. Las autoridades deberían establecerla como una prioridad en la inversiòn”, agregó el empresario inmobiliario.

Atentos a la instalación 
La Región entrará en vigencia oficialmente el 6 de septiembre y el proceso que se lleva a cabo para instalar los servicios públicos también es seguida con atención por los empresarios locales. 

Alejandro Lama se ha reunido con los delegados de Trabajo, Agricultura, y Hacienda, y  pronto lo hará con el de Economía. 

“La juventud que tiene la mayoría de los delegados no significa que  no sean competentes. Todos son profesionales y deberían hacer su trabajo como corresponde”, dijo.

Coincide con él Manuel Bello, presidente de Copelec. “Se le está dando oportunidad a gente nueva. Cualquier persona que tenga ganas de trabajar merece respeto y apoyo para ejecutar una labor tan importante como es poner en marcha los servicios públicos en la nueva región”, señaló. 

Quien no se muestra tan conforme es el gerente de desarrollo agrícola de la empresa Comfrut, Andrés Acuña, quien manifestó su descontento por el delegado ministerial de Agricultura. 

“No tengo nada en contra de él (Juan Carlos Molina), pero sin lugar a dudas, Fernando Bórquez, que es nuestro seremi actualmente, tiene todo el conocimiento y confianza de la región; del mundo agrícola e industrial y tiene el currículum suficiente para representarnos. Su trayectoria y experticia lo avala en el rubro y sabe la realidad de la zona”, explicó.

Acuña sabe del potencial que tiene la zona para el cultivo de frambuesas, arándanos, frutillas y moras, sin embargo, advierte que  “hay una ausencia de desarrollo tecnológico para que los agricultores optimicen sus rendimientos. Ese es un elemento clave para la competitividad del sector”, comentó.

Visión opuesta
El gerente general de Mapar, Juan Enrique Parada, manifestó desde un comienzo una postura contraria a la creación de la Región de Ñuble. 

“No se justificaba la creación de la región porque se generó con pocos recursos y habitantes, y así se hace menos eficiente el desarrollo del país. Me preocupa más eso que mi metro cuadrado”, señaló.

Pese a su descontento, también planteó su propuesta para atraer inversionistas en la zona, mediante subsidios y programas. 

“Tiene que haber un incentivo hacia ellos. En Santiago por ejemplo, hay industrias que perfectamente podrían funcionar en regiones, pero eso aún no ocurre”, dijo. 

Además, Parada argumentó que la ciudadanía no será la principal beneficiada con la creación de la región.

“No porque se instituya una nueva región habrá más progreso. Los únicos que se beneficiarán directamente con esto son quienes participen de los nuevos cargos políticos”, cerró. 

Comentarios