Senadores locales y ley que pena el cohecho:“Había una mala redacción"

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 08:00 PM 2018-07-21

A principios de septiembre, el proyecto debiera estar siendo despachado.

Hace dos semanas, la votación de una indicación en la comisión mixta que estudia las modificaciones a la ley que castiga a quienes cometen delito de cohecho y soborno causó revuelo, debido a que se rechazó la inhabilidad perpetua para ejercer cargos públicos para quienes infringen esta normativa, y la prescindencia de establecer una prestación en el delito de cohecho, planteadas en las enmiendas propuestas por el diputado socialista, Leonardo Soto.

Se cuestionó la votación de varios de los integrantes de la instancia, entre ellos, los senadores por Ñuble Felipe Harboe (PPD) y Víctor Pérez (UDI), acusándolos de no estar comprometidos con la sanción a las malas prácticas en política.

La situación fue analizada nuevamente esta semana por la comisión, y finalmente se llegó a un acuerdo. Los dos senadores por Ñuble explicaron por qué en un comienzo, votaron en contra de la indicación y recalcaron que están a favor de endurecer las penas contra estos delitos, denominados “de cuello y corbata.

El próximo lunes 23, se propondrá una nueva redacción y se seguirá discutiendo el proyecto, que va mucho más allá del cohecho, ya que incluye otras figuras. Luego de terminar en la comisión mixta, la iniciativa pasará a la sala de la Cámara para que apruebe o rechace los cambios efectuados por la mixta, y luego, a la sala del Senado. Se espera que sea despachada a principios de septiembre.

Probos contra corruptos

El senador, Felipe Harboe, explicó la génesis de la iniciativa, que pretende cambiar el marco normativo en torno al cohecho y la corrupción.

“Éste es un proyecto del cual fui uno de sus autores. Fue aprobado en el Senado, y al llegar a la Cámara de Diputados se rebajaron muchas penas para los delitos de cohecho o fraude al Fisco. Volvió al Senado, y como no estuvimos de acuerdo con los cambios, se formó la comisión mixta. Allí, junto al senador Andrés Allamand, presentamos un paquete de indicaciones para volver a aumentar las penas y el diputado Soto junto a otros, presentaron otra indicación para que uno de los delitos, el cohecho, se considerara sin necesidad de prestación. Es decir, para que hoy haya cohecho se necesita que un funcionario público reciba un pago y que éste haya beneficiado a quien le pagó con acción u omisión”, sostuvo el legislador, quien advirtió que el problema que se suscitaba era que al no haber contraprestación, “se podía dar el caso, que ocurre mucho en nuestra zona, que si alguien pide una hora al médico, y el funcionario le da la hora más rápido, la señora le lleva una caja de huevos. Eso sería considerado cohecho. Advertimos esto, los países que tienen esto son aquellos que tienen lo que se denomina “norma de adecuación social”, es decir, dejan fuera estos casos. Por eso votamos en contra y se generó la polémica”, explicó el senador Harboe, quien recalcó que sí están por endurecer las penas para estos delitos.

“Nosotros somos los autores del proyecto, queremos más sanciones, pero estaba mal redactado. Por ello, el profesor de Derecho Penal, Héctor Hernández, recomendó el lunes pasado cambiar la redacción. En el caso de inhabilidad perpetua para el cohecho simple, que planteó una diputada de RD, se aprobó, pero de manera gradual. El cohecho simple tendrá inhabilidad temporal y el cohecho agravado, inhabilidad perpetua, y así quedó, pudimos coincidir en eso”, dijo.

Según Harboe, “aquí el pecado del diputado Soto fue poner esto como los probos contra los corruptos, y eso es una falta de respeto, porque objetivamente, él aprobó rebajas de penas en la Cámara. Eso generó la indignación de Insulza, Allamand y la mía”, sentenció Harboe.
“Maniobra comunicacional”

“Era una indicación absolutamente mal hecha, que el diputado Soto utilizó para aparecer como pro probidad, buscando dejar a quienes la rechazamos por estar mal hecha, como oscuros y tránsfugas. Creo que fue muy irresponsable, y tanto fue así, que tuvo que modificar su propia indicación en la última sesión”, planteó.

El senador Pérez resaltó el hecho que la indicación sustitutiva que introdujo el Gobierno al proyecto eleva todas las penas en materia de cohecho y soborno, más allá de lo que había propuesto la Cámara. Más aún, incorpora cambios respecto de quién es el sujeto que comete cohecho, si es un funcionario público común y corriente, o una autoridad política. En este último caso, se le elimina la parte menor de la penalidad y aparece solo con pena de crimen, por lo tanto, tendrá pena efectiva.

“Aquí hubo más bien una maniobra comunicacional para hacernos parecer como que estábamos en contra, cuando lo que ocurrió era que estaba mal redactada la indicación. Por lo demás, es una parte menor de lo que es un proyecto muy sólido, muy contundente, en el que se ha estado trabajando unánimemente y que ha recibido los votos de todos. El diputado Soto utilizó una indicación con mucho márketing político”, aseveró.

Respecto de las inhabilidades, el legislador concordó con el senador Harboe en torno a que la inhabilidad perpetua debe ser por el delito más grave. 

“Debe haber una graduación. Son cuatro o cinco figuras de cohecho que van subiendo por su gravedad , y el Gobierno aumentó todas las inhabilidades, para terminar en perpetua en el último, en el más agravado”, apuntó.

Comentarios