"Las decisiones las tienen que tomar las regiones"

Por: Susana Núñez Fotografía: Mauricio Ulloa 08:20 PM 2018-07-20

"Vamos a trabajar para posicionar al partido en la ciudadanía, queremos tener una fuerte participación a nivel de concejales, de alcaldía y fuerte competencia de gobernadores y parlamentarios".

 

El ex ministro de Justicia Carlos Maldonado llegó a Ñuble en el marco de su campaña por la presidencia nacional del Partido Radical que se definirá en las elecciones del 29 de julio.

En el país son 32 mil militantes los que deberán decidir entre su propuesta y la de su contrincante, Ernesto Velasco, quien va por la reelección de la colectividad.

La ex autoridad del gobierno de Michelle Bachelet estuvo en Chillán con parte de su directiva y con el concejal Juan López Cruz para convencer con sus "10 compromisos para el cambio" a los mil 200 miembros de la tienda política a nivel local.

La propuesta programática de Maldonado busca fomentar la transparencia y modernizar al PR, que en la actualidad presenta escasa presencia e influencia en el parlamento, ya que carece de senadores y presenta solo 6 diputados de un total de 155.

"Creo que el partido no ha tenido la capacidad de proyectarse con fuerza a la comunidad, se mantiene vivo por el amor de los militantes que siguen trabajando con personas que tienen legitimidad social, pero a nivel nacional no hay una mirada estratégica que lleve al partido a conectarse con la ciudadanía, y hablarle cuáles son las soluciones que planteamos para los principales problemas nacionales", sostuvo.

El candidato aspira a otorgar mayor poder a las regiones en la toma de decisiones e incentivar la participación de mujeres en las elecciones políticas.

"Los partidos tienden a concentrar el poder en unas pocas personas en Santiago, nuestro partido no es la excepción, vamos a modificar eso, porque creemos que las decisiones las tiene que tomar las comunas y las regiones para sus territorios. Además, buscamos la plena integración de la mujer, que es un demanda ciudadana que ellas han puesto con mucha fuerza, que se termine el machismo y la discriminación. Vamos a desarrollar programas de capacitación y políticas de participación de mujeres y buscar que haya muchas más mujeres representando en las contiendas electorales", detalló.

Ante un eventual triunfo de su propuesta, el rol de los radicales frente el gobierno de Sebastián Pìñera, dice, será constructivo y vigilante.

"Nuestro deber es ser una oposición seria y constructiva, en el sentido, de no dejar pasar ninguna cosas que vaya en perjuicio de la gente o que vayan a provocar retrocesos sociales y pérdidas de garantía de las grandes mayorías", advirtió.

Finalmente dentro del trabajo que desea desarrollar al mando de la colectividad destaca la ejecución de un programa de gobierno radical

Comentarios