700 migrantes en Chillán han regularizado su estadía

Por: Nicole Contreras Fotografía: Fernando Villa 09:40 PM 2018-07-19

Virginia Vargas (34) vio en su celular que en Chillán habían 5 grados de temperatura y pensó en su natal Guanare, Venezuela, donde en ese momento la sensación térmica era de 20 grados. Virginia esperaba en la fila del móvil del Departamento de Migración y Extranjería que se instaló este miércoles en el frontis de la antigua Gobernación, para solicitar una prórroga de su permiso de trabajo que vence esta semana. 

Virginia es educadora de párvulos y actualmente espera la convalidación de su título en la Universidad de Chile. Llegó hace cuatro meses “porque lo que ganaba en Venezuela no le alcanzaba para vivir”.  Espera hace dos horas en la fila que parece no avanzar. Dentro del móvil atienden dos funcionarios que vinieron  desde Santiago.

Virginia no sabe que el móvil no servirá para resolver su problema, a pesar de que asegura que un funcionario le dijo que esperara. 

El móvil, que se emplazó desde las 08.30 horas, tenía como objetivo principal apoyar el trabajo de las oficinas de Extranjería ubicadas en la Casa del

Deporte, visto que el plazo de regularización migratoria finaliza mañana en Ñuble. En el bus se podían resolver dudas sobre estados de visa, proporcionar documentación y otras consultas. El móvil se trasladaría posteriormente a la Plaza de Armas de San Carlos, atendiendo entre las 15.00 y 18.00 horas, pero Extranjería optó porque permaneciera en Chillán, ya que en San Carlos la afluencia de público sería baja.  

“Se ha traído un móvil que pretende apoyar a la oficina de Extranjería de la Gobernación, de modo de que los extranjeros tengan aún mayor capacidad de resolver sus dudas, sus problemas, y nosotros tengamos mayor capacidad de atención con las personas”, explicó Carlos Ruiz, jefe del Departamento de Migración y Extranjería. 

Según cifras de Extranjería, 700 personas han regulado su situación migratoria en dependencias de la Gobernación. 

A dos días de la finalización del proceso de regularización migratoria, el móvil atendió a 106 personas, la oficina de Extranjería a 220, y una oficina de contingencia emplazada en la PDI a 120. 

La desinformación 
El 40 por ciento de los extranjeros que se dirige a las oficinas de Extranjería, lo hace solo para resolver dudas, según confirmó Carlos Ruiz.

“Las atenciones en Extranjería son de solicitudes básicas, y que responden a la pregunta en qué estado está mi visa, el bus móvil venía a resolver esas dudas, nos quería ayudar con el 40 por ciento de la carga laboral del día”, enfatizó Ruiz. 

Y agregó: “Los haitianos vienen a la oficina a solicitar información que está en su propio idioma y ellos tienen celulares con internet, pero ellos no lo hacen, porque están acostumbrados a otro sistema”, criticó. 

Jonathan (24) haitiano que arribó hace 8 meses a Chillán,  está en el décimo puesto de la fila y se siente confundido. 

“Vine a hacer mis trámites para tener una visa el 6 de julio, luego el 9, y todavía no tengo una respuesta. Necesito mi documentación para poder trabajar y tener una visa laboral”, relató luego de esperar dos horas. 

Massiel llegó desde Maracaibo a Recinto hace dos semanas. “Vine para buscar una vida mejor, porque en Venezuela todo es muy difícil”, admitió. En Maracaibo Massiel era subgerente de banco, pero el dinero que ganaba no le alcanzaba para mantener a su hija, quien permanece en Venezuela. 
Viene al móvil a consultar qué debe hacer para regularizar su situación. 

Ariagni Rincón y su marido llegaron hace una semana a Chile. Con ayuda de familiares que ya viven en Ñuble consiguieron un trabajo. 

“Venimos a informarnos cuáles son los requisitos, cuál es el contrato. En Venezuela sí hay trabajo, pero no es suficiente el pago, con 10 mil pesos chilenos podemos vivir un mes allá”, detalló Ariagni. 

De acuerdo al nuevo sistema de visas, para venezolanos existe la Visa de responsabilidad democrática, adoptada por el Gobierno debido a la crisis política y humanitaria que enfrenta Venezuela. Esta visa deben tramitarla desde su país de origen. Sin embargo, muchos venezolanos no lo hacen a causa de que los trámites tardan demasiado.

“Ellos vienen como turistas y creen que pueden cambiar su situación migratoria acá en Chile. Los venezolanos tienen dos alternativas: una visa sujeta a contrato, o regresar a Venezuela y solicitar una Visa de responsabilidad democrática o de oportunidades que entra en vigencia el 1 de agosto, pero todo se solicita en su país”, aclaró Ruiz.  

“El estado chileno es soberano de establecer cuáles son los requisitos para entrar al país, ellos entraron hace una semana estando en conocimiento, y persisten en ingresar al país como turista. El Consulado chileno les da todas las oportunidades, pero deciden venirse así nada más”, añadió. 

Steven (20) tiene un buen nivel de español y su situación migratoria es regular. Desde temprano se sentó frente al bus para ayudar a sus compatriotas para que tengan la información necesaria. En Haití estudiaba Informática, pero ante la crisis decidió venir a Chile. Aprendió español a través de internet, y por el mismo medio revisa el sitio web de Extranjería para darles información sobre el estado de sus visas o la documentación que deben llevar.

“Los haitianos son personas como todos, yo pienso que tal vez no nos quieren aquí porque no nos toman en cuenta. El bus no ha servido mucho porque la mayoría no ha resuelto su problema, yo solo he visto a diez que se han ido con alguna solución”, aseguró. 

El amigo al que ayuda afirma que ha venido cinco veces a Extranjería sin poder obtener aún su visa, obteniendo distintas fechas en las que se posterga su atención.

Virginia, la venezolana que esperaba con frío su atención, tuvo que hacerlo otra hora más, cuando un funcionario bajó a preguntar a qué venían, se dio cuenta que debía ir a la oficina de Extranjería, el móvil solo era para consultas.

Comentarios