Villa Jesús Niño en Chillán podría cerrar antes de fin de año

Por: Nicole Contreras Fotografía: Mauricio Ulloa 11:55 AM 2018-07-14

Luego de 35 años de funcionamiento, desde su creación en 1983, en una casa arrendada en Chillán Viejo, hasta el conjunto de 10 casas adornadas por una plaza, el proyecto Villa Jesús Niño podría dejar de existir a fines de diciembre por la disolución de la corporación, que reclaman falta de recursos para seguir manteniendo la esencia de su fundación: una casa donde un matrimonio junto a sus hijos albergue a 10 niños de situación vulnerable, convirtiéndose en una familia para ellos.

La decisión fue tomada por la Corporación Villa Jesús Niño, cuyos miembros ya no pueden encargarse de la villa, ya que los fondos no son suficientes luego de dejar de contar con el apoyo de la fundación alemana Kinderhilfe hace dos años. El aporte de 19 millones del Sename no financiaría la idea original del proyecto, según la corporación.

“La idea original no se puede sustentar solo con el financiamiento del Sename. Antes teníamos socios, quienes tenían más injerencia en la decisiones, pero luego de la entrada del Sename eso se perdió y los socios dejaron de participar”, afirma Graciela Suárez, expresidenta y fundadora de la Corporación Villa Jesús Niño.

Quizás otra institución funcionaría con ese presupuesto, pero no se puede seguir con la precariedad de ahora”, agrega.

Sename aclara que “la ejecución de la oferta residencial de la Corporación Comunidad Jesús Niño termina su periodo de funcionamiento, de acuerdo a la última licitación, el próximo mes de diciembre. Sename no ha pedido el cierre de la residencia, sino que el organismo colaborador ha manifestado su intención de no volver a postular para la ejecución de la continuidad del proyecto”.

Sin embargo precisa que “se realizará la licitación programada para poder prolongar en el tiempo esta oferta residencial”.

Kinderhilfe y la cláusula

El proyecto original fue financiado por la Fundación Kinderhilfe, que entregaron los fondos para construir la villa ubicada en el km. 7 camino a Las Mariposas. Sin embargo en los estatutos del convenio siempre estuvo previsto el retiro de la ayuda cuando la corporación pudiese autosustentarse, con el fin de que ellos pudiesen enfocarse en otros países.

El convenio firmado por los benefactores alemanes cuenta con una cláusula que podría salvar a la villa, en caso de que el Sename no encuentre un organismo colaborador.

“De acuerdo a los estatutos, cuando se formó la corporación se establecía que ante la eventualidad de que algún día se cerrara por distintas razones, la villa pasaría automáticamente al Obispado”, explica Fernando San Martín, representante de Kinderhilfe en Chillán, asegurando que el Obispado nunca ha aportado dinero a la corporación.

LA DISCUSIÓN se intentó comunicar con el Obispado para tener más antecedentes, pero desde la entidad declinaron referirse al tema.

Comentarios