50 años tardaría en generarse el barrio cívico de la región

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Fernando Villa 10:05 PM 2018-07-11

Se pretende que en el corto plazo comience la construcción de los primeros edificios.

15 mil metros cuadrados es la superficie actual de los Edificios Públicos. Se estudia ampliarlo.

Cincuenta años podría demorar la instalación de un barrio cívico consolidado en la nueva Región de Ñuble, según antecedentes surgidos ayer durante el foro organizado por el Ministerio de Obras Públicas (MOP), que será el organismo que tendrá que ejecutar el proyecto que concuerden autoridades y la sociedad civil.

Respecto del lugar en que podría estar emplazado, si bien los actuales Edificios Públicos del centro tiene prioridad por contar ya con una gran estructura, este no será suficiente para todos los servicios que llegarán a la zona, por lo que se evalúa la opción de construirlo en la zona de la Estación de Ferrocarriles.

Más que un sitio específico, lo que se busca definir es un área de la ciudad donde convivan y “conversen”, detallan expertos, diferentes edificaciones públicas.

Los especialistas presentes en el foro caracterizan al barrio cívico como un “ente orgánico”, que deberá ser conformado de manera gradual en la medida que se vayan generando las necesidades ciudadanas y de los propios organismos estatales.

El delegado presidencial para la instalación de la Región de Ñuble, Martín Arrau, sostuvo que la decisión de analizar este tema se enmarca en la necesidad de visualizar de manera anticipada una variable fundamental en el nacimiento y desarrollo de la región.

Estamos haciendo que la instalación vaya más allá que una instalación administrativa; queremos hacer no una instalación, sino que una muy buena instalación y eso implica pensar las cosas que estamos haciendo. Vamos a necesitar más espacios físicos para los nuevos servicios, oficinas para funcionarios y si vamos a crear a largo plazo un Edificio Cívico, esperamos que sea un aporte para el desarrollo urbano de la ciudad”, comentó.

Agregó que una primera etapa la idea es “reciclar” y remodelar el actual edificio cívico ubicado frente a la Plaza de Armas, para que sea capaz de acomodar a la mayor cantidad de servicios, pero existen otras opciones de mediano y largo plazo.

"Todas las alternativas implican construcción de miles de metros cuadrados de oficinas. Aquí lo que se está discutiendo es dónde y cómo. La idea es que esté la mayoría de los servicios públicos en un mismo lugar, de manera de facilitar el acceso a las personas”, recalcó Arrau.

¿Dónde?

Martín Urrutia Urrejola, director nacional subrogante de la Dirección de Arquitectura del MOP, enfatizó que “finalmente dónde estará el bario cívico no es una decisión del Ministerio de Obras Publicas; eso es algo que no me corresponde decir antes de escuchar a toda la gente. Es una decisión que tampoco será del Ministerio de Obras Publicas; el Ministerio de Obras Públicas es facilitador y será el ejecutor de esto, pero ¿donde debe ser? Para eso estamos aquí”.

El arquitecto recalcó que en la actualidad existen diversas visiones. Pero la experiencia nacional puede servir para aclara el panorama. En Chile, para ciudades de tamaño mediano hacia pequeño, comparado con las grandes conurbaciones, la recomendación parece ser la de “potenciar un centro cívico de la ciudad y que sea ahí donde se aproveche la infraestructura existente”.

Para el director nacional la actual Gobernación (Edificios Públicos) “puede ser una excelente alternativa, pero claramente no puede ser la única. Sí va a conversar con edificios complementarios logrando una zona de centro cívico”.

50 años

Raúl Irrarázabal, asesor del Ministerio de Obras Públicas y arquitecto de la Dirección de Arquitectura de esa entidad, agregó que la idea es “empezar a trabajar rápidamente para tener un primer edificio o algo que sea representativo de esta nueva región en un plazo ojalá de no más de dos o tres años, a pesar de que el centro cívico será de largo aliento. Ojalá se pueda ir concretando en poco tiempo, pero en general son 50 años por lo menos”.

El profesional agregó que “son 50 años de construcción de distintos edificios, pues el centro cívico es algo totalmente orgánico, no es una imposición de un día para otro, pues los que han sido impuestos han sido un fracaso, como el caso de Brasilia”.

Lo que se busca tener es un sitio donde “las instituciones se vean representadas y que no desaparezcan, o sea, implementar un solo edificio donde obligatoriamente tengan que estar representadas todas, Cada una tiene que ser independiente para que a la gente le llame la atención. Puede ser un edificio, pero que se logre notar desde fuera la diferencia de distintos servicios”.

El actual inmueble “sirve, pero no basta solo con eso, faltan otros. Estamos hablando de 15.000 metros cuadrados y necesitamos teóricamente en total del orden de 40.000 metros cuadrados. Al edificio (de la Gobernación) se le pueden hacer ampliaciones, pero de manera bastante criteriosa, de manera que estas no distorsionen el sentido inicial del edificio”.

Irrarrázabal agregó que un Barrio Cívico lo definen “planes maestros que proponen en el fondo una cierta organización, pero después se van construyendo los edificios en forma independiente. No es una imposición de un solo gran edificio; al revés, es bastante orgánico”.

El asesor del MOP recalcó que el plan puede sufrir modificaciones en el futuro, pues “las instituciones de la región recién se están formando y no hay un levantamiento claro de las necesidades reales. Se puede hacer un diagnóstico, una suposición, pero se va a ir modificando de todas maneras”.

Estación de Ferrocarriles

El director de Planificación (Secpla) de Chillán, Francisco López, planteó que “mientras más información tengamos, vamos a tomar una mejor decisión para el futuro. Hay que hacer conversar muchos instrumentos de planificación como el Pladeco, el Plan Regulador, el cuidado de espacios públicos patrimoniales y otros de tal manera que cuando uno sueña en un centro cívico, tiene que tener estas consideraciones que forman un mapa con muchos factores muy complejo que armamos entre todos”.

López planteó que si bien hay varias opciones y se podría respetar la historia y potenciar el actual centro neurálgico de la ciudad con su plaza y alrededores, y además el eje Libertad que será remodelado, no es menos cierto que la Estación de Ferrocarriles será en el futuro un sector con mejores instalaciones y un punto de convergencia de muchas personas.

El director de Obras de Chillán, Flavio Barrientos, expuso en la mesa de trabajo interna que la Estación de Ferrocarriles está en una zona donde se pueden aprovechar alrededor de 11 hectáreas, de las cuales cuatro se pueden dejar para servicios públicos mientras que las restantes para un gran parque.

El arquitecto municipal agregó que un tema fundamental que debe ser analizado es el de la accesibilidad y en ese sentido el espacio reúne buenas condiciones para ello.

“El Barrio Cívico puede rescatar zonas deprimidas como es Ultraestación. El proyecto puede darle un nuevo aire al entorno. Además se encuentra muy cerca de la Gobernación o Intendencia y el eje Libertad será potenciado en el corto plazo”, declaró Barrientos.

Rodrigo Saavedra, delegado ministerial de Vivienda, recalcó que es fundamental que el centro donde se ubiquen los servicios públicos tenga referencias a la historia de la ciudad y la región, de tal manera que la gente sienta una identificación con la zona. Precisó que el debate recién comienza y posteriormente será necesario priorizar los edificios que serán construidos en primer lugar

Comentarios