Operación ascenso comenzó ayer en Paso Alejo

Por: Sergio Bustos Fotografía: Agencia Uno 09:20 AM 2018-07-10

Finalizado el breve período de descanso otorgado a casi la totalidad del plantel ñublensino, ayer los “diablos rojos” retornaron a los entrenamientos con la mirada puesta en el norte, puesto que el próximo 21 de julio será Coquimbo el primer rival a doblegar en el inicio de la segunda rueda del Campeonato Loto de Primera B. 

En el camarín rojo hay conciencia que la irregularidad exhibida en las primeras 15 fechas no puede repetirse si lo que se pretende es llegar a la Primera A, ya sea en forma directa, o a través de la liguilla que definirá al segundo equipo que se instalará en el fútbol de honor nacional. 

Para ello es vital conseguir puntos de visita. Junto con ello el desafío es no desperdiciar más unidades en el Nelson Oyarzún: Ñublense sumó 15 puntos de 21 posibles en casa, empatando pleitos con contrincantes abordables como La Serena y Melipilla. 

Los 924 minutos que le falta sumar al equipo con un juvenil en cancha es otra de las aristas que preocupa al cuerpo técnico. Según la planificación inicial, será el lateral sub 20 José Garcés, que llegó desde O’Higgins, el que tendrá la misión de responder al requerimiento realizado por el DT Emiliano Astorga, en orden a no “resentir” el esquema de juego ni el funcionamiento del equipo. Ello porque según las propias palabras del adiestrador local, los canteranos locales

Tapia ni Desfadur aún no tienen la contundencia futbolística suficiente para integrar las nóminas titulares. No obstante, siguen siendo opción. 

Hoy debería quedar zanjada la incorporación de Alejandro Fiorina, el espigado delantero argentino (ex San Luis de Quillota) que arriba tras liberarse un cupo de extranjero por el éxodo del mediocampista Matías Arrúa. 

Al cierre de esta edición se informó desde la interna del club que Fiorina llegó a Santiago, donde ya se realizó los exámenes físicos de rigor. Sería presentado entre hoy y mañana.

Comentarios