Los pecados que Astorga debe desterrar de Ñublense

Por: Rodrigo Oses 11:05 AM 2018-07-08

“Fuimos muy irregulares”, sentencian la mayoría de los “diablos rojos” cada vez que se les consulta por el rendimiento de Ñublense la primera rueda en el torneo de la Primera B. No es el único pecado que el técnico Emiliano Astorga tendrá que desterrar del elenco rojo si quiere lograr el ascenso a la Primera A.

No “mata” de visita

El cuadro ñublensino también plasmó una preocupante falta de instinto matador para cerrar los partidos sobre todo de casa. Aún están en la retina las dos últimas derrotas jugando fuera de Chillán ante San Marcos de Arica y Deportes Copiapó, respectivamente. Asumir una postura conservadora, confiando en demasía en el dispositivo defensivo, lo hizo retroceder líneas y perder ambos encuentros.

Falta de gol

A pesar que la goleada sobre Cobreloa en Chillán por 5-0 maquilló un poco la falta de gol, en general Ñublense es un equipo que sufre para tener contundencia ofensiva. De hecho, en el último duelo de local ante Magallanes ganó en la agonía por 2-1. En casa el equipo debe hacerse fuerte y no puede dejar escapar más puntos.

Recambio

Ñublense no tiene la variante de jerarquía para dar vuelta un partido. La irregularidad de Emanuel Croce en la creación le abre una opción a Federico Mateos, pero el nivel del argentino es todo un misterio, pues jugaba en la Tercera División de Argentina. En punta tampoco llega el refuerzo de calidad que con urgencia necesita el equipo.

Respuesta física

El aspecto físico es otro de los puntos frágiles de Ñublense. El primer semestre tuvo varios lesionados. Emiliano Pedreira sufrió una dolencia se rodilla que lo sacó del equipo titular. Hugo Bascuñán se recupera de un desgarro y llega sin ritmo de competencia a la segunda rueda. Juan Pablo Andrade también se lesionó, pero se sumó en las últimas fechas de la Copa Chile. José Luis Jiménez, se perdió casi 10 fechas de la primera rueda tras lesionarse de una rodilla y luego sufrir peste y Sebastián Varas arrastra una dolencia lumbar que le impide entrenar al cien. En tanto, Croce y Pozo terminaron golpeados. Por tal razón, el nuevo preparador físico, Marcelo Palma, tiene una misión clave en la intertemporada que arranca mañana. Ya no hay margen para excusas.

Comentarios