Optimismo económico en Ñuble decae por desempleo

Por: Roberto Fernández 10:50 AM 2018-07-08

Una caída en el optimismo económico reveló la encuesta “El pulso de la economía desde Ñuble”, de la Universidad del Bío-Bío (UBB) y la Corporación de Adelanto y Desarrollo de Ñuble (Corñuble), aplicada en Chillán el 15 y 18 de junio pasado, al comparar sus resultados con la última medición realizada en diciembre, lo que actores locales atribuyeron al efecto de la estacionalidad y el alza del desempleo en la zona. Es así como los encuestados que declaran que ellos o algún miembro de sus familias está sin empleo se eleva desde 14% en diciembre a un 46,2% en junio pasado.

Asimismo, solo un 31,5% piensa que hay oportunidades de encontrar trabajo en los próximos seis meses, cifra muy inferior al 46% de diciembre pasado, diferencia que pasó a engrosar el grupo de quienes no saben o no responden, lo que revela un incremento de la incertidumbre. En cuanto al nivel de temor a perder el empleo, este se mantiene relativamente estable, con un 18,5% que sostiene que es alto, aunque se registra una disminución de quienes tienen un bajo nivel de temor, desde 28% en diciembre a 23,4% en junio.

Respecto a los ingresos del hogar, un 42% piensa que en los próximos 12 meses estos subirán, muy por debajo del  50% de diciembre pasado, pero similar al 41% de mayo de 2017. Asimismo, un 48,6% cree que se mantendrán igual y un 5,4% opina que bajarán. De las personas consultadas, el 13% se declara conforme con su sueldo, no así el 60%, quienes manifiestan que debiesen ganar entre un 10% y 50% más. Asimismo, un 22,6% se manifiesta en contra de la contratación de extranjeros.

Benito Umaña, decano de la Facultad de Ciencias Empresariales de la UBB, advirtió que “el nivel de ingresos de las personas en la zona es bajo, lo que coincide con lo que se ha investigado en el Observatorio Laboral Ñuble y con los resultados del estudio de Flacso, y eso también afecta el consumo y la inversión”.

Juan Ramírez, presidente de Corñuble, reconoció que “estamos de acuerdo que en nuestra zona los sueldos son más bajos que el promedio nacional y que los reajustes son bastante discretos, por lo que ello también explica el pesimismo sobre el futuro de los ingresos”.

La incertidumbre y las expectativas de empleo también se ven reflejadas en las decisiones de inversión y consumo de largo plazo, pues un 79,7% descartó que en su familia piensan comprar una casa en los próximos 12 meses, guarismo similar al 79% de diciembre de 2017 y muy superior al 66% de mayo del año pasado.

Según el académico, “se ve que la gente sigue conservadora respecto a tomar inversiones de largo plazo todavía, y eso a lo mejor está en coincidencia con el tema del empleo, porque hay un mayor desempleo en Ñuble y lo que más me preocupa es que un 46% dice que alguien de su familia está sin trabajo, así como también una alta incertidumbre sobre el empleo futuro, claro que es importante tener en cuenta el factor estacional”. 

Ramírez coincidió con Umaña en cuanto al factor estacional: “si se compara con la última medición, que fue en diciembre, el resultado es distinto porque el ánimo es distinto y había más trabajo”, al tiempo que planteó que “hay que considerar que el deseo de adquirir bienes durables colisiona con la inestabilidad laboral y también con las dificultades para acceder a un crédito, porque muchos sencillamente no son sujetos de crédito”.

De igual forma Alejandro Lama, presidente de la Cámara de Comercio de Chillán, planteó que el factor estacional es clave para explicar el comportamiento del empleo, así como también las expectativas y la toma de decisiones de inversión y consumo de largo plazo.

Economía nacional

Los encuestados mayoritariamente manifiestan que la situación económica del país un año atrás era igual que la actual (47,6%). Por su parte, el 78,8% de las personas consultadas indica que la situación económica general del país en un año más será igual o mejor que la actual. Tan solo el 13,9% se manifiesta pesimista, considerando que la situación económica del país será peor que la actual. 

En Ñuble

En relación a la situación regional, los problemas más importantes identificados para la Región de Ñuble son liderados por la falta de empleo (18,1%), el sistema de salud (16,6%) y los bajos sueldos (12,7%).Para el 61,8% de las personas consultadas la situación económica de Ñuble en la actualidad es regular. En el año 2017 lo fue para el 67%, observándose una leve disminución.

Por otro lado, el 64,2% los encuestados cree que la situación de Ñuble siendo región será mejor que la actual, mientras que las tres áreas que se verán más beneficiadas son empleo (15,7%), infraestructura vial (12,5%) y sistema de salud (12,3%).

En opinión de Umaña, “se ha mantenido un optimismo a nivel de la economía en general, lo que es coincidente con otras encuestas nacionales, de hecho, índices como el Imacec van en esa línea, y también se mantienen optimistas respecto del impacto de la creación de la región”.

Asimismo, el decano expuso que “en todas las mediciones las personas piensan que el territorio se va a ver beneficiado con la creación de la región, y particularmente que el empleo mejorará, que es el área que más preocupa”.

En tanto, Lama sostuvo que “todos tienen muchas expectativas de que la creación de la Región de Ñuble va a mejorar el escenario, pero eso aún no se traduce en un mejoramiento concreto del consumo y de la inversión, nosotros lo observamos en la caída de las ventas del comercio detallista, por ejemplo”.

Por ello el dirigente gremial expresó que “es importante que el Gobierno dé señales más claras para que la inversión crezca, es decir, concretar los anuncios que son parte del programa, como la simplificación de la reforma tributaria”.

Equidad territorial

En otro sentido, se identifica que el 66,2% de los encuestados percibe desigualdad económica en la Región de Ñuble, así como también grandes brechas entre las comunas. Uno de los aspectos que despierta preocupación es la inequidad territorial al interior de Ñuble y la proyección de que el centralismo se seguirá imponiendo en la nueva región. El 74,9% considera que existe desigualdad económica entre las comunas de Ñuble.

En cuanto al territorio que se verá beneficiado con la creación de la región, para el 54,1% de las personas consultadas serán las tres provincias que la conforman, mientras que para el 21,8% solo será Diguillín la provincia más beneficiada. Las comunas menos desarrolladas de Ñuble, para los encuestados, son Trehuaco (10,9%), Ránquil (9,9%) y Ñiquén (7,9%), y por el contrario, las más desarrolladas son Chillán (28,6%), San Carlos (17,5%) y Chillán Viejo (12,9%).

En esa línea, Umaña planteó que “un riesgo que siempre está presente, que la encuesta lo revela, es que ven a la Provincia de Diguillín como la más beneficiada y en eso hay que tener cuidado, porque las comunas que ven con más oportunidades de desarrollo son Chillán, San Carlos y Chillán Viejo, que corresponden a la zona más urbana de la región, en eso hay que poner atención de manera de no repetir lo que siempre se ha criticado, que es el excesivo centralismo”.

Por su parte, Juan Ramírez comentó que “tienen razón los encuestados al creer que la creación de la región beneficiará a las comunas más grandes, porque el centralismo ha estado presente siempre, pero hay que luchar contra ello, que no solo Chillán sea la que obtenga más recursos para inversión, y eso depende mucho de la empresa privada y del sector público”.

Comentarios