Trastornos de ansiedad aumentan por nuevo estilo de vida en Chillán

Por: Nicole Contreras 10:40 PM 2018-07-07

Relacionado

La depresión, esquizofrenia, trastorno bipolar y consumo perjudicial en menores de 20 años son patologías incluidas en el sistema de garantías. 

Si bien las cifras relacionadas a enfermedades de salud mental de la población en Ñuble no se diferencian en mayor medida a la media nacional, el psicólogo Nicolás Donoso, quien trabaja en el Centro de Salud Familiar Violeta Parra, considera que las nuevas condiciones de la ciudad pueden incidir en la tasa de trastornos de ansiedad, que en Chillán alcanza la cifra de 10.006 personas que se atendieron en el sistema de salud pública en 2017. Esto es 1.317 pacientes más que en 2015. 

“Esta es una ciudad que en los últimos 10 años se ha visto con un constante crecimiento exponencial. Crece más rápido que nosotros, por lo que quedan brechas, por ejemplo, la cantidad de personas que hay en Chillán por metro cuadrado está aumentando, y eso implica que las condiciones de empleo y movilización varíen”, explica.

Donoso especifica que los trastornos ansiosos son provocados generalmente por estrés y se manifiestan en crisis de pánico o ansiedad social. 

Otra patología que predomina son los problemas asociados al consumo de alcohol y drogas. Hasta 2017 se contabilizaron 1.918 personas que se atendieron en centros públicos de salud. Sin embargo, la cifra podría ser mucho mayor. 

“Necesitamos aumentar la pesquisa, sabemos que la cifra es mucho más alta de la que tenemos. Todavía hay mucho estigma y a la gente le cuesta consultar por este problema”, reconoce la psiquiatra Claudia Quezada, encargada del Programa de Salud Mental del Servicio de Salud de Ñuble (SSÑ). 

La doctora destaca la dificultad para una persona que consume alcohol percatarse de que padece un trastorno por sí misma. 

“Cuando se les empieza a preguntar si toman alcohol más de dos veces a la semana, si han tenido un problema con la familia o trabajo, y si utiliza el alcohol para tranquilizarse, ahí es cuando se dan cuenta que tienen un problema” explica.

Estrategias del sistema 

La doctora Quezada valora el cambio de paradigma que ha tenido el tratamiento de la salud mental en Chile, creando una Red de Atención Integral, ya que el nuevo enfoque “privilegia la integración de las personas con enfermedad mental a la vida familiar, laboral y social, y contempla solo como un acto excepcional la integración en un establecimiento psiquiátrico”. 

Por lo anterior, solo para problemas psiquiátricos severos se derivará a la Unidad de Hospitalización de corta estadía.

Actualmente existen dos Centros Comunitarios de Salud Mental (Cosam) ubicados en Chillán y San Carlos. 

María Angélica Quijada, directora del Cosam Chillán, considera que hay aspectos que se pueden mejorar.

“Se podría reducir la rotación de profesionales, especialmente del equipo médico; fortalecer y aumentar las horas destinadas a las consultorías psiquiátricas y aumentar la oferta de grupos de autoayuda”. analiza. 

Los Hospitales de Día son otra estrategia implementada por el sistema. En estos centros los pacientes “asisten diariamente y realizan talleres para desarrollar habilidades que les permitan facilitar su interacción familiar, laboral, social, y mejorar su calidad de vida”, explica Claudia Quezada. 

Desafíos 

El SSÑ trabaja en una estrategia que pueda abarcar las enfermedades mentales asociadas a la inmigración. 

“Tenemos que ver cuáles son los factores culturales que tienen ellos, por lo que las prestaciones serás distintas. Migrar es un factor de riesgo porque las condiciones son adversas”, enfatiza la doctora Quezada. 

Nicolás Donoso advierte que a pesar de los avances, lo que es urgente mejorar es “la cantidad de profesionales, nuestra relación de psicólogos por habitante es 10 veces menor que en Argentina”. 

Comentarios