Preparan una inédita norma que regulará a la feria libre local

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 08:45 PM 2018-07-06

La feria libre de Chillán es un punto que recibe miles de usuarios que buscan adquirir productos de diversa índole

A 30 meses desde que fuera promulgada la Ordenanza que rige la Plazoleta Sargento Aldea, comienzan evaluaciones internas con el fin de verificar el grado de cumplimiento de ella por parte de locatarios y se anuncia además una normativa exclusiva para la feria libre.

Para la Municipalidad, la normativa que comenzó a regir en febrero de 2016, ha sido satisfactoria en sus efectos particularmente en lo que se refiere a la apertura de nuevos locales comerciales.

Desde que entró en vigencia, se ha sumado numerosos puestos comerciales en sitios que se habían transformado en bodegas utilizadas para el almacenaje como consecuencia de arriendos que no estaban permitidos.

Si bien la Municipalidad se había dado un plazo de seis meses para intervenir el área y lograr la apertura completa de los locales, hasta el día de hoy existen varios locales que siguen con sus puertas cerradas. Pero cada vez son menos.

El alcalde, Sergio Zarzar, destacó que “han abierto varias bodegas y el impacto visual es claramente notorio en la diagonal de las papas, donde ha cambiado la fisonomía del entorno gracias a los nuevos locales abiertos”.

El concejal Juan López Cruz, presidente de la comisión Mercado del concejo, resalta que “en la plazoleta son muy pocos los puestos que siguen cerrados y cada cierto tiempo se nos solicita la aprobación para nuevos emprendimientos”.

Actualmente ello se nota sobre todo en los que se refiere a la variedad de actividades comerciales que se desarrollan en el sector anteriormente enfocado a rubros más tradicionales.

En la actualidad, en cambio, es posible observar la existencia de negocios relacionados con productos deportivos, de aseo domiciliario, entre otros, lo que ha abierto nuevos usuarios al lugar.

La anterior conformación de la plazoleta, con diagonales identificadas con una actividad comercial definida, fue reemplazada por un modelo de negocios mucho más abierto donde hay rubros que tienden a desaparecer mientras que otros surgen en la medida que nacen nuevos requerimientos entre los usuarios.

Hoy no existe un número actualizado de los locales que están en proceso de apertura, pero desde el municipio chillanejo se destaca que “son varias las ex bodegas que están siendo sometidas a trabajos de hermoseamiento, instalando nuevos pisos y mejorando infraestructura”.

Una de las cosas que se realizan diariamente en la plazoleta es fiscalizar que se cumpla la normativa interna que regula diversos aspectos como las extensiones definidas para cada local hacia el exterior, como asimismo horarios.

Uno de los cambios notorios en la Plazoleta es el hecho que en la actualidad existen solo tres locales establecidos que poseen patente comercial para la venta de alcohol, a diferencia de la decena que se registraba en el pasado, la mayor parte de ellas ilegal.

Evaluación

El concejal Juan López, planteó que si bien las cosas parecen estar en orden, existen situaciones que deben ser analizadas con la Municipalidad y la administración del Mercado, particularmente en lo que se refiere a aspectos relacionados con la seguridad y aseo del recinto.

En este sentido, López agregó que el próximo miércoles 11 de julio tentativamente será realizada una reunión de la Comisión Mercado con la finalidad de que sea entregada una evaluación objetiva de los efectos de la normativa en el Mercado Sargento Aldea.

“Queremos saber el número de locales que han abierto y por qué otros siguen cerrados a pesar de que se había dado un plazo perentorio para que todos abrieran sus puertas al público”.

Además, se pretende saber si la Municipalidad persistirá en el proyecto de construir un espacio para los ambulantes en el patio 5 de Abril que tiene muy poca ocupación.

Junto con ello, se pretende conocer fechas claras respecto de la construcción de techumbre para el patio Isabel Riquelme, frente a la parroquia La Merced.

Feria libre
Uno de los temas pendientes relacionados con ese paseo ciudadano, remarca el concejal Camilo Benavente, es la generación de una normativa que regule el funcionamiento de la feria libre.

El edil señala que si bien existen reglas y códigos internos, muchas veces son sobrepasados, pues “no existe un marco regulatorio claro, preciso y que sea entendido y respetado por todos de la misma forma”.

La necesidad de generar tal reglamentación, recalca, fue analizado “hace más de dos años y hasta ahora no hemos visto avances significativos y la norma escrita está en borrador que no ha sido analizado desde hace más de un año”.

Desde el municipio se indicó que efectivamente “existe un borrador que actualmente está siendo revisado jurídicamente para ser presentado al alcalde y así avanzar para una futura presentación al concejo”.

La idea municipal es “normar y efectuar un ordenamiento para el uso del espacio y dar seguridad de los contribuyentes, estableciendo claramente los derechos y obligaciones de los intervinientes”.

Pero el código buscará, además, ordenar otros temas que no han sido abordados con fuerza por el municipio como es el de la regulación de las pesas y balanzas que se utilizan en el sector.

López agrega que “los usuarios de la feria libre deben tener al menos una manera de comprobar que lo que les dan los comerciantes, tenga el peso convenido”.

Calidad de los productos
Otro elemento que se pretende garantizar es el de la calidad de productos que se venden en la feria respecto de lo cual existen quejas permanentes.

Pero sobre esto, López agrega que muchas veces los locatarios no tienen la culpa de que haya partidas de mala calidad, sino que los responsables serían los intermediarios.

La Municipalidad confirma que la reglamentación que se estudia en la actualidad para el tradicional punto de ventas de la ciudad se enfocará entre otros temas en “espacios, pesos, medidas, exhibición de precios, entre otros temas”.

Se espera que el borrador de la norma para la feria libre sea compartida con los ediles durante la sesión de concejo del lunes 9 de julio.

De esta manera, lo que la Municipalidad busca es que los feriantes instalados en la Plazoleta Sargento Aldea respeten en el futuro una serie de normativas que la entidad edilicia prepara, con la finalidad de mejorar el servicio que prestan a la comunidad.

No se trata de una ordenanza propiamente tal, sino que de un reglamente interno, que está siendo elaborado por el Departamento Jurídico, Administración y la dirección del Mercado, que tendrá carácter de obligatorio.

Hasta ahora, los locatarios instalados en el lugar carecen de preceptos claros que dirijan sus actividades laborales y hasta ahora nadie se había preocupado mayormente de elaborar un documento de aquel tipo.

Comentarios