Concejo de Chillán Viejo removió al administrador municipal

Por: Isabel Charlin Fotografía: Fernando Villa 10:10 PM 2018-07-04

Por segunda vez, en menos de dos meses, el Concejo Municipal de Chillán Viejo se alinea y entrega una dura señal fiscalizadora a la gestión del alcalde socialista Felipe Aylwin.

El pasado 22 de mayo, por cinco votos a favor, el órgano colegiado decidió recurrir al Tribunal Electoral Regional para solicitar la destitución del alcalde, Felipe Aylwin.

Este martes, en tanto, por cuatro votos contra dos (a favor los concejales Susana Martínez, Jorge del Pozo, Pablo Pérez y Patricio San Martín; y en contra, Alejandra Martínez y Nelson Ferrada), el Concejo Municipal aprobó remover al administrador municipal, Ulises Aedo Valdés, quien apenas sea firmado el decreto respectivo deberá alejarse de sus funciones, sin perjuicio de ejercer su derecho a presentar un recurso de protección ante tribunales, o un reclamo ante Contraloría.

La votación, que fue puesta sobre tabla por el presidente (s) del Concejo, Jorge del Pozo, sorprendió ayer a los presentes en la sesión, en la que había varios funcionarios, pues expuso una representante de la asociación en torno a la modificación de la planta. 

Es más, los ediles Alejandra Martínez y Nelson Ferrada cuestionaron la forma en que se decidió discutir y votar el tema (Del Pozo, en su calidad de presidente del Concejo, por encontrarse el alcalde Felipe Aylwin en Santiago, envió un correo electrónico a las 14.17 horas de ayer, introduciendo el tema a discutir), lo que debió incluso ser aclarado por el control municipal: los ediles estaban en uso de sus facultades.

Del Pozo procedió a detallar los argumentos para destituir al administrador, los que a juicio de los concejales, derivaron en una “pérdida de confianza”. 

“Desde el 9 de septiembre de 2014 Ulises Aedo se encuentra querellado por el Consejo de Defensa del Estado como autor del delito de malversación de caudales públicos, sin perjuicio de eventual fraude al Fisco, y en la actualidad, se encuentra formalizado, desde el 8 de marzo de 2018, por diversos delitos de fraude al Fisco y falsificación de instrumento público, en calidad de autor”, sostuvo el concejal radical, citando, además,  dos juicios de cuentas por parte de Contraloría, en los que el administrador se encuentra en calidad de demandado, uno por el caso “desfalco”, y otro, por el pago a funcionarios a honorarios que no realizaron los trabajos por los que fueron contratados.

Se argumentó, además, que en el marco del “caso desfalco”,  Contraloría Regional inició un sumario administrativo, el cual propuso como sanción la medida de destitución del administrador “por faltas a la probidad”.    

Por último, hace unos días se presentó una nueva querella del CDE, dirigida contra el alcalde Aylwin, el administrador municipal, Ulises Aedo, y la ex funcionaria del municipio, Lya González, por el delito de fraude al Fisco; en tanto Contraloría investiga el supuesto ocultamiento de información por parte de Aedo, luego que los concejales recibieran recién el día 8 de mayo de este año, una resolución de febrero del órgano contralor, que instruía al Concejo recurrir al Tribunal Electoral Regional para solicitar la destitución del alcalde Aylwin.

Rol de los concejales
“Dentro de las facultades del Concejo está remover al administrador cuando hay pérdida de confianza. Esto ocurrió de forma paulatina, y obviamente ocurrieron cosas que agravaron todo, como el ocultamiento de información, sumado a un sinnúmero de antecedentes que nos obligaban a tomar una definición en este caso. Lo hicimos con el alcalde, y teníamos que hacerlo con el administrador, pues es lo que nos mandata la ley orgánica, y hoy tenemos tranquilidad, pues hemos cumplido con el mandato que nos da la ciudadanía”, sostuvo Jorge Del Pozo, quien desechó los cuestionamientos en torno a que esta remoción obedece a “pugnas internas de poder al interior del  municipio”.

“Cuando hacemos la pega, es pugna de poder; cuando no la hacemos, somos cómplices. En ésa lógica, nunca haríamos nada. Creo que uno cumple con lo que le corresponde, y en el documento que expusimos en la sesión están los fundamentos”, sostuvo.

“Para mí es una votación dolorosa”, agregó la concejal, Susana Martínez (RN), quien dijo sentir “una pena muy grande por llegar a esta instancia. Estamos en el ojo del huracán, Chillán Viejo solo hace noticia por cosas negativas. Por transparencia, debemos votar por la destitución”, aseveró.

Quien se opuso a la medida, y resaltó la presunción de inocencia de Ulises Aedo en torno a las acusaciones que pesan en su contra fue la concejala socialista Alejandra Martínez. 

“No somos nosotros los llamados a referirnos respecto de la remoción del administrador municipal. No es el momento, no corresponde, y por lo demás, es un tema que se puso en tabla vía correo electrónico recién a las 14.17 horas. Siento que es la justicia la que debe determinar si el administrador es o no responsable de los hechos que se le responsabilizan”, manifestó la edil, quien se trenzó en una fuerte discusión con Jorge Del Pozo, luego que este no permitiera que Aedo tomara la palabra durante la sesión, en su calidad de alcalde subrogante.

LA DISCUSIÓN intentó obtener la versión del alcalde, Felipe Aylwin, quien se encontraba ayer en Santiago para sostener una reunión con el subsecretario de Obras Públicas, junto a los alcaldes de la Asociación Laja-Diguillín, sin embargo, no contestó.

Una vez que se firme el decreto de remoción, lo más probable es que asuma de manera interina la administración municipal la directora de Dideco, Carol Lagos.

Comentarios