Chillanejo saltó alto en el Mundial de Slackline en Alemania

Por: Susana Núñez Fotografía: Facebook 06:20 PM 2018-07-03

Alto saltó arriba de la cinta el atleta chillanejo Matías Sepúlveda, quien tuvo una brillante presentación en el Mundial de Slackline,que se realizó en Alemania.

El deportista, de 20 años, obtuvo el segundo lugar junto al campeón nacional de la disciplina en 2014,  Abraham Hernández, quienes se enfrentaron a 13 duplas de todo el mundo.

Desde tierras germanas, el joven manifestó su alegría por dejar en Alto a Chillán en una competencia de alto nivel competitivo.

"Estoy infinitamente feliz, ha finalizado el Mundial de Slackline en Múnich y junto a mi hermano Abraham Hernández obtuvimos el segundo lugar donde no estuvo fácil, debimos enfrentarnos a equipos muy fuertes como son el Team España, Estonia, Japón y una final junto al Team Brasil , que se lo tienen más que merecidos, felicitaciones para ustedes", comentó el joven.

Para llegar hasta Alemania, Matías tuvo que buscar apoyo para financiar su participación, ayuda que encontró en particulares y en la Oficina Municipal de la Juventud (Omaj), donde gestionaron recursos para cancelar sus pasajes. Por esta razón, tras su desempeño las muestras de gratitud no faltaron.

"Quiero dar infinitas gracias a cada una de las personas que depositó su confianza en mi para poder lograr este sueño, espero que se pudieran sentir representado con nosotros, dimos lo mejor", expresó.

Su experiencia arriba de la cinta lo ha llevado a recorrer Argentina, Brasil y China, donde ha logrado brillar por su destreza. Ha participado en más de 30 competencias, de las cuales en 23 oportunidades ha subido al podio.

En 2015 obtuvo el primer lugar en el Sudamericano de Argentina y en el PreMundial de Brasil logros que se suma a su carrera deportiva que comenzó hace cinco años.

Matías Sepúlveda, de 20 años y estudiante de Trabajo Social, pertenece al club social y cultural Longaline, conformado por 10 deportistas que practican este deporte en la plaza de armas de Chillán Viejo.

 

Comentarios