Presentan estudio para crear nuevo centro cívico en Chillán

Por: Nicole Contreras Fotografía: Fernando Villa 09:25 PM 2018-06-29

En el seminario “Repensando la ciudad” los oyentes pidieron mayor cantidad de áreas verdes. 

Spera aconsejó el trabajo coordinado del sector público, privado y académico. 

La fórmula que permitió cambiar la imagen de Medellín como una ciudad derrotada por el narcotráfico durante la década del 90 y principios del siglo XXI, a una urbe con una planificación urbana adecuada que permitiese reemplazar un basural por un parque y construir centros cívicos, es lo que la arquitecta de la Pontificia Universidad Bolivariana de Medellín, Giovanna Spera, explicó en el Seminario Repensando la Ciudad, organizado por la Cámara Chilena de la Construcción de Chillán (CCHC) y la Universidad del Bío-Bío, entidad que presentó un avance del proyecto que será entregado a las autoridades como sugerencia para construir el futuro centro cívico en Chillán, como nueva capital regional. 

Si bien Chillán tiene una superficie menor a la de Medellín, ciudad conformada por 10 municipios, y carece de la dificultad de la altura que hizo necesaria la construcción de escaleras mecánicas para mejorar la accesibilidad, la arquitecta colombiana asegura que la clave de cualquier avance y cambio en la planificación urbana está en generar vínculos entre las autoridades, académicos, sociedad civil y el sector privado. Así fue como liderados por el entonces alcalde Sergio Fajardo, crearon la Consejería Presidencial para Medellín, con el fin de trabajar en los barrios violentos y generar una ordenación territorial para una ciudad integral.

Spera hizo un llamado al gremio de la arquitectura en Ñuble. 

“No se puede transformar sin rebeldía, no se puede pensar sin hacer, el que hace se equivoca, pero transforma. La norma regula, pero se planifica a través de las ideas”, expuso. 

“Sí nos ha faltado -rebeldía-, nos ha faltado atrevernos a hacer las cosas, a tomar decisiones que son importantes, que sabemos que en algún minuto van a afectar algunos intereses, pero que a la larga son beneficiosas para la ciudadanía”, reconoció Claudia Rigall, presidenta de la CCHC. 

El proyecto 

Sergio Baeriswyl, director del Departamento de Planificación y Diseño Urbano de la Universidad del Bío-Bío y Premio Nacional de Urbanismo 2014 detalló los avances del plan, en el que se reconocieron cinco zonas posibles, con alrededor de 48.000 m2 cada una, para crear un futuro centro cívico que albergue los nuevos servicios: la Estación de Ferrocarriles, el Convento e Iglesia de la Virgen del Carmen, el terreno de la Cárcel de Chillán -siempre y cuando se traslade-, el Hospital Herminda Martín, y los lotes eriazos cercanos a la Universidad del Bío-Bío, en el vértice con Av. Brasil. 

El académico añadió que el criterio que primó en la elección de estas zonas fue principalmente la accesibilidad comunal e intercomunal, así como también la consolidación de la trama urbana patrimonial, el legado arquitectónico, la relación con los servicios públicos y la proximidad a equipamientos básicos. 

Baeriswyl precisó que la estrategia es aprovechar las características comunes de los servicios, agrupando los relacionados a Gobierno con los de economía, desarrollo social y seguridad, integrando la Oficina Nacional de Emergencias junto a ellos, para poder tomar decisiones rápidamente en caso de una emergencia.

Por otra parte propone separar los servicios relacionados al área de salud, integrándolos en la zona cercana al hospital; los de agricultura, ubicándolos en una zona de la periferia y los de cultura y educación, emplazándolos cerca de la zona de patrimonio cultural de la ciudad. 

El arquitecto concordó con la visión de Giovanna Spera, en tener una coordinación de todos los actores, y en trabajar en la planificación y no tan solo en la regulación. 

“Los actores públicos de la ciudad nunca se reúnen para establecer cómo sus puntos van a estar en convergencia, por lo que tenemos un Plan Regulador que va por un lado y la inversión que va por otro”, argumentó.

Los oyentes destacaron el modelo colaborativo expuesto por Spera, y puntualizaron en la ausencia de la creación de parques y áreas verdes en la propuesta

Comentarios