Plan Regulador para la conurbación entró en fase ambiental

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa G. 08:55 PM 2018-06-26

Ambas comunas formarán en el futuro un Área Metropolitana.

El Plan Regulador de la Intercomuna Chillán-Chillán Viejo (Prich) comenzó una nueva fase de desarrollo, que estará orientada a definir los lineamientos ambientales del territorio.

El seremi de Vivienda, Emilio Armstrong Soto, reveló que en la actualidad los esfuerzos están dirigidos a exponer el “inicio de la Evaluación Ambiental Estratégica del plan”, la cual contempla un factor clave de participación ciudadana.

La autoridad regional agregó que en dependencias de la delegación del Servicio de Vivienda y Urbanismo, en Chillán, las personas podrán acceder a la exposición que durará hasta el 10 de julio. Durante este período se podrán hacer aportes al plan, así como también observaciones al avance del proceso de evaluación ambiental.   

El seremi destacó que el plan se encuentra en la tercera etapa de desarrollo (de un total de cuatro), denominada “Alternativas y anteproyecto”, siendo el objetivo de esta fase “elaborar las alternativas de estructuración territorial que permitirán la elaboración del anteproyecto del Prich y su anteproyecto de Plan de Inversiones en Infraestructura de Movilidad y Espacio Público”.

El jefe regional de la cartera informó que además “se realizará el tercer taller de participación con las organizaciones claves del territorio, del ámbito privado, social, académico y empresarial, así como también el tercer taller con los organismos públicos”. 

Además, a partir del 12 de julio, se efectuará una exposición, con un buzón de opinión ubicado en las municipalidades de Chillán y Chillán Viejo, para que la comunidad interesada pueda entregar antecedentes o hacer observaciones a las alternativas del plan, a lo que se sumarán reuniones con las autoridades regionales y comunales.

Factor clave

El delegado de Vivienda en Ñuble, Rodrigo Saavedra, recalcó que el Prich es un factor clave para el desarrollo de ambas ciudades y forma parte de los planes fundacionales de la Región de Ñuble.

El profesional, quien fuera en el pasado seremi del ramo en Bío Bío, destacó el rol que tendrá la planificación para el territorio, donde se requieren inversiones de alto nivel para impulsar el crecimiento de ambas comunas.

Saavedra recalcó que el Plan Regulador Intercomunal Chillán-Chillán Viejo, junto con otros instrumentos de planificación, como el Plan Maestro de Transportes que financiará el Minvu, le darán empuje al territorio.

En consonancia con ello, los municipios de la intercomuna están atentos al avance del nuevo Plan Regulador que regirá el destino de ambas ciudades por los próximos años.

Para el municipio chillanejo el Prich es relevante por cuanto permitirá “enfrentar de mejor forma el nuevo escenario de ser la capital de Ñuble, consolida la ciudad de Chillán como centralidad regional, manteniendo su escala y calidad urbana”.

Desde Secpla se comentó que en el informe se analizan todos aquellos temas que sirvan de base para una planificación de manera integrada con una visión y gestión conjunta entre Chillán y Chillán Viejo.

Otro aspecto importante que se destaca es “el hecho de poder reconocer y poner en valor su  patrimonio tangible e intangible, definir la vialidad mayor que permita mejorar la conectividad dentro y entre sus áreas urbanas, ordenando y planificando el crecimiento de las actividades productivas, residenciales y de servicio, consolidando un sistema urbano – rural que resguarde la actividad agrícola”.

El asesor urbanista de la Municipalidad de Chillán Viejo, Isaac Peralta, planteó que el plan, dado que es un instrumento de carácter intercomunal, permitirá comprender las dinámicas humanas sobre este territorio.

El profesional sostuvo que se podrán conocer “usos de suelos para actividades productivas y habitacionales, así como también la infraestructura de carácter intercomunal. También identificar inequidades en la dotación de equipamiento y espacios públicos, como parques”.

Peralta agregó que otro de los efectos esperados es “proponer el marco normativo que de forma a un territorio que propenda al desarrollo territorial en armonía con el medio natural, socialmente equitativo en acceso a los futuros equipamientos públicos”.

El especialista del municipio chillanvejano remarcó que a través del Prich se podrá, por ejemplo, analizar el parque intercomunal y las vialidades de carácter intercomunal de una conurbación que será cabecera regional.

Debuta en 2019

La nueva carta de navegación para la intercomuna está siendo generada por la empresa consultora Urbe Diseño y Gestión Urbana Ltda.

El principal objetivo del nuevo documento es actualizar y poner en regla la normativa del plan, la cual se ha ido desactualizando desde que fuera aprobado el anterior, que data del año 2007.

Durante el proceso de elaboración del Prich, que estará concluido el año 2019, están consideradas actividades de participación ciudadana, las que se han ido generando de manera organizada.

La idea es trabajar con los municipios y con representantes de la ciudadanía relacionados con cada una de las temáticas del plan, los que formarán un Comité Ciudadano de Participación  que será convocado permanente para consultar y validar los avances. Además, existirán otras instancias de difusión y participación que serán informadas de forma oportuna a la comunidad.

La actualización propone una revisión integral del instrumento vigente, ajustando su normativa a las disposiciones legales y reglamentarias actuales, considerando los criterios de la jurisprudencia administrativa emanada de la Contraloría General de la República y considerando las necesidades de desarrollo actuales y futuras del territorio intercomunal.

Dentro del análisis están consideradas todas las materias que atañen a un PRI (Plan Regulador Intercomunal) en el área urbana, como analizar las zonas de extensión urbana, la clasificación de la red vial pública, los terrenos destinados a vías expresas, troncales y parques intercomunales.

Se suman a ello las definiciones y normas urbanísticas de la infraestructura y las actividades productivas de impacto intercomunal, la definición de las áreas verdes intercomunales, la definición de áreas de riesgo intercomunal, además del reconocimiento de las áreas de protección de recursos de valor natural y patrimonial.

En tanto, en el área rural se pretende actualizar las definiciones de áreas de riesgo o zonas no edificables, las áreas de protección de valor natural y patrimonio cultural y los usos de suelo para la aplicación de permisos de construcción en áreas no urbanas.

El estudio terminaría durante el primer semestre del año 2019. Una vez concluido y dentro del proceso de aprobación, se considera la revisión del instrumento por parte de los municipios y la aprobación por el Gobierno Regional.

Esta carta de navegación establecerá una primera línea de base y propuesta normativa como pilar para el desarrollo de ambas comunas, capital de la Región de Ñuble, orientando un adecuado crecimiento y relación con el medio.

Comentarios