Tras cinco años de control ponen en venta el relleno de Ch. Viejo

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Mauricio Ulloa 10:40 PM 2016-05-09

El relleno sanitario e industrial de Biodiversa, filial de Essbio, ubicado en Chillán Viejo, fue puesto en venta por la empresa tras casi nco años de haberlo adquirido a su anterior propietaria, la firma de capitales españolas y locales, Hera Ecobío.


En septiembre de 2011 Biodiversa anunciaba la adquisición de las instalaciones que reciben desechos domiciliarios e industriales a cambio de 23 millones de dólares y con el compromiso de mejorar las condiciones del lugar.


La transferencia se había producido en momentos delicados para Hera, considerando que tras filtrarse una eventual llegada de arsénico desde empresas mineras, la comunidad comenzó un proceso de fiscalización que se mantiene hasta hoy.


Ahora, mientras se desarrolla el proceso de venta, los vecinos llevaron los múltiples problemas ambientales que se producirían al interior del recinto al Tribunal Ambiental de Valdivia, que recepcionó el escrito que lleva la firma del abogado Nestor Rivas Inostroza, de los concejales Rodolfo Gazmuri y Jorge Del Pozo y vecinos de Chillán Viejo.


El documento consiste en una demanda de reparación de daño ambiental y plantea, a la luz de una serie de antecedentes, que el plantel debiera ser cerrado de manera controlada.


En este contexto la empresa inició el proceso de enajenación de sus activos, lo cual fue encargado a la empresa Credicorp Capital, que ha estado tras la venta y fusión de grandes empresas en Chile.


Según los informes conocidos en Chillán Viejo, Credicorp Capital entregó a las empresas interesadas un perfil de la empresa en venta, donde exponen entre otros antecedentes flujos financieros y técnicos, como cantidad de residuos tratados.


La firma, según los reportes, manejaría mensualmente alrededor de 15 mil toneladas de residuos domiciliarios y otros 12 mil toneladas de desechos considerados como peligrosos.


Tras la entrega de los informes a los interesados, se espera que el 25 de mayo presenten oficialmente sus ofertas por el total del relleno.


La segunda etapa de la venta consiste en la selección de los eventuales compradores más habilitados, quienes participan en un proceso conocido como “Due Diligence”. A través de este es posible investigar todos los datos que la empresa había informado. 


Una vez que concluya esta fase se esperaría que los seleccionados por la empresa que asesora a Biodiversa entreguen la oferta final vinculante para la compra.


Para esta segunda fase pareciera no haber una fecha definida, pero se estima que antes de que finalice este año Biodiversa ya debería manejar ofertas formales. 


Se supone que la firma pretende, al igual que otras empresas, ejecutar este análisis con el objetivo de conocer su valor en el mercado.


Definición de valor

La empresa evita hablar de la eventual venta, pero sí reconoce que está materializando un importante proceso para definir el valor que tendría ante una eventual transferencia.


Paola Nelson, gerenta de Sustentabilidad de Biodiversa, plantea que “como parte del permanente análisis de los negocios de los que participamos, es que nos encontramos analizando oportunidades estratégicas respecto de nuestra filial, Ecobío S.A.”.


La ingeniera plantea que “debemos recordar que adquirimos hace cinco años Ecobío y hemos realizado importantes inversiones y mejoras en la gestión”.


Agrega la gerenta que “si hay algo que nos tiene bastante orgullosos y satisfechos es la relación y comunicación que hemos logrado con nuestros vecinos. Hemos trabajado en conjunto con las comunidades desde nuestros inicios”.


Ahora lo que en Chillán Viejo se preguntan es por qué Biodiversa desarrolla este proceso en momentos de alta tensión, donde sufren permanentes cuestionamientos de la comunidad.


Se suma a ello que las autoridades ambientales han desarrollado fiscalizaciones, controles y aplicado sanciones por incumplimientos a las normativas.


Se estima que la filial de Essbio lo que pretende es verificar cuanto ha podido crecer o valorizarse en estos cinco años desde que adquirieron los activos a Hera Ecobío en 23 millones de dólares.


Desde el año 2011 han desarrollado inversiones, pero también han tenido que lidiar con críticas a las miles de toneladas de sustancias peligrosas depositadas, al menos dos rebalses de sus plantas en el invierno pasado, incendios menores en la planta de desechos domiciliarios, a lo que se suma cuestionamientos de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados, que visitó la zona.

Comentarios