Los ex diablos rojos que están brillando en la Tercera División

Por: Rodrigo Oses 12:35 PM 2018-06-24

Edgardo “Turco” Abdala fue capitán de Ñublense y referente del plantel del 2006 que ascendió a la Primera A. Hoy es entrenador y dirige al sorprendente líder de la Tercera División B, Comunal Cabrero, club que tiene revolucionada a la comuna forestal de Bío Bío y que por primera vez participa en el tradicional certamen que nació en los albores de los ‘80.

“Es el resultado de un buen trabajo que ha sido muy profesional después de haber sido aceptado hace tres meses en la Tercera División. Llegaron 200 jugadores a prueba, dejamos 30 y luego 9 y sumamos algunos jugadores de Tercera que teníamos vistos. Tenemos tres jugadores que habían jugado en Puerto Montt, como Alex Díaz, Jair Castro y Brayan Astudillo, que jugaron en Puerto Montt. Otros que jugaron en Vial y conocen la categoría. Y otros que quedaron libres en cadetes”, detalla Abdala, quien no es el único ex ñublensino que está brillando en el fútbol de los potreros.

En su cuerpo técnico destaca el ex portero de los diablos rojos en los 90’, Alfredo Bravo, quien es el preparador de porteros de Cabrero. Todos los días, Bravo viaja a las 6.30 de la mañana rumbo a Cabrero para entrenar a los goleros, entre ellos, otro ex ñublensino, el ex cadete de Ñublense, Óscar Salazar, quien se ganó el puesto en las últimas fechas.

“En silencio el club ha hecho una gran campaña, vamos punteros de la zona, pero seguimos con humildad. Yo trabajo mucho con los arqueros. La idea es que mejoren cada día sus fundamentos técnicos en la realidad de juego. Con Óscar hice un trabajo especial y ha mejorado bastante. Está jugando como titular y ha respondido. La clave creo, es trabajar intensamente, corrigiendo de inmediato cada error”, recalca el otrora portero nacido en la Población Purén.

Abdala recalca que el proyecto cuenta con respaldo del municipio de Cabrero y el presidente del club es Luis “Chiqui” Chavarría, ex jugador de la U. de Chile y la Selección Chilena. Cuentan con un plantel de 28 aguerridos jugadores a quienes mantienen motivados.

“Les hablamos del proyecto, aun siendo un equipo joven, sonó ambicioso, la convicción y el trabajo nos llevó a estar ahora en el primer lugar. Eso nos ha permitido trabajar de buena forma, por todo lo que entregamos en el trabajo. Hemos hecho un gran sacrificio, juntando recursos mes a mes, para no fallarles a los jugadores ya que se pierde la confianza. Hemos sido cuidadosos por la responsabilidad que tenemos. Porque la idea es proyectarnos. Si logramos un objetivo, tendremos más posibilidades el próximo año”, reflexiona el ex capitán del Rojo, Abdala quien se ilusiona con el ascenso a Tercera A.

“Si seguimos así estamos cerca de lograr algo importante que de fracasar, la idea es seguir con humildad. El estar lejos de los medios nos ayuda a trabajar tranquilos. Tenemos 9 jugadores en pensión, otros jugadores en departamentos o casas, almuerzan en un restaurant del centro, y están cómodos y felices. Hemos sido creíbles como cuerpo técnico, hemos encantado a la gente ya que es un proyecto nuevo, nunca antes Cabrero había tenido un equipo en la Tercera División. Esperamos que las empresas nos respalden para llevar el proyecto más arriba. Queremos llegar lo más arriba posible, ojalá podamos subir en base a trabajo, compromiso, sacrificio y profesionalismo”, sentencia el otrora volante de contención y ex técnico de Fernández Vial.

Alfredo Bravo, su escudero,  revela que de la cantera de Ñublense también han rescatado jugadores que han sido pilares en la campaña del elenco sensación de la Tercera.

En Cabrero son titulares el zaguero nativo de Coihueco, Manuel Betancourt, que formó parte del plantel ñublensino que adiestró Pablo Abraham; el lateral derecho Felipe Urra, quien también debutó en Ñublense con el estratega argentino, el portero Óscar Salazar que es titular en Cabrero tras su bullada salida de cadetes y desde la semana pasado el juvenil sub-19 Benjamín Triviño, quien tramitó su libertad de acción de la cantera de Ñublense.

“Óscar ha ido madurando como arquero y ha respondido ahora que está jugando. Benjamín llega como un jugador de proyección que se irá ganando un espacio”, acota Alfredo Bravo, quien se ilusiona con el objetivo mayor.

“Nuestro primer objetivo es clasificar entre los seis primeros para entrar a la liguilla, pero ahora estamos punteros y la idea es mantenernos con mucho trabajo y humildad”, sentencia.

Cabrero ayer superó por 2-0 a Deportes Quillón y quedó como exclusivo líder de la serie con 29 puntos, a la espera de lo que esta tarde haga Deportes Concepción (26) frente a Provincial Ranco en el estadio Ester Roa Rebolledo.

Ex diablos en el “Conce” 

Deportes Concepción, es el sublíder de la Tercera División B con 26 puntos en vísperas de su duelo de hoy ante Provincial Ranco por la primera fecha de la segunda rueda. En sus filas también destaca la presencia de ex ñublensinos.

En el cuerpo técnico que lidera el entrenador y ex jugador de Ñublense, Esteban “Chino” González, también realiza un trabajo fundamental, el chillanejo y además ex Ñublense, Hernán Blasco.

“Concepción es un grande de la Tercera División, es el candidato natural a subir, y tiene esa presión. Cuenta con una infraestructura de Primera para trabajar y desarrollar un trabajo y dirigentes que lograron sanear la institución. Tiene la obligación de salir de esta categoría y yo espero aportar desde el punto de vista físico en la consolidación de este proyecto”, reflexiona Blasco, ex volante de contención de los diablos rojos, Iberia y Constitución, quien además es docente del Instituto Santo Tomás y del INAF.

En el plantel lila, destacan dos ex Ñublense que buscan una revancha. El volante zurdo Darwin Cerda, que debutó el 2012 con Carlos Rojas en el elenco chillanejo, pero fue desechado por la tienda ñublensina, y el delantero Felipe Albornoz, quien arribó de Malleco Unido donde no tuvo continuidad, tras ser descartado por Emiliano Astorga en Ñublense.

Deja huella en Parral

En tanto, el otrora goleador de Ñublense y ex técnico de las series cadetes del Rojo y del equipo que participó del torneo de la Segunda División Profesional, Marcos Sepúlveda, dirige por segundo año a Buenos Aires de Parral, que marcha tercero en la Tercera División B, con la ilusión de meterse en la liguilla de los seis primeros y luchar por el ascenso a Tercera A.

“Con un plantel reducido en comparación al año pasado, hemos hecho bastante, estamos peleando arriba. Mi equipo es agresivo y le gusta jugar al ataque. La meta es meterse en la liguilla para pelear el ascenso. En esta segunda rueda vamos arremeter para ir por la punta”, sentencia ambicioso el otrora atacante del Rojo.

Comentarios