El arte mural en Chillán resurge con jóvenes talentos

Por: Carolina Marcos Fotografía: Mauricio Ulloa G. 08:25 PM 2018-06-23

30 mil pesos cuesta por metro cuadrado un trabajo mural de los artistas.

Gabriela regresa una y otra vez a la esquina de las calles Constitución y Yerbas Buenas. Se detiene, mira el mural que ella misma pintó en un muro hace algunos meses y se da a la tarea de retocarlo para que el tiempo ni el clima hagan cicatrices en él. Gabriela Ferrada pertenece a la agrupación Pintarte, que desde hace años es la encargada de la elaboración de los murales que aparecen por distintos sectores de Chillán. 

Hace poco Pintarte levantó un proyecto financiado por el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio para ejecutar vistosos murales en distintos puntos de la ciudad, apoyados por varias juntas de vecinos. Ahora, van por otro proyecto, un libro, también financiado por Fondart y que verá la luz en octubre de este año, en donde llaman a ciudadanos a enviar fotografías de murales que hayan detectado. La publicación llevará por título “Memoria gráfica, arte urbano de Chillán”. Y mientras eso ocurre y el proyecto está en plena ejecución, los integrantes del elenco de Pintarte no paran de crear, recorrer y llenar de vida un muro de concreto. 

“El último mural que hice en Constitución con Yerbas Buenas está inspirado en vampiros icónicos del cine, de diferentes épocas. Se trata de un centro odontológico y efectivamente paso a veces a mirarlo. Existe otro que habla del mote con huesillos y que se ubica en la Villa Padre Hurtado, en Urbano Dubois. Ha venido gente de fuera de Chillán a verlo porque es grande y realmente quedó muy bien hecho. En Avenida O’Higgins con Bulnes pintamos durante el verano un pavo real y otras aves. En la misma Villa Padre Hurtado, en la multicancha hay otro mural que habla de la greda de Quinchamalí y que pintamos en el marco del Mes del Patrimonio que se celebró en Chillán”, enumera.

Planes

Los últimos murales que Pintarte ha realizado estarán presentes en este libro que se editará en octubre. Pero Gabriela también maneja una estadística de cuántas obras se han logrado hacer en el último tiempo, dando cuenta de que en Chillán están dadas las facilidades para que los vecinos faciliten los muros de sus viviendas o lugares de trabajo. “Antes de los que pintamos este año, que son ocho, ya teníamos identificados 15 que la agrupación ha pintado en distintos puntos. Todos ellos van a ser incluidos en el libro que estamos preparando. En Chillán no es difícil conseguir muros para pintar. Solo pedimos que sean sectores y lugares visibles porque a nosotros no nos sirve un muro que esté en un sitio escondido. Para la agrupación es importante que nuestro trabajo tenga visibilidad. Los de la Villa Padre Hurtado no están en el centro, pero se trató de un proyecto que hicimos en conjunto con la Junta de Vecinos. Más que pedirle a la gente, nos gustaría seguir trabajando con las juntas de vecinos, para pintar muros con temáticas que sean icónicas para ellos. Estamos elaborando proyectos en ese sentido”, explica. 

La otra lucha de Gabriela y la agrupación es establecer que el pintar un muro es un trabajo para cada uno de los artistas de Pintarte. El metro cuadrado tiene un valor de entre 25 y 30 mil pesos. En esto está Pintarte, en que el trabajo sea valorado y remunerado. 

Comentarios