Investigación en frutales busca potenciar el INIA

Por: Roberto Fernández Fotografía: Mauricio Ulloa 10:30 PM 2018-06-22

En el primer Gobierno del Presidente Piñera, Pedro Bustos Valdivia ya se había desempeñado (2011-2014) como director nacional del Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA), por lo que en esta segunda oportunidad una de sus prioridades será abordar aquellos desafíos que quedaron pendientes, aseguró este jueves en Chillán, en dependencias de INIA Quilamapu.

Bustos es ingeniero agrónomo, productor agrícola y ganadero; también se ha desempeñado en altos cargos ejecutivos de empresas agroindustriales y entidades del Estado, y también en el mundo gremial.

En su gestión anterior destacó el cambio en el foco estratégico del organismo, ampliando su ámbito de acción desde lo silvoagropecuario a lo agroalimentario, fortaleciendo el trabajo de investigación y desarrollo y promoviendo un mayor acercamiento al sector productivo.

Además de reunirse con los funcionarios del Instituto, Bustos recibió ayer a dirigentes de la Asociación de Agricultores de Ñuble y de Fedecarne, con los que abordó el rol del organismo en materia de investigación y transferencia tecnológica.

“Tenemos muchos desafíos, el principal es colocar al INIA Quilamapu en la punta de lo que se está haciendo. Acabamos de tener una reunión con los gremios y hemos hablado sobre la reconversión y el aumento de la superficie de frutales, y nosotros tenemos que estar a la punta de eso, tenemos que tener investigación de punta en frutales; nos hemos debilitado en ganadería, queremos reforzar ese punto; en semillas certificadas somos el principal centro productor y queremos potenciar eso”, afirmó.

En ese sentido destacó el trabajo que se ha hecho en avellano europeo, cerezos y manzanos y dijo que hay investigaciones avanzadas en consorcio con privados en el desarrollo de variedades de manzana resistente a la venturia “que prontamente van a ser variedades comerciales”.

En ese sentido, reiteró el interés de desarrollar nuevas variedades, “porque resulta que hoy los arandaneros tienen que cambiar variedades, y no saben qué variedad, y en producir se demora 2-3 años, y muchas veces ellos hacen ensayo y error, y tienen que pagar royalty y les sale muy caro, y nosotros como INIA deberíamos tener como desafío tener aquí un jardín de variedades donde el agricultor pueda ver los resultados de cada variedad y elegir libremente, nosotros deberíamos aportar más a ese tipo de soluciones”.

Vínculo con productores
Consultado sobre cierto distanciamiento entre el trabajo de investigación y la realidad productiva local, la autoridad sostuvo que uno de los ejes del programa de Gobierno en agricultura es el social, donde la misión, a través de los Grupos de Transferencia Tecnológica (GTT), “es acercarse a los productores y aportar todo este cambio tecnológico”. Asimismo, dijo que otro eje “es ayudar a los emprendedores, es decir, agricultores no tan pequeños, y ahí estamos hablando de encadenamientos productivos, pasando por la industrialización y la comercialización”.

“Queremos acercanos a los productores, sacar las necesidades de la zona, esa es la principal misión, no que investiguemos lo que nosotros creemos que es importante para la zona, sino lo que los agricultores sienten como necesidad”, sentenció.

En materia de financiamiento, reconoció que la situación financiera de INIA no es muy buena. “Tenemos un déficit estructural importante. En el periodo anterior también lo recibí así y lo logré sanear, yo creo que en este periodo me va a tocar hacer lo mismo”. En ese sentido, aseveró que las claves son la priorización y la eficiencia, pero además, planteó que una de las misiones es acercarse a la industria. “Si nosotros hacemos investigación que es útil para la industria, la industria también va a aportar y nos va a ayudar a financiar, que no todo salga del Estado, pero los privados están dispuestos a poner financiamiento cuando lo que se investiga se ve que va a tener resultados”.

Comentarios