Cómo el proceso de instalación cambió el discurso de Martín Arrau

Por: Isabel Charlin 08:20 PM 2018-06-19

Los cuestionados dichos del delegado aparecieron el domingo en El Mercurio.

Un amplio espacio brindó el pasado domingo el diario nacional El Mercurio al delegado presidencial, Martín Arrau, y al proceso de instalación de la Región de Ñuble, el cual culmina en 79 días.

A lo largo de la nota, la autoridad da cuenta de los avances y lo que queda por cumplir, pero también clarifica algo que ha sido un secreto a voces desde que asumió, en marzo: la poca convicción que tenía respecto del proyecto antes de asumir su conducción, principalmente, por el excesivo gasto de fondos públicos.

Basta recordar algunas  de sus primeras declaraciones como delegado: “Estamos priorizando entre cinco y seis seremías”; “Hay que ser mucho más responsables con el manejo de las expectativas” (refiriéndose a la anterior Delegación); y “Hay que ser muy prudentes con el manejo de los fondos públicos”. 

Un realismo que Arrau debió reconsiderar a los pocos días, luego que desde el propio Gobierno dieran luz verde para llevar a cabo una “instalación total”, más completa incluso que la de Los Ríos y Arica en 2007.

Luego de más de tres meses en terreno, el delegado ha ido cambiando su percepción.

“Yo soy re crítico, pero al Gobierno le llegó el proyecto, y hay que hacerlo bien”, dijo en la entrevista del fin de semana de El Mercurio, reconociendo que en el camino se fue convenciendo de la identidad de la región, y de la posibilidad de focalizar de mejor manera las políticas públicas con el nuevo territorio.

Respuesta del mundo político
Las palabras de Martín Arrau de inmediato generaron diversas reacciones en el mundo político local. El primero en cuestionar sus dichos fue el senador PPD, Felipe Harboe.

“Es un descriterio dar una declaración como ésa cuando lleva ya varios meses en el cargo. Es muy legítimo que él no haya estado convencido originalmente de crear la región, pero cuando una autoridad está encargada de implementar la región, de recorrer las comunas y los ministerios motivando para que se instalen los servicios y lleguen inversiones, una declaración de esa magnitud es no comprender el rol que tiene asignado por el Presidente de la República.

Además, creo que la nota del diario, en general, es negativa, no deja bien parada a la región, y el corolario son las declaraciones del delegado”, sostuvo el parlamentario.

Desde el oficialismo también hubo cuestionamientos.

“El delegado no tiene opinión propia. El delegado representa el sentir del Gobierno, y éste tiene una instrucción clara, que es implementar la región lo mejor posible, porque es el mandato del Presidente de la República. Yo hubiera preferido que si el delegado no estaba absolutamente convencido, hubiera optado por no aceptar el cargo, porque si uno está instalando una región y no está convencido de su proyección, partimos mal. Yo evalúo positivamente su diagnóstico, y espero que entienda que con los elementos que tiene, partirá en desmedro en relación a otros territorios. Ése fue el principal el fundamento para convertirnos en región”, sostuvo el diputado RN Frank Sauerbaum, quien advirtió que si Arrau asume en septiembre como intendente, “tendrá un cargo político, lo que le exigirá otros esfuerzos y aptitudes... ( ) Si tiene déficit político, nosotros como RN estaremos ahí para suplir esa necesidad”.

Quien también fue crítica respecto de las declaraciones de Arrau, fue la diputada PPD, Loreto Carvajal.

“Habla mal del delegado hacer parecer que el Gobierno nos está haciendo un favor. Me llama la atención, o al menos me sorprende, que deje dudas respecto de su convicción en torno a nuestra nueva región”, aseveró.

El diputado, Carlos Abel Jarpa, fue más conciliador.

“Lo importante es que quienes independiente de lo que piensen o hayan pensado y que hoy están a cargo de la instalación, lo hagan bien. Mi función es cooperar y fiscalizar”, sostuvo.

El diputado DC, Jorge Sabag, en tanto, planteó que “él (Arrau) ha sincerado una situación que le ha pasado a muchas personas, que es que en un principio no creyeron en la necesidad de crear esta nueva región, y que con el trabajo en terreno se han dado cuenta que efectivamente es imperioso contar con este nuevo territorio, por lo altos índices de desigualdad que existen, la pobreza, la falta de conectividad y otras dificultades”, aseveró.

En tanto, el diputato UDI, Gustavo Sanhueza, defendió la gestión del delegado presidencial.

“Me parece que Martín Arrau ha asumido con gran responsabilidad y compromiso el proceso de instalación regional, que es lo realmente importante. Las opiniones personales pasadas o el escepticismo que algunas personas plantearon en su minuto con la creación de la Región de Ñuble, en ningún caso condicionan el trabajo actual que es esencialmente colectivo y que se fundamenta en la priorización de tres Gobiernos que han respaldado transversalmente la iniciativa. En política, debemos tener mucha claridad que las opiniones individuales dejan de ser opiniones cuando se asumen responsabilidades en el Gobierno, y en ese sentido, Martín Arrau ha demostrado una visión clara y contundente durante todo el proceso de instalación”, sostuvo.

Comentarios