Osbén: “En Ñublense inicié el despegue de mi carrera”

Por: Rodrigo Oses Fotografía: Diario de Concepción 2016-05-09

El ex arquero de la Selección Chilena en el Mundial de España ‘82 y subcampeón de América los años 1979 y 1987 con la Roja, Mario “Gato” Osbén, contesta su celular desde su hogar en Chiguayante con voz pausada, pero apenas se entera que el motivo de la llamada es recordar su revelador paso por Ñublense, su timbre se dinamiza y se escucha un hombre agradecido.

Es que el ex portero que se forjó en Deportes Concepción y que después de su paso por Chillán inició una fructífera carrera atajando en Lota Schwager, Cobreloa, Unión Española y Colo Colo, reconoce que en el arco chillanejo trazó la ruta hacia la consagración.

El actual concejal de Chiguayante de 65 años llegó con 20 a Chillán para integrar el plantel de 1971.

Ese recordado plantel, de la mano del técnico Pedro Morales, se mantuvo por 22 fechas invicto y rozó el título, pero debió conformarse con el subcampeonato ante una fiel hinchada que llenaba el antiguo estadio Nelson Oyarzún.

El “Gato”, desde su hogar, donde hace meses superó un infarto para seguir apasionándose con el fútbol amateur de Chiguayante, evoca esa temporada en la que su estampa y voladas sacaron aplausos en el mítico estadio Nelson Oyarzún Arenas.

-Usted llegó a préstamo de Concepcion. ¿Cómo recuerda esa temporada en Ñublense en la que se formó un gran plantel que rozó el ascenso?
- Tuvo mucha importancia, porque Deportes Concepción me presta a esa institución para que comenzara a jugar y a ganar rodaje. Y tuve un gran año, fui elegido el mejor arquero de la Segunda División y de ahí mi retorno a Concepción fue para ser titular, por eso fue muy trascendental mi paso por Ñublense.

- Estuvieron 22 fechas invictos, pero ¿qué pasó que no lograron ratificarla con el título y el ascenso?
- Hicimos una gran campaña. Perdimos ese campeonato cuando empatamos con San Luis en Quillota. Después seguimos jugando bien, pero ahí se nos escapó el título. Muchos compañeros recuerdo de ese plantel como Benito Ríos, José Bodabilla, Orlando Aravena, Luis “Bigote” Godoy, Esteban Varas, Neftalí Vásquez, el”Gato” Arriagada, teníamos un gran equipo y Pedro Morales como entrenador.

-¿Usted llegó con el apodo de “Gato” o comenzó a ganárselo en Chillán?
- Viene de familia. Es que mi tío jugó fútbol profesional en el tiempo de la Academia de Magallanes, en los ‘40 fue campeón, le decían “Gato” y era centrodelantero. Después siguieron mis tíos, yo, mi hijo.

-¿Qué recuerdos tiene de la barra del Mercado que en los ‘60 ya se había hecho fama de fiel?
- Espectacular la hinchada de Ñublense. Jugábamos a estadio lleno, fueron lindos momentos.

-¿Es verdad que la barra del Mercado los apoyaba dentro y fuera de la cancha?
- Sí, era una barra espectacular. Nosotros íbamos al Mercado y volvíamos a casa cargados de alimentos y frutas, gratos recuerdos y lindos cariños con esa gente.

-¿Qué dirigente de la época recuerda por su gestión?
- Si no me equivoco, Luis Foster. Nunca tuvimos problemas económicos, lo que pasa es que jugábamos muy bien, íbamos punteros y jugábamos a estadio lleno siempre. No había problemas para que pagaran los sueldos. Siempre estuvieron al día

-¿Qué significó Ñublense en los inicios de su carrera como jugador ahora que el club cumplirá 100 años?
- Un momento grato, fueron mis inicios, yo estaba en Concepción y era suplente, me prestaron a Ñublense, hicimos una gran campaña y volví a Concepción como titular, fue el club donde inicié mi despegue.

-¿Cree que Ñublense merece estar en Primera?
- Sí, siempre será una buena plaza. Con una buena temporada podrá subir, pero más allá de eso siempre será buena plaza.

-¿Cómo recuerda el antiguo estadio Nelson Oyarzún?
- Ahora es distinto, al lado teníamos la cancha de tierra, una cancha bien mantenida, era un estadio de buen nivel para jugar.

-¿Cómo lo marcó Pedro Morales, el entrenador de ese plantel que pudo subir a Primera?
- Pedro era un nombre muy correcto, paternalista, amigo del jugador, era un hombre al que no se le podía fallar. Siempre estaba ahí para dar un consejo. A veces yo me quedaba un día en la semana en Chillán y viajaba el resto de los días a Concepción. Después él se fue a Colo Colo y me llevó. Fue un entrenador muy comprensivo y cercano.

-¿Lo marcó Ñublense?
- Sí, tengo hermosos recuerdos con la gente de Chillán, me atendieron muy bien e hicimos una gran campaña con los diablos rojos, la gente se portó de manera muy especial y me ha manifestado su cariño toda la vida.

Osbén y la tricota que llevaba un diablo como polémico símbolo en el pecho

Mario Osbén fue elegido el mejor arquero de la Segunda División en 1971 cuando formó parte de un gran plantel

Comentarios