Buscan terminar con el 5% de calles sin pavimentación en Chillán

Por: Edgar Brizuela Fotografía: Víctor Orellana 09:25 PM 2018-06-14

En El Roble aún quedan muchas calles, sobre todo pasajes que carecen de una buena carpeta de rodado.

Concejales han solicitado un catastro actualizado de calles sin pavimento.

En Chillán, futura capital regional, aún existen calles de tierra que a pesar de los esfuerzos desplegados por vecinos y de las autoridades, no han podido alcanzar el estándar que luce el resto de las arterias de la ciudad.

La ciudad presenta, según antecedentes municipales actualizados, el 95% de calles con pavimento. Pero aún cuando existe una cantidad elevada de cumplimiento en ese ámbito, los esfuerzos no se pueden detener hasta que el último retazo obtenga una carpeta asfáltica que permita evitar los problemas del barro en invierno y el polvo en suspensión en verano.

Para seguir reduciendo el déficit en pavimentos, la Municipalidad de Chillán convocó a dos concursos de antecedentes que tienen como finalidad seleccionar a  profesionales que se harán cargo de formular proyectos de pavimentación participativa.

La idea es que los profesionales elegidos a través del Mercado Público sean capaces de presentar las iniciativas ante el Servicio de Vivienda y Urbanismo (Serviu), que es la entidad que maneja un fondo concursable para la construcción de pavimentos nuevos y repavimentar calles y pasajes de tierra o con alto deterioro, priorizando sectores residenciales más vulnerables.

Para concretar esos planes la entidad edilicia pidió el apoyo de profesionales que se encarguen de gestionar inicialmente las pavimentaciones de dos sectores densamente poblados de la ciudad y que tienen aún calles en precarias condiciones, como son Sarita Gajardo y El Roble.

Según el organismo municipal, la asesoría tiene como objetivo contratar la consultoría profesional para “la elaboración de un diseño de pavimentación participativa, con financiamiento municipal, por un período máximo de 50 días, quien se encargará del diseño del proyecto y de su respectiva aprobación Serviu, asumiendo la subsanación de observaciones que dicha entidad gubernamental le pudiese hacer, hasta la aprobación correspondiente”.

Los antecedentes indican que el gobierno comunal está dispuesta a pagar alrededor de $14.000.000 para que los profesionales designados concluyan con éxito las labores encomendadas en ambos barrios.

Proyectos

En el caso de la Población Sarita Gajardo, donde el plan costará $8 millones, se solicita generar un diseño de ingeniería para el proyecto de pavimentación participativa  “por aproximadamente 1.557 mts. de calzada y 120,37 mts de acera”. 

Para las calles de esta población se deberá realizar el diseño de pavimento de acuerdo a las recomendaciones del Minvu, con la finalidad de postular al referido programa estatal.

En la Sarita Gajardo se consideran 12 pavimentaciones de pasajes y calles como Chañaral, Chañarcillo, Punitaqui, Mejillones, La Cancelaria, Andacollo, Endesa, Negreiro y Caldera.

En las bases de la licitación  se plantea la necesidad que los estudios entregados al municipio contengan una memoria de cálculo de pavimentación y de aguas lluvias, especificaciones técnicas, presupuesto estimado de las obras, planos de construcción, entre otros elementos.

Adicionalmente, el informe debiera incluir calicatas de pavimento de acuerdo a lo exigido por Serviu y otras exigencias que puedan realizar las entidades asociadas a la aprobación de las iniciativas.

Al estar la Población Sarita Gajardo integrada al programa “Quiero mi Barrio”, se da la opción de que sus pavimentos postulen sin tener que presentar aporte de los vecinos.

En el caso de la Población El Roble, la licitación para seleccionar al consultor considera un presupuesto de $6.000.000.

En el caso de este conjunto habitacional, se solicitan proyectos de ingeniería para aproximadamente 551 metros de calzada y otros 230 metros de acera. 

En general, lo que se pretende es pavimentar 12 tramos que favorecerán a los pasajes 4 Poniente, 6 Poniente, 9 Poniente, Los Espinos y otras calles del sector suroriente de la ciudad.

Según los antecedentes municipales, quienes se hagan cargo de los estudios tendrán un plazo aproximado de 50 días para entregar sus informes con todos los antecedentes solicitados en las bases que rigen el concurso.

Espera de años

La presidenta de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Chillán, Cecilia Henríquez, planteó que los proyectos de pavimentación definitiva han sido largamente esperados por los vecinos y por lo tanto espera que se resuelvan en el corto plazo.

La dirigenta agrega que en general la comunidad piensa que en la ciudad de Chillán, futura capital regional, no existen calles de tierra, pero lo cierto es que son más numerosas de lo que se piensa.

Hay muchas calles que aún no presentan pavimento en diferentes lugares de la ciudad y están en poblaciones muy antiguas o en zonas residenciales nuevas donde las constructoras no ha tenido cuidado de pavimentar todos los sectores”.

Henríquez agregó que la pavimentación participativa es una buena alternativa para gestionar asfaltado, pues “los vecinos se encargan de financiar mínimamente los proyectos y en general a nadie les pesa hacerlo, sino que lo hacen pensando en el beneficio que tendrán”.

Catastro

Sobre la carencia de pavimentos en Chillán, el concejal Víctor Sepúlveda precisó que “desde el año pasado que vengo pidiendo al municipio que nos entregue un catastro con las calles de la ciudad sin pavimento y ello no ha ocurrido”.

Sepúlveda sostuvo: “me temo que en la ciudad son muchas las calles o retazos de calles y avenidas de tierra y son más de las que el municipio quiere reconocer”.

Agregó que “el próximo paso que debe dar la Municipalidad es realizar un catastro de las calles con pavimento, pero que requieren ser repavimentadas”.

Comentarios