La trayectoria política de uno de los alcaldes más votados de Chile

Por: La Discusión 12:15 AM 2016-05-09

Fernando Chávez aún era concejal cuando compañó un día al equipo municipal a cargo de la construcción de un “nuevo puente” de cuyo nombre, mejor no acordarse…

El diseño era espléndido, y para su realización el municipio se había asegurado de contar con la cantidad de cemento y fierraje más que necesarios. Expectantes, todos veían cómo el coloso cobraba vida y las palmas estaban ansiosas por batirse en señal de bienvenida al estelar símbolo de progreso.

A un costado, sin embargo, el concejal advirtió la presencia de un lugareño, quien con su aspecto campesino miraba el proceso y movía la cabeza en señal de rechazo. Fernando Chávez se le acercó y le preguntó si le gustaba cómo estaba quedando el puente. “¿Cómo me va a gustar, si muy lindo será, pero en invierno el río pasa por otra parte”, le contestó.

“Y tenía toda la razón, en efecto hoy, durante el invierno, la mitad del río inunda el lugar. Eso me marcó porque me di cuenta de que no podemos ignorar la opinión de la gente del campo, del vecino que conoce mejor que nadie estas tierras y sabe muy bien lo que se necesita y lo que no. Como alcalde, eso ha sido una clave para lograr los avances”, reflexionaba en una entrevista hace un año el fallecido jefe comunal de Pinto, la comuna que le dio un 84% de los votos en 2012 para que volviera a ser una vez más el principal administrador y gestor de sus barrios y campos.

Chávez, nieto de Manuel Chávez, quien fuera corregidor de esa comuna y director de la Escuela Municipal de Pinto por más de 40 años, creció en un hogar en donde la política y la administración pública era un tema para la sobremesa, para entender el mundo, la sociedad y una manera de estructurar la filosofía de vida de cada integrante de esa familia.

Por eso no fue extraño que cuando con apenas 14 años, Fernando Chávez le confesara a su familia que algún día iba a ser el alcalde de esta comuna. Pero no todo fue por su familia como motivación: en el colegio, las palabras de su profesor Héctor Correa, del tristemente perdido ramo de Educación Cívica, terminaron por hacerle entender la belleza de la vocación de servicio y despertó en él ese espíritu cívico, ese espíritu de ser parte del mundo de la política.

Pero la tarea no estaba en sus manos. Es necesario recordar que en esos años los cargos de alcalde eran designados por el Gobierno y no los elegía la ciudadanía como ocurre hoy. La vocación, sin embargo, estaba de pie y calzaba esos siempre bien lustrados botines de huaso con que Chávez solía presentarse en público y que más de alguna broma escolar le mereció cuando estudiaba en el Colegio Concepción, de Chillán. 
 

Carrera política
No le costó mucho ser designado por sus compañeros de colegio como representante de sus intereses y así, de dirigente estudiantil llegó a ser director de la Asociación de Agricultores de Ñuble, director de la Cámara de Comercio de Chillán y miembro de la Junta de Vigilancia de Copelec.

Reinaldo Espinoza, histórico dirigente del comercio chillanejo, recordó su paso por el gremio: “estuvo aquí antes de ser concejal de Pinto por un periodo de dos años, siempre fue responsable y se preocupó siempre por el gremio”.

En 2004, postuló como candidato a concejal de la UDI y fue electo con la primera mayoría (16,06%) para el periodo 2004-2008. Claro, era “Fernandito”, nieto de don Manuel e hijo del conocido agricultor Fernando Chávez, quien para los pinteños fue siempre “uno de ellos”, un hombre de campo pero con potente voz en la ciudad.

Impregnado por la sabiduría que le prodigaban los vecinos del sector rural, Chávez comenzó a adquirir un carisma tal que lo llevaron a ganar la elección de alcalde en 2008 con un 56,88% de los votos; y cuatro años después, a imponerse ampliamente en la reelección, con un 83,55%, una de las tres más altas votaciones del país. 

De su gestión, se destaca haber logrado la pavimentación del 97% de las calles de Pinto, un 70% de cobertura de agua potable rural; la construcción de “plazas vivas” en Pinto, El Rosal, Las Trancas y Recinto, del edificio consistorial, y contar con dos estadios provistos de camarines, baños, graderías y luminarias en Pinto y en Ciruelito, entre otros avances.

Chávez, además, se desempeñaba hasta su muerte como secretario general de la Asociación de Municipalidades de Chile (Amuch) y como presidente distrital de la UDI, entre otros cargos, y estaba listo para emprender su vuelo hacia el parlamento. De hecho, ya había anunciado su intención de dejar el municipio para postular como candidato a diputado en la próximas elecciones de 2017.

Comentarios