"Se murió el mejor de todos los que somos alcaldes en Ñuble"

Por: Felipe Ahumada Fotografía: Fernando Villa 12:05 AM 2016-05-09

Las huellas negras y profundas de una frenada que se arrastraba por cerca de 30 metros sobre terreno inestable y húmedo más la declaración del copiloto, Edgardo Contreras, le permitieron a los carabineros de la SIAT Ñuble generarse la impresión preliminar del accidente que más impacto ha causado en Ñuble en los últimos años.

En el caudal del canal que cruza el puente Lluanco, cerca del sector de Tejerías, estaba la cabina de la camioneta de la Municipalidad de Pinto que había terminado volcada.

En el asiento del conductor, inmóvil y sin vida estaba la cabeza de una comuna que en cosa de pocos años cambió sus caminos de tierra de aspecto décimonónico por rutas pavimentadas.

Estaba el portador de cientos de promesas, estaba la esperanza de encontrar alguna de esas siempre esquivas posibilidades de hallar un empleo, estaba el carisma más potente de las últimas décadas de esa comuna que hoy cuenta con un estadio, un rodeo digno de un Champion, una casa consistorial como no hay otra en Ñuble; estaba el motor que llevó agua potable a lugares olvidados y secos.

A los 46 años, fallecía Manuel Fernando Chávez Guíñez, padre de dos niñas, esposo de María Alejandra Jaque Blu, el depositario de los sueños de muchos vecinos, el alcalde histórico de Pinto.

“Se murió el mejor, el mejor de todos nosotros los alcaldes de Ñuble, se murió”, dijo casi certificando oficialmente cualquier parabién imaginable, la alcaldesa de San Fabián, Lorena Jardúa.

El alcalde, quien en 2012 fuera la primera mayoría provincial con cerca del 87% de los votos, estaba compartiendo en la casa de unos amigos y a eso de las 04.15 horas se retiró del lugar rumbo a Chillán.

Se encontró con Edgardo Contreras, conocido en todo Pinto como “el Galo”, un dirigente deportivo quien le pidió un aventón.

Fue su testimonio lo que le permitió descartar al personal de la SIAT que se haya dormido al volante.

“Por las huellas del terreno, por el tipo de accidente, es decir, del tipo volcadura, se puede establecer preliminarmente que el conductor de la camioneta, es decir, el señor alcalde, circulaba a una velocidad no adecuada para las condiciones de ese camino ni para el tipo de puente que intentó cruzar”, explicó el teniente Christian Jorquera, jefe (s) de la SIAT Ñuble.

El estudio  de la dinámica del accidente demostraría que Chávez no logró hacer coincidir el rumbo de su camioneta con el acceso del rústico viaducto de madera, y una de las ruedas del vehículo se salió de los límites, haciendo volcar completamente la Mitsubishi Montero y caer dos metros abajo, hasta el lecho.

El “Galo”, en cambio, resultó sólo policontuso y según lo que él mismo relató al personal de Carabineros, “lo trató de sacar de la cabina, pero el alcalde estaba inconsciente y además, se había trabado el cinturón de seguridad, por lo que no pudo completar la maniobra. Según las indagaciones preliminares, habría fallecido por inmersión, aunque eso debe certificarlo el Servicio Médico Legal”, puntualizó el teniente Jorquera.

El cuerpo del jefe comunal fue sacado por Bomberos y llevado hasta el Servicio Médico Legal, punto que poco a poco fue reuniendo a familiares, amigos, funcionarios del municipio pinteño y a políticos de todas las tiendas políticas, quienes llegaban pronuncinando lo que parecía un “santo y seña” consensuado: “No lo puedo creer”.

El féretro salió de la entidad estatal cerca de las 16 horas rumbo a la capilla de Nuestra Señora del Tránsito, frente a la plaza de armas de Pinto. La carroza se demoró una hora y 10 minutos en llegar, debido a que en cada arteria que conecta a las cuatro avenidas con el camino a Pinto, se cruzaban decenas de vecinos de Chillán a tocar el carro, lanzar flores o hacer ondear globos blancos para imitar al cielo, que con nubes del mismo color le brindaban una merecida bienvenida.

Los funerales serán en el cementerio Parque Las Flores mañana martes, tras la misa en su memoria que se iniciará a las 10.00 horas en Pinto.

 

Comentarios