Gobierno licitará estación móvil de contaminación en Chillán

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 10:05 PM 2018-06-11

2012 año en que se inauguró la estación de monitoreo del sector Purén.

La saturación se da principalmente por la mala calidad de la leña, con más del 25% de humedad.

El Gobierno tiene planeado licitar la compra de una estación móvil de monitoreo de la contaminación por humo de leña, según adelantó el secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Mario Delannays.

Con la nueva tecnología, de tipo portátil, el Ejecutivo busca fortalecer las mediciones de saturación por material particulado fino (MP2,5) que, en el caso de Chillán y Chillán Viejo, permitan afinar los pronósticos de calidad del aire que entrega la Intendencia de la Región del Bío Bío durante la ejecución del programa de Gestión de Episodios Críticos del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) local.

El funcionario hizo el anuncio el mismo día en que confirmó que la Subsecretaría del Ministerio del Medio Ambiente estaba gestionando la compra de cinco estaciones meteorológicas (una para la intercomuna), que sirvan como fuente de recolección de antecedentes que ayuden a mejorar las proyecciones.

“Todo esto apunta a fortalecer la red de monitoreo. Lo que la comunidad nos está exigiendo es ser más certeros  en nuestro pronóstico, lo que encuentro toda la razón y por eso estamos buscando mejorar esa certeza, esa efectividad, hacerlo dinámico y en más tiempo real(...); inclusive más adelante vamos a licitar una estación móvil”, precisó días atrás.

Moderno sistema

Desde la Seremi de Medio Ambiente explicaron que los planes de adquisición de equipos móviles, como el que se usaría en Ñuble, lo está gestionando la propia Subsecretaría del MMA.

De hecho, la repartición pública inició la semana pasada el proceso de licitación de una estación móvil para la Región de Los Lagos, en  la que se tiene previsto invertir un monto de $17.300.000.

“El objetivo principal del contrato es implementar un sistema integral de monitoreo portátil, que incluya mediciones de calidad del aire, meteorología y registros visuales, para determinar de manera temprana el nivel de contaminación atmosférica en zonas urbanas de la Región de Los Lagos, desprovistas del monitoreo de esta componente ambiental”, establece las bases del concurso para la zona sureña, justificación que debería ser la misma para el Bío Bío y Ñuble.

Como un instrumento complementario y que forma parte de la misma licitación, la Subsecretaría del MMA gestiona la adquisición de un drone, que permitirá la obtención de registros visuales aéreos en formato de imágenes y videos, lo cual, a juicio de la cartera de Gobierno, permitirá evidenciar eventos de elevada concentración de material particulado en el aire en zonas urbanas de interés.

“Para determinar el estado de la calidad del aire de una zona geográfica específica, se requieren de mediciones de calidad del aire y medición de las condiciones meteorológicas locales. En Chile existe la Red Nacional de Calidad del Aire que realiza el monitoreo de esta componente ambiental principalmente en zonas urbanas de gran población. Al respecto, se debe subrayar que la mayoría de las zonas urbanas más pequeñas y que apreciablemente podrían tener elevados niveles de contaminación atmosférica, no cuentan con el equipamiento que permita determinar el grado de contaminación al que están expuestos sus habitantes”, argumenta la Subsecretaría del MMA.

Otra de las justificaciones que consignan las bases de la licitación es que, en el caso de la Región de Los Lagos, las autoridades comunales sistemáticamente han pedido mediciones exploratorias de calidad del aire, que permitan estimar el grado de exposición a la polución por humo de leña de las poblaciones afectadas.

El problema crece en Ñuble

La futura compra de la tecnología significará una oportunidad ideal para que las comunas ñublensinas con mayor densidad demográfica sepan a ciencia cierta qué tan saturado es el ambiente respirable en el que viven. 

Si bien Chillán y Chillán Viejo son los lugares más críticos en cuanto a la polución por quema de astillas, hecho más que confirmado a la luz de los resultados que entrega la estación Purén e INIA, existen otras ciudades que están presentando elevados niveles de saturación, como son los casos de San Carlos, Bulnes y Coelemu.

Desde el 2016 LA DISCUSIÓN viene recogiendo denuncias de vecinos y autoridades de esas tres ciudades, las cuales hablan de que el uso del popular combustible durante la calefacción está perjudicando de manera grosera el ambiente, tornándolo poco saludable.

En la capital de la Provincia de Punilla, las calles y pasajes de conjuntos habitacionales como Las Américas, Lagos de Chile y 11 de Septiembre, el grado de polución es más que palpable de acuerdo a lo denunciado por los lugareños, situación que se agrava por la mala costumbre de quemar basura de algunas personas.

Además de lamentar la situación que tienen que pasar todos los años entre abril y septiembre, y recalcar que el mayor impacto se está dando en gente de la tercera edad, niños y enfermos crónicos de asma y bronquios, los vecinos recalcan la necesidad de que se mida la contaminación y al mismo tiempo que se ejecuten políticas de concientización sobre el consumo responsable de la biomasa y los riesgos a la salud.

Antes de conocerse la eventual compra de la estación móvil, en San Carlos ya estaban evaluando algunas medidas como la generación de una ordenanza para la regulación del comercio de leña y la firma de un convenio con la Seremi de Medio Ambiente que permita la instalación de una estación de monitoreo.

De acuerdo a lo manifestado por los vecinos de Coelemu, el mayor grado de saturación en la comuna se advierte en la Población 11 de Septiembre. Es más, dirigentes vecinales como Mario Unda, calculan que al menos el 20% de la ciudad está sufriendo de una alta contaminación.

A juicio de la Unión Comunal de Juntas de Vecinos de Bulnes, al menos en los últimos tres años la saturación por humo de leña ha ido en aumento, situación que lo asocia al crecimiento sostenido de la ciudad.

El dirigente social Carlos Alvarado, lamenta que en la comuna no existan lugares en donde se pueda comprar leña seca y certificada, razón por la cual los vecinos terminan adquiriendo astillas verdes o literalmente mojadas, lo que provoca la excesiva cantidad de emisiones al ser combustionada.

Comentarios