Proyecto de recambio de estufas no será priorizado en el GORE Bío Bío

Por: Jorge Chávez Fotografía: Fernando Villa 09:25 PM 2018-06-08

El mes pasado se cumplió un año desde que la Secretaría Regional del Ministerio del Medio Ambiente, liderada en su momento por Richard Vargas, enviara un ambicioso proyecto al Gobierno Regional (GORE) del Bío Bío, con el objetivo de masificar el programa de recambio de calefactores para las comunas de Chillán y Chillán Viejo.

La iniciativa promovida por la entonces autoridad regional apuntaba a conseguir recursos del Fondo Nacional de Desarrollo Regional (FNDR) del orden de los $3.500 millones, dinero suficiente para adquirir al menos 4.000 modernas estufas, las que permitirían impulsar de manera importante a una de las dos medidas estructurales del Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA) intercomunal. De hecho, los cálculos oficiales preliminares hablaban de que se podría garantizar el recambio de equipos de a lo menos dos años.

Con el millonario financiamiento garantizado, el Ejecutivo pretendía mejorar los magros índices de cumplimiento de la política ambiental, que hasta el momento no supera el 4,4% de avance.

Compromisos olvidados

Mario Delannays, a pocos días de asumir el cargo de nuevo Seremi de Medio Ambiente, ratificó que la iniciativa se mantenía como una alternativa esencial de su despacho y era vista como posible fuente importante de recursos. Incluso a fines de abril pasado confirmó que estaba coordinando detalles del caso junto al intendente Jorge Ulloa; pese a ello, el proyecto nunca avanzó hacia etapas decisivas de aprobación.

La Discusión, a través de su página web, consignó el último jueves una información entregada desde la Intendencia del Bío Bío, la que explicaba que la solicitud de recursos estaría cumpliendo un trámite regular en Contraloría, razón por la cual se estaría dilatando su visto bueno. Es más, los antecedentes añaden que tras sortear esa etapa de revisión, los fondos podrían ser aprobados sin problema alguno, lo que en rigor demostraría el real compromiso del gobierno regional con la intercomuna de Ñuble.

Sin embargo, fuentes de la Intendencia entregaron a LA DISCUSIÓN una reveladora información en la que se confirma que el gobierno regional no dará prioridad a la iniciativa, por lo que se descartaría que sea aprobada en el tiempo en que Ñuble, administrativamente hablando, siga siendo parte de la Región del Bío Bío.

Los antecedentes mencionan que la razón por la que nunca se le dio urgencia a la medida, responde a un tema meramente político. En la información a la que tuvimos acceso, una autoridad regional recalca de manera explícita que el Gobierno no pretende apoyar el pedido de la anterior administración   debido a que Ñuble en poco más de dos meses y medio se convertirá en región, de modo que, añade, tendrá que ver este tema en su propio GORE que se constituirá a partir del 5 de septiembre próximo.

Discurso contradictorio 

La negativa del GORE Bío Bío de aprobar recursos para el programa de recambio de estufas en la intercomuna de  Ñuble, se contradicen con el discurso oficial planteado en Concepción desde el momento mismo en que se promulgó la ley con la que se creaba la Región XVI (en agosto del 2017) y ratificado por las nuevas autoridades.

El mensaje que en su momento se dio fue que el Bío Bío iba a apoyar las causas e iniciativas de Ñuble hasta el último día previo a la separación definitiva, situación que, a la luz de los hechos, no se viene cumpliendo.

Otro de los ejemplos que demostrarían lo anterior, es la millonaria inversión por $5.200 millones para la compra de carros forestales de Bomberos anunciada a inicios de mayo por el intendente Jorge Ulloa, desembolso de recursos en la que el Consejo Regional (CORE) no consideró  a Ñuble.

Con el objetivo de obtener dinero para hacer crecer su flota de lucha contra el fuego, el Cuerpo de Bomberos de la zona decidió preparar un proyecto por $3.100 millones  para presentarlo al CORE del Bío Bío.

Apoyos

Los consejeros ñublensinos consultados por el tema, advirtieron que de confirmarse la información sería una pésima y poco criteriosa política la decisión del Gobierno.

“Sería muy lamentable y se entendería en el sentido politiquero; porque de repente puede ser un tema político la revisión que hagan las autoridades de la conveniencia de un proyecto y que podría no ser apropiado hacerlo en determinado momento, pero no descartarlo por otras razones”, comentó el consejero regional (Core) del Partido por la Democracia, Arnoldo Jiménez.

Por su parte el Core de la Democracia Cristiana (DC), Hernán Álvarez, advirtió que el hecho podría calificarse como un acto de “pequeñez política”, pese a que, recalcó, no está de acuerdo con la medida de recambio de estufas que propone el PDA para la intercomuna.

“Yo no comparto esta medida de recambio de estufas ni ayer ni hoy, porque creo que se debe promover la electricidad y el gas para combatir la contaminación; sin embargo, esto a mí me parece que sería un Gobierno pequeño, pero a mí me parece que el tema es mucho más de fondo(...), acotó.
A juicio del core de la Unión Demócrata Independiente (UDI), Jézer Sepúlveda, el que el proyecto ambiental chillanejo no se haya definido se debería más que todo a la falta de recursos en el Gobierno central.

“El problema es que se apobaron muchos proyectos en el Gobierno pasado, pero sin recursos; no hay dinero y ahora estamos en un momento complejo, de modo que muchos de ellos van a quedar al debe. De modo que en este invierno va a ser difícil que se aprueben los fondos para las nuevas estufas”, opinó.
El militante de derecha si bien admitió que cuando Jorge Ulloa era diputado estaba en contra de la creación de la Región XVI, aclaró que ahora se confiesa defensor de la causa local.

“Cuando Jorge Ulloa era parlamentario no quería nada con la Región de Ñuble y era un problema político, pero cuando asumió como intendente conversamos con él y dijo que su oposición pasó a la historia y aseguró que iba a fortalecer la nueva región. De hecho, van más de $10.000 millones aprobados para Ñuble, entonces es falso que no se le haya apoyado; es más el último proyecto grande que se aprobó es un estadio para Ránquil por $1.100 millones y para otras comunas”, reiteró.

LA DISCUSIÓN trató de comunicarse con el intendente del Bío Bío, Jorge Ulloa, al igual que con el seremi de Medio Ambiente, Mario Delannays, pero desde sus oficinas de Comunicaciones afirmaron que por tema de agenda, dada la presencia de ministros en Concepción, no iba a ser posible el contacto telefónico.

Comentarios