Calefacción eléctrica es más barata que pellet, kerosene y gas

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 09:30 PM 2018-06-06

Tres ferias sustentable ha realizado la Seremi del Medio Ambiente en Chillán, en la que se han exhibido los diferentes sistema de calefacción eficiente.

La tímida mañana lluviosa de este martes, dio paso por la tarde a una intensa y persistente jornada de precipitaciones que hizo estragos en los principales calles de la intercomuna, sobre todo en las del centro de Chillán.

Pese al impacto vial negativo, reflejado en anegamientos en diferentes puntos de la capital de Ñuble, el agua caída ayudó a limpiar el ambiente respirable local, que amenazaba con mantener por cuarto día consecutivo los extremos niveles de contaminación por humo de leña asociados a Emergencia,  según constan los registros históricos del monitor Purén.

La estación de monitoreo, que forma parte del Sistema de Información Nacional de Calidad del Aire (Sinca), indica que desde el último sábado 2 de junio la saturación por material particulado fino 2,5 (MP2,5) de la intercomuna fluctuó con  promedios diarios entre los 212 y 232 microgramos por metro cúbico (ug/m3), aire considerado como tóxico para la salud de las personas.

De acuerdo a los antecedentes que maneja el Ministerio de Medio Ambiente (MMA), la contaminación por MP2,5 a causa de la combustión de biomasa, representa el 93% del total de saturación que se vive en la zona en las temporadas de otoño e invierno. 

Los datos oficiales precisan que el 56,6% de las viviendas de la intercomuna (cifradas en 79.130 de acuerdo al último Censo 2017) usan leña para cocinar, calefaccionar ambientes y/o calentar agua, lo que dejaría que más de 44.787 hogares tienen al vegetal como el principal combustible. En efecto, los hogares de la Zona Saturada de Ñuble que utilizan este derivado, emplean al menos 3,7 metros cúbicos (m3) anuales, lo que en rigor dejaría que aproximadamente se queman 165 mil m3 a nivel local.

Esa fue la principal razón del Estado para promulgar el Plan de Descontaminación Atmosférica (PDA), el cual si bien apunta a reemplazar un total de 20 mil estufas ineficientes en el lapso de una década, al tercer año de vigencia el número de equipos chatarrizados alcanzan solo 895.

Alternativas
A manera de concientizar a la comunidad sobre la gama de ofertas de calefacción más limpia que existen en el mercado, el MMA implementó la página web www.calefaccionsustentable.cl, portal donde es posible hacer cálculos referidos al gasto mensual asociados a cada uno de los sistemas diferentes a la leña, en las que se incluye a la electricidad (aire acondicionado), pellet, kerosene y gas.

El ejercicio realizado por LA DISCUSIÓN, consideró una casa de aproximadamente 100 mt2, con un uso diario del equipo de calefacción de seis horas y manteniendo una temperatura confort de 20º Celsius. 

De acuerdo al ejercicio práctico, utilizar un aparato de aire acondicionado (Split A/C) significaría un gasto que va de entre los $39.000 y los $48.000, lo que deja un promedio de $43.500.

El costo mínimo por usar pellet es de $43.000, en tanto que el consumo máximo podría alcanzar los $52.000, siendo el promedio un desembolso de $47.500.

Si bien el kerosene, después de la leña, es el combustible más barato, mantener el consumo y temperatura en una vivienda en las condiciones descritas, es más costoso que la electricidad y el pellet. Calefacción Sustentable indica que el gasto mensual estaría entre los $58.000 y $71.000, lo que en rigor serían $64.500 como promedio.

El gas licuado de petróleo (GLP) resultó ser el combustible más caro de los cuatro analizados. Según la función calculadora del MMA, climatizar una casa de 100 mt2 están en el rango de los $61.000 y $75.000, lo que equivale a un costo promedio mensual de $68.000.

Respecto a la leña, el consumo fluctuaría entre los $35.000 y $42.000, dejando un promedio que sería de $38.500, solo $5.000 menos que el sistema eléctrico de aire acondicionado.

Los equipos de calefacción consignados por el Ministerio de Medio Ambiente para la realización de los cálculos, son aquellos certificados por la cartera, de modo que garantizan la eficiencia en el consumo del combustible.

Reconversión
Según un estudio realizado por las empresa Abastible, con el que analizó cuál sería la inversión económica que deberían hacer los hogares para dejar de utilizar equipos de calefacción a leña y reemplazarla por otros que usen combustibles más limpios, el cambio al gas natural o gas licuado de petróleo (GLP), es la opción más económica, si se la compara con la parafina y el pellet.

De acuerdo a las estimaciones del Centro de Análisis Intelis de la Facultad de Economía y Negocios de la Universidad de Chile, serían $550.600 el costo que debería inyectarse para dejar la biomasa y optar por el combustible fósil. El monto en el caso del GLP está calculado en referencia a los dos equipos de calefacción que deberían adquirirse, totalizando $240.000, a los que se le sumarían el valor de la instalación, obras civiles y materiales, que rondarían los $317.000.

Para el gas natural se necesitaría solo un calefactor, el cual bordearía los $450.000; el presupuesto calculado no considera obras civiles y solo menciona el pago por una conexión de cañería que asciende a $105.600.

Recambiarse al pellet significaría invertir aproximadamente $750.000 en la compra de una estufa certificada (sin instalación), en tanto que instalar una a parafina es la opción que más presupuesto necesitaría, siendo el costo de $850.000.

Comentarios