Parques para Chillán

Por: 03:40 PM 2016-05-07

A los chillanejos les gustaría poder disfrutar de grandes parques a pocos minutos de sus casas, pero lamentablemente, la falta de visión de sus autoridades en las últimas décadas despojaron a la ciudad de aquellas zonas disponibles para crear áreas verdes que hoy se han convertido en conjuntos habitacionales. Y es precisamente esa falta de visión la que no le ha brindado a Chillán una planificación urbana adecuada, que considere al menos cumplir con la superficie mínima de áreas verdes recomendada por la Organización Mundial de la Salud (mientras el organismo recomienda 9 metros cuadrados por habitante, en la ciudad la cifra llega apenas a 2 metros cuadrados).

En ese contexto, se valora la preocupación de la actual administración municipal por enmendar el rumbo y dotar a la comuna de una mayor superficie de parques. Hoy, Chillán cuenta con poco más de 30 hectáreas de áreas verdes y el objetivo es sumar cien hectáreas en los próximos veinte años, a través de una estrategia que considera construir un gran parque en un terreno contiguo al aeródromo, y otros dos parques, en los sectores oriente y el poniente, respectivamente.

Este último, conocido como Parque Ultraestación, es el más avanzado, luego de que fuera aprobada la expropiación del terreno donde estará emplazado y que será financiada por el Ministerio de Vivienda, en una operación para la que dispuso $340 millones a pagar por el paño de 1,5 hectáreas perteneciente a Inmobiliaria Nueva Vía S.A., filial de la Empresa de Ferrocarriles del Estado. La iniciativa completa, que también será financiada por esa entidad estatal, corresponde al Plan de Regeneración Urbana (PRU) que se pretende ejecutar desde este año en la ciudad. “El proyecto busca desarrollar un espacio público que genere una conexión entre la actividad ferroviaria y el barrio histórico, transformando un actual terreno baldío de Ferrocarriles en un parque de jerarquía”, señala el informe que recibió días atrás la seremi del ramo. 

Por otra parte, el municipio local está a la espera de cerrar la permuta de terrenos con la Dirección General de Aeronáutica Civil, para construir en el paño ubicado a un costado del aeródromo local un gran parque público que además de ser un pulmón verde para la ciudad, debe cumplir un rol integrador de la comunidad, objetivo que no se logra con la proliferación de pequeños parques de barrio, que están destinados a los habitantes de dichos sectores, y son más bien segregadores.

Se necesita, asimismo, un rol más activo del sector privado, específicamente de las constructoras que desarrollan conjuntos habitacionales, en la creación de áreas verdes. Pero dicha acción debe ir más allá de lo que exige la ley, que es un estándar mínimo, sino que aportar de manera efectiva a la generación de espacios de gran tamaño para el disfrute de la comunidad.

El objetivo de aumentar la superficie de áreas verdes en Chillán, sin embargo, se enfrenta a un  gran obstáculo: el financiamiento limitado por parte del municipio, que obliga al mismo gobierno comunal, como también a los parlamentarios locales y de los consejeros regionales a gestionar mancomunadamente recursos del nivel central y regional. 

Desde tiempos remotos el ser humano ha aprendido a estimar los espacios verdes urbanos y a sacar buen partido de las ventajas que le ofrecen. Nuestra ciudad padece un notable déficit en esta materia y ahora hay estudios y encuestas que lo confirman y dejan en claro cuáles son las demandas y las observaciones que la ciudadanía hace respecto de esta cuestión que está siempre entre las primeras preocupaciones de los chillanejos. Una “aspiración verde” que las autoridades y quienes pretenden serlo ya no pueden desoír.

Comentarios