Factores para la felicidad

Por: José Luis Ysern de Arce 2016-05-07
José Luis Ysern de Arce

Sicólogo, Sacerdote; Licenciado en Teología; Diplomado en Psicología Clínica; Master en Psicología; Doctor en Psicología. Docente Jornada Completa de Psicología Universidad del Bio-Bio. Asesor Nacional de AUC

En este mismo diario, durante el mes de abril, se han comentado varias veces los resultados de una encuesta muy interesante, realizada por un equipo de académicos de la Universidad del Bío-Bío. El cuestionario iba dirigido a los habitantes de Chillán para que se pronunciaran acerca de su experiencia y percepción del propio bienestar. Vaya ante todo mi felicitación a los queridos colegas académicos por hacer que la Universidad salga a la calle a escuchar a los hombres y mujeres de a pie, a escucharlos sobre lo que verdaderamente les interesa. La Universidad debe ser la conciencia crítica de la sociedad; mediante sus estudios y enseñanzas colabora para que los habitantes de la ciudad desarrollemos un feliz sentido crítico, una visión criteriosa acerca de la sociedad y de nosotros mismos, y construyamos así una patria mejor.

En la investigación citada se habla de cinco grandes factores que vendrían a ser los más importantes para el logro del bienestar según la percepción de los encuestados, descritos en una muestra representativa y significativa. Aunque no necesariamente el sentimiento de bienestar coincida del todo con el de felicidad, lo cierto es que se refuerzan mutuamente ambas experiencias.

Estos factores de bienestar-felicidad aparecen en el siguiente orden de preferencia según lo publicado en estas páginas: 1) Familia, 2) Trabajo, 3) Satisfacción sexual, 4) Ingreso económico, 5) Educación. De confirmarse estos resultados quiere decir que la nuestra es una sociedad mentalmente sana; resultados así nos animan a mantener viva la esperanza de un mundo mejor, una sociedad más justa, criteriosa, equilibrada. 

Ahora a los líderes y responsables de las diversas instituciones que configuran el organigrama de nuestra sociedad corresponde sacar las conclusiones necesarias, y ejecutar las correspondientes tareas, para que estas experiencias subjetivas de las personas comunes y corrientes se mantengan en el tiempo y sean cada vez más universales. Estas numerosas personas que han sido encuestadas, y que representan a los habitantes de una ciudad tan importante como Chillán, bien merecen la pena ser escuchadas. Estas personas nos están diciendo que la felicidad viene asociada al sentimiento de familia, de pertenencia, de vivencia relacional. Con sus respuestas dicen que la felicidad y el sentimiento de bienestar es inseparable de la vida comunitaria, y que por lo tanto el individualismo egoísta, a pesar de parecer tan presente por doquier, no hace la felicidad. 

En este campo la experiencia y la ciencia psicológica llegan a rotundas e idénticas conclusiones: todo egoísta y todo individualista se amarga a sí mismo y destila amargura. Cuando las personas de la encuesta dicen que se sienten bien gracias a la familia, a su trabajo y a la satisfacción sexual, quiere decir que los valores relacionales de estas personas están por encima del afán de consumo y del dinero por el dinero. Por satisfacción sexual se entiende en buena Psicología una visión de la relación de pareja que es holística, es decir, que integra el aspecto físico, psíquico, afectivo, anímico y espiritual. Es mucho más que una pobre y miope visión de la sexualidad, reducida a lo simplemente genital. 

En resumen, los resultados de esta encuesta, tal como los conocemos, dan a entender que las personas se sienten mejor consigo mismas cuanto más abiertas están al otro por medio de la convivencia, del trabajo, y de sus relaciones afectivas. Eso es algo muy sano.

Comentarios