“Kaykün” de arándano, un vino frutal de Ñuble para el mercado Gourmet

Por: José Luis Montes Fotografía: Mauricio Ulloa 10:15 PM 2016-05-06

Con asistencia del director ejecutivo de FIA, Héctor Echverría, y consejeros regionales, se realizó este viernes el lanzamiento de Kaykün -del mapudungun “Labrar la Tierra”- un espumante de arándanos de baja graduación alcohólica, ganador  de cofinanciamiento del Fondo de Innovación para la Comeptitividad Regional ejecutado por la empresa local Milanese, que ha liderado otras iniciativas de este tipo.

El nombre original del proyecto es “Elaboración de una bebida alcohólica carbonatada a base de los azúcares fermentables propios del arándano  que sea comercializable, basándonos en las preferencias del consumidor en la búsqueda de productos con altos contenidos de antioxidantes”, y por razones técnicas no se le puede llamar ni vino ni espumante, debido a que no cumple con la graduación -es de 8º- y por no proceder de uva.

La iniciativa fue explicada por Gloria Lillo, coordinadora del proyecto, quien señaló que la idea se basó en dar utilidad al arándano que no cumple con la especificación para exportación, que en Ñuble es un producto abundante y que muchas veces queda en el huerto.

Explicó que se pensó en un público joven, donde hay una tendencia a no consumir tragos fuertes, lo que está potenciando los vinos y espumantes y también a buscar productos más saludables, lo que se logra con el arándano, que es reconocido como un fruto rico en vitamina C y antioxidante, como también generoso en fibra, potasio hierro y calcio.

Pese a su corta vida y a la edición limitada de esta primera partida que consideró 5 mil litros, ya hay muestras de esta bebida en China, Estados Unidos e Italia, mercados en que se conoce el vino de arándanos, pero no los espumantes de este fruto. Según Gloria Lillo la recepción hasta aquí ha sido buena y existen buenas expectativas de mercado y que esperan escalar en la producción.

De partida ya cuentan con otro producto novedoso que es el vinagre de arándanos y están incursionando en otros líquidos de interés en la línea del vino y espumante.

En el transcurso del proyecto se determinó optar por el método “champenoise” para darle la característica burbujeante al producto para lo que se contó con la valiosa colaboración del enólogo local Edgardo Candia, que tiene experiencia en este tema ya que asesora a un grupo asociativo de pequeños viñateros de Ránquil y Quillón, que han desarrollado un espumante de uva de alta calidad.

Una de las características del sistema chapenoise es la doble fermentación, que permite una burbuja más fina y utiliza un sistema semiartesanal denominado “degüelle”, para sacar la borra, concentrándola en la boca de la botella y congelándola, para extraerla. 

Tanto Gloria Lillo, como Héctor Echeverría, en sus intervenciones, dieron cuenta que hubo una discusión sobre los méritos del proyecto, donde finalmente la fuerza de los argumentos jugó a favor de este nuevo producto.

El producto tiene un valor en el mercado de entre 8 a 12 mil pesos y se encuentra en campaña de mercadeo.

Encadenamiento productivo
El director ejecutivo de FIA, Héctor Echeverría, hizo una breve intervención, destacando la gran potencialidad que tiene la provincia de Ñuble en el tema de los productos innovadores, señalando que hay una infinidad de sabores y tecnologías productivas que rescatar, dando pie a iniciativas agroindustriales.

Dijo que también hay una tarea pendiente a nivel local para integrar el turismo con la agricultura, en actividades atractivas como la vendimia y la producción de flores. “Tenemos mucho que mostrar”, afirmó.

Agregó que hay un campo grande  para desarrollos innovadores en el campo de la agroalimentación, en un mundo que está cada vez más ávido de productos gourmet, sectores que piden más acceso a alimentos saludables, con elementos como polifenoles y antioxidantes.

También mencionó que hay que aprovechar que en la zona se cuenta con apoyos como INIA, o las universidades, que pueden facilitar la concreción de iniciativas privadas.

Respecto al fermentado de arándanos,  dijo que es un buen ejemplo de estos y que incorpora un nuevo producto interesante a la canasta de Ñuble: “Cuando vengan turistas a las Termas de Chillán podrán llevar éste y otros productos”.

La ceremonia terminó con una degustación de Kaykün, una bebida burbujeante de un color azulado pálido, refrescante, con sabor a fruta, que tuvo buenos comentarios de los presentes, entre los que se encontraban el diputado Carlos Abel Jarpa, los consejeros regionales de Ñuble Hernán Alvarez y Cristian Quiroz, los directores regionales del SAG, Jaime Peña, y de INIA, Rodrigo Avilés.

Comentarios