Anticipan disputa por control del Consejo Regional Ñuble

Por: Edgar Brizuela 05:15 PM 2018-06-03

La presidencia del futuro Gobierno Regional de Ñuble, aunque no lo quieran reconocer los consejeros electos, es sin duda uno de los objetivos prioritarios para ellos, quienes silenciosamente comienzan a analizar internamente y con sus asesores las fórmulas para hacerse con el cargo que tiene singularidades importantes y una cuota de poder de relevancia.

Restando menos de cien días para que comience a operar en plenitud la nueva Región de Ñuble, los seis consejeros del territorio ya están estudiando las fórmulas que utilizarán para distribuirse el trabajo interno, lo que pasa necesariamente por establecer, por ejemplo, el número de comisiones.

Pero, la figura del presidente es la que despierta en mayor medida el interés de los representantes de la región, dado que se trata de un grado que le permite más que ningún otro un mayor control de las actividades internas.

Ello, porque quien presida el Consejo podrá de manera privilegiada disponer de las citaciones a sesiones, elaborar la tabla de la sesión, presidir las sesiones y dirigir los debates además de ordenar que se reciba la votación, fijar su orden y proclamar las decisiones del consejo.

Su figura, es especialmente relevante, pues en no pocos casos debería dirimir cuando se produzca un empate en el resultado de las votaciones. Se suma a ello que será el primero entre los consejeros en mantener contacto con las autoridades políticas y judiciales del territorio.

Además, el presidente del Consejo será la cara más visible del Gobierno Regional y como tal será el encargado de participar en hechos políticos clave como dar la cuenta pública, tanto al intendente como al consejo, así como a los alcaldes de la región y a la comunidad regional, de las normas aprobadas, soluciones adoptadas, acciones de fiscalización ejecutadas por el Consejo y todo otro hecho relevante que deba ser puesto en conocimiento de las autoridades indicadas. 

Además, es quien actuará en representación del Consejo en los actos de protocolo que correspondan y cuidará de la observancia del reglamento que regula el funcionamiento del Consejo Regional.

Empate

El tema ha sido analizado por los consejeros regionales, quienes probablemente deberán someter la designación del presidente del Core a una negociación interna considerando que se da la peculiaridad que en la actualidad la oposición y el oficialismo están empatados.

Por un lado, las fuerzas opositoras cuentan con Hernán Alvarez Román, Arnoldo Jiménez y John Andrades, en tanto que en las filas gobiernistas están Javier Ávila, Rodrigo Dinamarca y Jezer Sepúlveda.

Hernán Alvarez, quien plantea que es prematuro comenzar a abrir escenarios, por ahora puramente tentativos, reconoce, sin embargo, que en las negociaciones internas se puede llegar a una medida de consenso como es que la presidencia sea compartida en dos períodos iguales por dos consejeros.

Para Álvarez, el tema sin duda será solucionado a partir de un acuerdo político que se debe dar una vez que se instale el Consejo Regional el 6 de septiembre próximo.

Sobre el tema, el consejero Rodrigo Dinamarca destaca que en la actualidad nadie tiene atributos superiores respecto de otros ni ventajas para asumir la presidencia.

“Cada uno de los consejeros tenemos el mismo peso y ¿por qué no podremos ser todos presidentes?”, se pregunta el delegado de Ñuble ante el Gobierno Regional.

Dinamarca enfatiza que entiende que si el tema se zanja a través de un acuerdo político cree que el período que les corresponde hasta diciembre de 2021 se puede dividir en seis para que cada uno tenga la presidencia por períodos equitativos.

El consejero Arnoldo Jiménez reconoce que existen negociaciones sobre este y otros temas vinculados con la actividad interna del Consejo Regional que serán vistos oficialmente cuando se instalen formalmente.

En todo caso, el ingeniero destaca que un tema que ya ha sido visualizado es el de las futuras comisiones de trabajo del Consejo Regional, las cuales serán menores que las que hay en la actualidad.

Entre los consejeros existe unanimidad respecto de que las comisiones de trabajo deben ser redefinidas y generar grupos temáticos que engloben a varias que tienen matices similares.

Desde esta perspectiva, Dinamarca sostiene que en las conversaciones previas han llegado a la conclusión que, por ejemplo, una comisión deberá incluir aspectos políticos y de relaciones exteriores mientras que otra estará orientada a fomento productivo y turismo, mientras que otra puede estar enfocada a temas de obras de inversión.

Lo que parece estar fuera de toda duda es que las comisiones serán solo cinco, las cuales serán presididas por un consejero regional en particular. Además, el presidente del Consejo no podrá presidir una comisión para que se enfoque solo a sus funciones.

Otros temas que deben analizar es el reglamento interno y con los partidos la elección del Secretario Ejecutivo del organismo.

Comentarios