Roma pedirá a la PDI acceso a la causa del cura Fernández

Por: Felipe Ahumada 11:55 AM 2018-06-03

Mauricio hoy es médico. Durante su juventud pensó en una carrera religiosa y desde Ñuble se fue a estudiar al Colegio San Pedro Nolasco de Santiago, como internado.

“Me salí, porque ya eran demasiadas las cosas raras, era realmente increíble. Para mí la decepción fue uno de los golpes más fuertes que he recibido en mi vida, imagínate que decidí salirme de todo el día en que tuve que poner mi velador como tranca para la puerta cuando dormía, porque cada noche el cura trataba de entrar. Eso para mí fue demasiado”.

El médico radicado hoy en Santiago asegura que en ese proceso al que se somete todo joven que busca ser sacerdote, “hay dos años en los que te prohíben comunicarte con absolutamente nadie de tu familia. Hoy que lo veo desde lejos me doy cuenta que semejante régimen no tiene  ningún valor en la formación espiritual ni en la consagración de la fe, es solo un periodo planificado perversamente para que ellos (los curas) pudieran hacer lo que quisieran”.

Pero el profesional nunca hizo una denuncia formal y como todas las personas que “confidenciaron” alguna situación semejante a La Discusión durante esta investigación, pidieron total reserva de identidad.

Y lo mismo le ha ocurrido a Ana Mirena Romero, representante chillaneja de la Red Nacional de Laicos, quienes este fin de semana se reunieron en Osorno para definir los lineamientos que les permitan poder destapar los casos de abusos sexuales dentro de la Iglesia.

“La gente tiene un miedo impresionante, sobre todo, en Chillán, donde nos hemos encontrado con un secretismo atroz. Descubrimos que incluso hay grupos que se han dedicado a borrar toda información y evidencia que pueda servir para iniciar causas de investigación”.

Romero, quien fue presidenta del Teléfono de la Esperanza en Chillán, aclara que uno de los casos de desaparición de documentos es el certificado de atención médica que en 2009 le realizaron a un menor de edad quien era feligrés de una capilla de El Tejar.

Vecinos de la capilla explicaron que “un día ese niño se comenzó a inferir heridas con un destornillador y lo tuvieron que llevar al hospital. Allí dijo que todas las noches veía a un hombre de capa negra llegar a su pieza y meterse a su cama. Todos saben a quién se refiere”.

Mirena Romero afirma que “ese caso es el único que nos llegó en ese mes de mayo, pero sabemos que hay muchos más y queremos hacer un buen trabajo. Para eso me voy a tener que ir a Santiago e investigar desde allá y así evitar todas las presiones que sabemos que nos van a llegar”.

En Chillán, esta agrupación laica espera congregar a todos los profesionales católicos que quieran ayudar a investigar estos casos, en una reunión que tendría lugar el próximo 16 de junio en un lugar aún no definido.

La Fiscalía se abre a ayudar

A las 17.47 horas del viernes pasado, Jaime Escobar, editor de la revista Libertad y Reflexión, tipeaba las últimas líneas de un informe que le envía a sus contactos en Roma, en donde -dice- están profundamente interesados en ponerle fin a este escándalo que sacude a la Iglesia en Chile.

“Esta es la gran oportunidad que tiene la Iglesia para limpiar todo esto, no solo en materia de abusos sexuales, sino en materias de poder y otros”, dice el editor de la revista fundada hace más de 30 años por el obispo y exauxiliar de Santiago, Jorge Hourton, Rafael Agustín Gumucio y por el sacerdote y activista chileno, José Aldunate.

Respecto a Chillán, asegura que tras la investigación de la PDI y la Fiscalía a raíz del homicidio del cura Cristian Fernández Fleta (16 puñaladas en su casa, en abril de 2009), y en la que se descubrió que había al menos 8 curas de Ñuble que se declararon homosexuales y asistentes a fiestas gay, “ahora Roma quiere pedir todos esos antecedentes a la PDI”.

Y no solo sobre ese caso, sino sobre la denuncia que hace unos años hizo una mujer quien denunció que un sacerdote invitó a su hijo a una fiesta que al final terminó siendo una orgía, “y que lamentablemente nunca se supo si este joven era o no menor de edad, porque entendemos que la denuncia no siguió adelante”.
Si bien la fiscal Marcia Venegas, a cargo de la investigación del homicidio de Fernández Fletá recibió en 2013, una solicitud del obsipo de Chillán, Carlos

Pellegrin, para acceder a los antecedentes y conocer las identidades de los 8 curas, ésta se le negó por no ser interviniente en la causa.

Sin embargo, respecto a las intenciones de Roma, desde la Fiscalía Nacional explicaron a La Discusión que “habría que estudiar la petición que se haga para ver la viabilidad y siempre que la entrega de información no afecte a las víctimas”.

Pero en este caso, la víctima (Fernández) está fallecida.

Comentarios