SEA extiende plazo a línea de transmisión

Por: Roberto Fernández Fotografía: Archivo 11:05 PM 2018-05-30

El EIA de la línea de transmisión entró a evaluación en junio de 2017.

Astaldi, concesionaria del proyecto embalse La Punilla, tenía plazo hasta hoy para responder la segunda ronda de consultas y observaciones de la evaluación del Estudio de Impacto Ambiental (EIA) de la línea de transmisión eléctrica Punilla-San Fabián, sin embargo, el martes solicitó al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) una extensión del plazo hasta el 11 de junio, la que ayer fue acogida favorablemente por la entidad.

Se trata de una iniciativa clave para la concreción del embalse, pues la línea de alta tensión de 23 kilómetros permitirá evacuar la energía que se genere en la central hidroeléctica de La Punilla.

En el documento Corrado Fabbri, en representación de Astaldi, expresó que requiere de mayor tiempo que el otorgado para responder el Informe consolidado de solicitud de aclaraciones, rectificaciones y/o ampliaciones al EIA (Icsara) Nº 2, que fue remitido a la empresa el 23 de febrero pasado, el cual contiene las observaciones de los servicios públicos consultados en el proceso de evaluación, luego que el titular presentara su primera adenda -con respuestas a la primera ronda de observaciones- el 28 de diciembre de 2017.

“La presente solicitud se fundamenta en la necesidad de responder completa y adecuadamente el Icsara complementario, y abordar a cabalidad las observaciones y consultas planteadas al referido por los respectivos servicios mediante una adenda complementaria, dando coherencia y contundencia al documento desarrollado”, indicó Fabbri.

Fase final

El EIA de la línea de transmisión se encuentra en su fase final de evaluación y según reconoció el ministro de Obras Públicas, Juan Andrés Fontaine, es el principal factor que podría retrasar la concreción del embalse, pues “está en la ruta crítica del proyecto”.

Ello, pues existe una cláusula de extinción anticipada del contrato en favor del concesionario, en caso de no obtenerse la Resolución de Calificación Ambiental (RCA) para la línea, que consiste en un plazo de 36 meses contados desde la publicación en el Diario Oficial de la adjudicación de la concesión (junio de 2016), para lo cual restan aún 12 meses.

Si bien el embalse cuenta con su RCA desde 2010, la línea de transmisión constituye una obra complementaria cuyo diseño y ejecución le corresponde a la concesionaria.

El EIA fue presentado el 29 de junio de 2017, luego que el 23 de marzo el SEA pusiera término anticipado a la evaluación de una declaración de impacto ambiental ingresada por Astaldi el 24 de enero de 2017, debido a que carecía de información relevante y a que correspondía presentar un EIA y no una mera declaración.

La concesionaria declinó ayer referirse al tema, sin embargo, el diputado Frank Sauerbaum planteó que “esperemos que se trate solo de una suspensión y que esto no afecte el cumplimiento de los plazos de construcción”.

El parlamentario destacó la importancia de cumplir con el nuevo cronograma fijado por el MOP, pero advirtió que también es fundamental que la segunda adenda no deje espacio a problemas posteriores que puedan derivar en una postergación mayor. “Es clave que la presentación sea más robusta, porque lo peor que podría pasar es que el EIA sea rechazado”.

Comentarios