Más de $30 millones invirtieron en contenedores para Quillón

Por: Comunicado de Prensa 11:55 AM 2016-05-06

Ya con el problema de la plaga de murciélagos en vías de solución, los vecinos de la población Eduardo Frei tenían que lidiar a diario con la basura regada por las calles. Esto a raíz de que los perros vagos del sector rompían las bolsas que la contenían.


Sin embargo, luego de ver la problemática de los mamíferos alados, el alcalde Alberto Gyhra se llevó esa tarea para la casa y gracias a una fuerte inversión del municipio, logró solucionarlo.


“Con harto esfuerzo logramos comprar dos mil basureros para toda la comuna. Son contenedores bastante grandes, uno para dos familias, que permitirán limpiar las calles y facilitar el trabajo a los recolectores que pasan tres veces por semana. Estamos muy contentos, porque logramos adquirir basureros de excelente calidad, que nos permitirán mantener Quillón aún más limpio de lo que está”, señaló Gyhra.


En las afueras de la sede social de Eduardo Frei se realizó la entrega oficial de los basureros, junto con volantes que explican el uso y cuidado de los contenedores. De esta forma, los vecinos mantendrán sus calles libres de basura y podrán erradicar en parte las bolsas plásticas de sus hogares.


“Nosotros nos sentimos privilegiados de ser el primer sector al que le entregaron los basureros. Y estamos muy agradecidos de que nos solucionen este problema, ya que los perros nos daban vuelta la basura y dejaban los pasajes inmundos. Así no podíamos vivir dignamente”, indicó María Muñoz, presidenta de la Junta de Vecinos Eduardo Frei.
Más de $30 millones invirtió el ayuntamiento en la implementación de los contenedores de basura, los que serán entregados en los sectores más vulnerables del Valle del Sol, beneficiando así a gran parte de la zona urbana de la comuna.


“Ahora vamos a tener la comuna más limpia y vamos a poder vivir bien también. Estamos muy agradecidos del alcalde, porque nosotros sacábamos la basura y los perros por querer comer la derramaban toda y así se veía feo. Lo bueno es que ahora vamos a tener algo bonito y que los perros no podrán romper”, aseguró María Inés Godoy, vecina de la población.
 

Comentarios