Suspenden por 6 meses obras en la central Ñuble

Por: Roberto Fernández Fotografía: Hidroñuble 09:40 PM 2018-05-28

Actualmente, las obras están ralentizadas y concentradas en la bocatoma.

La empresa dijo que continuará cumpliendo con los compromisos ambientales y sociales contenidos en la RCA.

La empresa Hidroñuble SpA, filial de Eléctrica Puntilla, anunció la suspensión temporal de los trabajos de construcción de la central hidroeléctrica de pasada Ñuble, en San Fabián, por un plazo de 180 días, la que se hará efectiva a partir del próximo 1 de junio, con el objetivo de buscar financiamiento para acelerar el proyecto que se encuentra ralentizado hace más de un año.

El año pasado, Hidroñuble resolvió ralentizar las obras de construcción de la central, debido a dificultades para acceder a financiamiento en un contexto de condiciones de mercado desfavorables, dada la baja en el precio de la energía y la menor demanda.

Ralentización

A través de un “hecho esencial” presentado en agosto del año pasado a la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS), la empresa informaba que “en atención a actuales cambios en el mercado eléctrico, dados tanto por la disminución en los precios de venta de la energía eléctrica, como por el menor crecimiento de la demanda, la compañía ha acordado ralentizar el proceso de construcción de la central Ñuble, previendo su puesta en marcha durante el segundo semestre del año 2022”.

Hidroñuble argumentó en aquel momento que el proyecto, que tendrá una potencia instalada de 136 MW, fue evaluado con el estudio de comportamiento del consumo realizado por la Comisión Nacional de Energía (CNE) en 2012, muy diferente al efectuado el año pasado, “lo que impacta sus ingresos y eventualmente, su producción”.

Por ello se resolvió extender el período de inversión hasta que la demanda vuelva a los niveles originalmente estimados para la evaluación de este proyecto, vale decir, hasta el segundo semestre de 2022, año en que según la CNE se alcanzarían los niveles de consumo inicialmente previstos para 2017. 

En el documento se señalaba además que “la compañía también estima que se generarán sobrecostos debido tanto al retraso en el cronograma de construcción como a adecuaciones de diseño destinadas a mejorar tanto la constructibilidad como la seguridad del proyecto, que implicarán que la inversión inicialmente estimada en US$350 millones aumente en alrededor de un 20% aproximadamente”, con lo que la inversión total ascendería a US$420 millones.

El 25 de agosto de 2016, a través de otro “hecho esencial”, se había informado la anterior modificación en los plazos, estimándose que la central no entraría en operaciones antes de abril de 2019.

En octubre de 2015 la generadora resolvió poner término anticipado al contrato para la ejecución de las obras civiles con la empresa Vial y Vives, y en febrero de 2016 adjudicó a Agrosonda los trabajos en la bocatoma, dejando pendientes los otros frentes, como la casa de máquinas y el canal de aducción.
Detrás de ello también hay factores financieros, pues el acceso al crédito se ha visto limitado debido a que la central no se ha adjudicado ningún contrato de suministro eléctrico. 

De esta forma, desde 2017 la empresa había reducido notoriamente el ritmo de las faenas, las cuales estaba ejecutando con recursos propios.
Sin embargo, la sociedad decidió cambiar la estrategia y buscar el financiamiento necesario para agilizar el proyecto, se informó ayer.

Compromisos ambientales

Hidroñuble informó que la suspensión se refiere solo a las obras de construcción, ya que “durante este periodo la empresa continuará cumpliendo con los compromisos ambientales y sociales contenidos en la Resolución de Calificación Ambiental (RCA), así como con los estudios de ingeniería que están pendientes”.

La empresa agregó que “todas las obras hidráulicas construidas hasta ahora han sido protegidas de acuerdo a los requerimientos de la Dirección General de Aguas y diseñadas para evitar daños a terceros”.

Comentarios