“Los de Harvard son buenos (...) pero no ganan ningún voto"

Por: Isabel Charlin Fotografía: Víctor Orellana 08:00 AM 2018-05-28

Las aguas de Chile Vamos en Ñuble, si bien están bastante más quietas que en Bío Bío, han debido encauzarse de acuerdo a un nuevo escenario: la instalación de la región.

Eso bien lo sabe el diputado de RN, Frank Sauerbaum, quien ha liderado las negociaciones en representación de su partido para llenar los cargos que junto a la UDI, y en menor medida Evópoli y el PRI, deben proveer.

Un protagonismo que desde la UDI no han visto con buenos ojos, sobre todo en las últimas semanas, en las que se han divulgado nombramientos clave en la zona, y que han recaído en gente de su total confianza: Enrique Rivas en Serviu y Ricardo Sánchez en el Servicio de Salud.

- ¿Cuál es el estado actual de las relaciones al interior de Chile Vamos en Ñuble? ¿Hay conflicto, como en Bío Bío?
- Afortunadamente no heredamos los conflictos de Bío Bío en materia política. Acá tenemos directivas de los partidos bastante sensatas y fuertes, con un gran liderazgo, que trabajan en conjunto con alcaldes y concejales, especialmente en el caso de RN. Entendemos, y aprendimos la lección, que solo la unidad nos puede llevar a tener éxito, y nuestra meta política es tener un buen resultado en las próximas elecciones municipales.

- Si bien en la Delegación Presidencial hay más presencia de la UDI, en otros nombramientos, como en la Gobernación y otras reparticiones, ha primado RN. ¿Este equilibrio ha contribuido a mantener la fiesta en paz?
- Sí. RN es el partido más grande en el país. En Ñuble también, tenemos 32 concejales, siete alcaldes y yo soy el diputado más votado de la centro derecha en la zona. Tenemos un posicionamiento mayor al de nuestros compañeros de alianza, pero no queremos hegemonizar ese poder. Al contrario, entendemos que la hegemonía de algunos en el 2010 hizo que el Gobierno fracasara desde el punto de vista político. No pretendemos hegemonizar el poder, por el contrario, creemos que hay que darle opciones a todos el mundo, incluidos los partidos más pequeños. Debemos ganarnos el respecto de los sectores independientes, porque el 95% de las personas lo es.
Espacios de poder

- Entre las bases de la UDI hay cuestionamientos respecto de cómo se ha realizado  la negociación, sienten que su liderazgo ha acaparado ciertos espacios de poder a nivel local. ¿Es así?
-Nosotros estamos funcionando muy ordenada y sincronizadamente. Las decisiones que se toman en RN se toman en conjunto, no son unilaterales. Quizás la UDI no conoce el proceso interno de RN, somos un partido mucho más democrático e inclusivo, escuchamos opiniones, preguntamos; por lo tanto, son decisiones tomadas en conjunto. El hecho que tengamos una directiva regional fuerte, liderada por Rodrigo González, que se ha ganado el respecto dentro del partido, facilita este tipo de decisiones. Repito, no pretendo hegemonizar el poder, porque este finalmente lo tienen las bases del partido y yo soy muy respetuoso de ello. Ahora bien, hay que reconocer que uno tiene una influencia por la trayectoria, aquí las cosas no son gratis. Todos saben la cercanía que tengo con el Presidente Piñera, con quienes lideran hoy el Gobierno, por lo que es natural que haya confianza para preguntar sobre los nombramientos.

- ¿Es importante esta influencia política de los parlamentarios a la hora de nombrar cargos en la región?
- Hay una lección aprendida de 2010. Entendemos que los de Harvard son buenos para algunas materias, pero no ganan ningún voto. Nosotros en RN tenemos gente preparada, como la gobernadora, Paola Becker; o como el director del Serviu recientemente nombrado, Enrique Rivas, que es ingeniero civil y concejal, que tiene las dos sensibilidades. Eso es lo que debemos combinar, conocimientos técnicos en la administración, pero también una visión política que nos haga proyectar el Gobierno.

- ¿Qué evaluación hace a 102 días del debut de la región, del trabajo del delegado, Martín Arrau?
- Sostengo lo mismo que el primer día. La evaluación la haremos el 6 de septiembre. Yo creo que él le ha puesto entusiasmo, y pese a que no viene del mundo de la política, ha hecho un esfuerzo por entender a los partidos. Somos los primeros en esperar que le vaya bien, porque si le va bien, le va bien a Ñuble.

Comentarios