Reforzarán predicción de calidad del aire con estación meteorológica

Por: Jorge Chávez Fotografía: Mauricio Ulloa 07:40 AM 2018-05-28

El 2012 el Ministerio de Medio Ambiente inauguró la estación de monitoreo de Purén.

La Subsecretaría del Medio Ambiente está licitando la compra de cinco estaciones meteorológicas para la Región del Bío Bío, en la que se incluye a la intercomuna de Chillán y Chillán Viejo, que sirvan como fuente de recolección de antecedentes que ayuden a mejorar los pronósticos de calidad del aire de las Zonas Saturadas por humo de leña.

Según argumenta la cartera de Gobierno, el factor meteorológico es un rol complementario insustituible en el análisis y evaluación del comportamiento de las masas del aire que cubren las tres áreas de la región que se encuentran con declaratoria de saturación por material particulado fino (MP2,5), como son Chillán-Chillán Viejo, Los Ángeles y 10 comunas del Concepción Metropolitano.

“Destacadas la importancia sobre el rol de la meteorología, se hace imprescindible que todas las estaciones de calidad del aire de la Red del Bío Bío sean implementadas con estaciones meteorológicas”, precisa la repartición ambiental en las bases del concurso público.

Esto quedó evidenciado el sábado pasado, cuando se decretó Emergencia ambiental, pese a que llovió intensamente, dispersándose la contaminación. Pese a ello la condición de día crítico se mantuvo, y también la prohibición de encender estufas a leña.

Cinco sensores de velocidad y viento,  e igual número de temperatura y humedad relativa, de radiación solar, pluviómetros y cinco torres (mástil y tensores) son los equipos que necesita adquirir la Subsecretaría de Medio Ambiente, para lo cual estima invertir aproximadamente 20 millones de pesos.

El proyecto considera la compra del instrumental, además de su instalación y habilitación en el Sistema de Información Nacional de Calidad del Aire (Sinca), que en la intercomuna tiene a las estaciones de monitoreo Purén e INIA.

Reforzamiento

El secretario regional del Ministerio de Medio Ambiente, Mario Delannays, aseguró que la futura compra del instrumental tiene como objetivo mejorar el sistema de medición y los anuncios sobre el estado de calidad del aire.

El funcionario admitió que hace falta perfeccionar el mecanismo predictivo, por lo que confía en que las adquisiciones ayudarán a mitigar los errores.

“Todo esto apunta a fortalecer la red de monitoreo (...), lo que la comunidad nos está exigiendo es ser más certeros  en nuestro pronóstico, lo que encuentro toda la razón y por eso estamos buscando mejorar esa certeza, esa efectividad, hacerlo dinámico y en más tiempo real, pero igualmente hay que entender que los tiempos públicos son distintos”, indicó.

El seremi se hizo cargo de las críticas ciudadanas que hablan de cierta incertidumbre, sobre si es que efectivamente una declaratoria de Emergencia o Preemergencia se mantiene pese a si ese día está lloviendo.

De hecho el pasado sábado, cuando se decretó Emergencia Ambiental, muchos chillanejos se contactaron con LA DISCUSIÓN a través de las redes sociales para saber si es que la prohibición a encender las estufas a leña se mantenía en curso.

“Hay algunas formas en que la información se baja y se difunde (...) Tenemos que hacerla más efectiva, por ejemplo estamos pensando en entregarla a través de mensajes de texto y oficinas de atención ciudadana; estamos evaluando todo eso, pero también es cierto que nuestra administración nos tomó con este periodo de gestión de episodios críticos  sobre la marcha, entonces al mismo tiempo de que tenemos que cumplir lo que está decretado estamos viendo en paralelo cómo ir optimizando. Sin dudas que pueden haber algunas consideraciones que pueden ser más urgentes que otras”, acotó el seremi del Medio Ambiente Mario Delannays.

Balance en días críticos

Un total de nueve Alertas, nueve Preemergencias y tres  Emergencias Ambientales ha decretado en la intercomuna de Ñuble la Intendencia el Bío Bío.
Los episodios críticos proyectados por la autoridad regional han dejado hasta la  fecha 75 sumarios sanitarios a viviendas y tres a empresas.

Las casas inspeccionadas directamente suman 117, que en rigor son aquellas en que los fiscalizadores de la Delegación Ñuble de la Seremi de Salud llamaron a la puerta para  fiscalizar las condiciones del calefactor debido a que la emisión de humo excedía lo permitido. Asimismo, las casas patrulladas visualmente por las cuadrillas de la Autoridad Sanitaria que recorren las calles de la intercomuna ascienden a 68.600, según el balance oficial.

Desde la delegación ñublensina de Salud aclararon que durante la declaratoria de Emergencia Ambiental decretada el último sábado los funcionarios en terreno alcanzaron a sumariar a siete propietarios por infringir la restricción al uso de leña. Un número igual de casas se inspeccionaron directamente y 1.110 fueron patrulladas.

La repartición pública recalcó que la lluvia que se generó aquella jornada hizo que se suspendiera el trabajo fiscalizador, debido a que mitigó la contaminación.

Comentarios