Tricel ha destituido a tres alcaldes de Ñuble en los últimos 15 años

Por: Isabel Charlin Fotografía: Agencia Uno 09:40 PM 2018-05-26

Dentro de los próximos 25 días, cinco de los seis concejales de Chillán Viejo deberán presentar un requerimiento ante el Tribunal Electoral Regional (TER) del Bío Bío para solicitar la destitución del alcalde, Felipe Aylwin (PS), luego que en sesión extraordinaria del Concejo, acordaran esta medida.

De acuerdo a un informe de Contraloría, se pudieron acreditar graves faltas del jefe comunal ligadas a proselitismo político e infracción a la legalidad del gasto, situación que es familiar para algunos exalcaldes de la Región de Ñuble.

En los últimos 15 años, tres máximas autoridades comunales han sido llevadas al Tribunal Electoral Regional del Bío Bío, y tras enfrentar largos procesos, han sido finalmente destituidos por el Tribunal Calificador de Elecciones (Tricel).

El caso más antiguo se remonta a agosto de 2003, cuando el entonces alcalde de Coelemu, Juan Riquelme (entonces DC) fue destituido por cometer graves faltas a la probidad y notable abandono de deberes. Dicha sanción le impidió postular a un cargo público durante cinco años, tras lo cual volvió a competir por la alcaldía en 2012, sin éxito; y por una concejalía, en 2016, la cual obtuvo.

Una de las irregularidades en que se fundamentó el fallo condenatorio fue la compra, con fondos municipales, de vestuario para uso del edil aprovechando la adquisición de uniformes para el personal.

Cinco años después, en abril  de 2008,  el Tricel acordó la destitución de quien hasta ese momento llevaba 14 años como alcalde de Pemuco, el independiente pro RN, Johnson Guíñez. 

La decisión se basó en “infracción grave al principio de probidad administrativa”, acusación que hiciera un grupo de concejales de la comuna ante el TER Bío Bío, por omitir una propuesta pública en la contratación de un proyecto municipal, además de intervención en asuntos de parientes, empleo de dineros municipales en provecho de terceros por omisión, y empleo de bienes y recursos de la institución en provecho propio.

Guíñez cumplió sus cinco años de inhabilidad, y ganó la elección de alcalde de 2016, ostentado el cargo en la actualidad.

Ese mismo año, en octubre de 2008, fue destituido el también alcalde por más de 14 años de la comuna de Ránquil, Benito Bravo (ex DC).

Esto ocurrió luego de un prolongado proceso que acogió varios de los cargos que en su momento fueron presentados en contra del edil, y que motivaron la intervención de Contraloría, entre ellos, la vulneración de sus obligaciones funcionarias, al no orientar el desarrollo de sus funciones al cumplimiento de los objetivos de la Municipalidad, además de “no haber realizado sus labores con esmero, cortesía, dedicación y eficiencia, contribuyendo a materializar los objetivos del municipio”.

Al momento de emitirse el fallo Bravo ya había perdido las elecciones de 2008. Estuvo inhabilitado por cinco años, y volvió a postularse, en 2016, siendo elegido. Actualmente, es alcalde en ejercicio de Ránquil por el PPD.

Casos pendientes

Tres exalcaldes de Ñuble, que en su momento fueron cuestionados e investigados por Contraloría, están enfrentando hoy procesos en el TER del Bío Bío y en el Tricel.

Es el caso del ex alcalde radical de San Ignacio, Wilson Olivares, quien fue recurrido ante el TER por notable abandonos de deberes, en 2013, resultando absuelto; no obstante, en mayo de 2017, tras perder los comicios de 2016 y haberse alejado del cargo, fue acusado nuevamente ante la instancia. 

Mientras Olivares fue alcalde, hubo varias presentaciones ante Contraloría por distintos temas, siendo un informe de 2016 del ente contralor el que motivó a tres concejales de la comuna a recurrir al TER Bío Bío el año pasado, para solicitar la inhabilidad para ejercer cargos públicos por cinco años.

Entre las irregularidades detectadas figuran incumplimiento de la jornada de trabajo del exjefe comunal, reiteradas inasistencias, apuestas en casino de juegos, adquisición de bienes y servicios a un precio superior al de mercado, e irregularidad en contratos de shows artísticos.

La causa se encuentra en estos momentos en el Tricel, en etapa de apelación por parte de Olivares.

Otro jefe comunal que fue requerido después de haber dejado el cargo es Ernesto Sánchez, exalcalde independiente de Bulnes.

En abril pasado el Tribunal Calificador de Elecciones del Bío Bío destituyó por notable abandono de deberes al exalcalde, luego que el año pasado dos concejales presentaran una denuncia en su contra.

Esta se basó en que Sánchez no hizo entrega del acta de traspaso de su gestión, tal como lo contempla la actual legislación vigente, debido a que al momento de hacer entrega de su cargo, no proporcionó el documento con una cuenta del estado del municipio al alcalde y los concejales que asumían el nuevo período.

El TER resolvió inhabilitar a Sánchez para ejercer cualquier cargo público por un lapso de cinco años, resolución que el exedil apeló al Tricel.

Quien también se encuentra litigando, pero en el TER Bío Bío, es el exalcalde de Cobquecura, Osvaldo Caro (RN).

En abril de 2017, cuando ya no era jefe comunal (perdió la reelección en 2016), el Concejo interpuso un requerimiento ante el TER Bío Bío.

Lo anterior, acusando un notable abandono de deberes de parte de Caro, a quien responsabilizan de haber quebrado económicamente al municipio, que mantiene hoy una deuda de $1.600 millones. 

La acción busca sancionar al denunciado para que se le prohiba ejercer funciones o cargos públicos, y está a la espera de resolución.

Comentarios