Barrios alista juego de ataque en la altura boliviana

Por: Sergio Bustos Fotografía: Agencia UNO 08:40 PM 2018-05-24

En Alto Tenis, Club Providencia, Barrios se prepara para los Odesur 2018. 

Fue en la qually del Challenger de Roma donde se temió lo peor. Tomás Barrios Vera (20) abandonó  la competencia itálica por una dolencia en la espalda y también daba un paso al costado en un Interclubles en el cual alcanzó a jugar solo un partido de ocho programados, representando a un club de Hamburgo (Alemania). 

La molestia hizo renacer los temores que las lesiones crónicas que el tenista chillanejo sufrió en su etapa de crecimiento, reaparecían para sacarlo del circuito, justo en el momento en que recuperaba su nivel -tras estar fuera varios meses en 2017- luego de ganar dos Futuros en Estados Unidos, jugar tres finales y un par de semifinales. 

A su regreso a Chile, se descartó una lesión mayor: se trató de una contractura producida por sobrecarga física. Con ese diagnóstico, se confirmó que sí participaría en los XI Juegos Odesur que parten este fin de semana en Cochabamba, Bolivia. 

“Tomás ya está recuperado. Lleva cerca de una semana entrenando y no ha tenido mayores inconvenientes. No se trataba de algo grave, como se pensó en un primer minuto” , aclaró el coach Gonzalo González, con quien estuvo entrenando Barrios el fin de semana pasado en Concepción. 

Eso sí, el regreso a los entrenamientos ha sido paulatino, luego de un par de días de resposo. “No se hacen turnos muy largos de entrenamiento, ni doble turno. La idea no es ir afectando la zona (de la espalda afectada) y se regresa por menos tiempo. 

Factor altura 
A diferencia de otros deportistas que han desarrollado procesos de aclimatación en ciudades con una altura similar a la que presenta la urbe boliviana -como el taekwondista ñublensino Sebastián Navea en Ciudad de México- Tomás Barrios no considera tan relevante asumir ese aspecto en su preparación, básicamente porque ha disputado torneos en locaciones con una altura similar a la de Cochabama, ubicada a 2.558 metros sobre el nivel del mar (altura media). 

“No es que esté todo el tiempo jugando en la altura, pero a Tomás le acomoda. Está acostumbrado de una u otra manera. Su tipo de juego es de fácil acomodación a ese aspecto geográfico. Obviamente que cuando la altura es mayor a la que presenta Cochabamba, ahí sí es necesario entrenar situaciones de ahogo, porque se producen en el juego puntos de alta intensidad para soportar ese tipo de contingencias; para  después a los 20 a 25 segundos, volver a jugar otro punto”, aclara González, agregando que ese tipo de dinámicas se enfrenta en torneos que se juegan en ciudades como La Paz, que presenta una altitud de 3.500 metros sobre el nivel del mar. 

“En ese tipo de ciudades, se trabaja y se entrena más ese aspecto. Sin embargo, la altura de Cochabamba, es más soportable. Lógicamente igual hay un proceso de adaptación, pero enfocado en un aspecto más deportivo relacionada en cuánto más vuela la pelota en esas condiciones. Por eso, de igual manera se tiene que llegar un par de días antes del primer partido, para acostumbrarse, pero a Tomás, eso le favorece, y prueba de ello, es que siempre ha jugado bien en la altura por su estilo de juego”, explica el coach. Su argumento se sustenta en que el juego de ataque y rápido de Barrios se ve favorecido con la altura, donde la pelota adoptaría mayor velocidad. 

Por ello, hay expectativas en que el ex alumno del Colegio Padre Hurtado consiga subir al podio en tierras bolivianos. Ya lo hizo jugando dobles en los Bolivarianos de 2017 obteniendo oro tras vencer a Colombia. 

Luego de los Odesur, el “Gigante del Sur” iniciará una gira a Europa con escala en Hungría, República Checa y Alemania, donde disputará tres Futuros (US$25 mil) y dos Challenger. 

Comentarios